contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

viernes, 3 de marzo de 2006

Problemas para James Bond



Desde hace unos días se está rodando en Praga “Casino Royale”, la nueva aventura de James Bond, en la cual debuta como 007 el “duro” actor Daniel Craig. Duro tan sólo en apariencia (recordémosle recientemente como pistolero de gatillo fácil en “Munich”), porque, al parecer, en el primer enfrentamiento con uno de los villanos de la función, Craig sufrió en plena cara un puñetazo que le provocó la pérdida de dos dientes. Desplazado hasta la capital checa, el dentista personal de Craig recompuso la dentadura del actor colocándole dos piezas extra (no sé si contendrían un compartimento secreto con algún veneno o explosivo), con lo cual el rodaje ha podido reanudarse. Se da el caso de que es la segunda vez que, dentro de la saga, se produce un remake de un episodio ya estrenado (la primera vez fue con “Nunca digas nunca jamás”, que reversionaba “Operación Trueno”), aunque la versión anterior de “Casino Royale” casi no cuenta, ya que fue un delirio psicodélico en el que Bond era interpretado, entre otros, por David Niven, Peter Sellers e incluso Woody Allen.

El director al frente del proyecto es Martin Campbell, que subió muy arriba con “Goldeneye” (precisamente la película que devolvió a Bond a primera línea, encarnado por Pierce Brosnan) y “La Máscara del Zorro”, y que no atraviesa precisamente por su mejor momento, después del varapalo crítico a la secuela de esta última, “La Leyenda del Zorro”, estrenada (y olvidada) el pasado verano. Por cierto, es la primera vez (o eso dicen) que el equipo de rodaje ha prescindido de los viejos estudios londinenses Pinewood para ubicar la acción principal de la película, y, al hecho de que los dientes de Bond no son tan firmes como deberían, también hay que sumar algunos comentarios de ciertos miembros del equipo que afirman que Daniel Craig está representando a un 007 demasiado “blando”.

Pero que no sufra el superagente secreto: aun en el caso de que fuera destituído de su cargo, seguro que podría encontrar fácilmente empleo en la nueva organización del Real Madrid, cuyo flamante presidente, Fernando Martín, ha insinuado que va a colocar espías siguiéndoles los pasos (sobre todo nocturnos) a sus estrellas. En caso de que hubiera que andar pisándole los talones a Ronaldo, Roberto Carlos o, sobre todo, David Beckham, ¿quién mejor que el agente
secreto favorito de Su Graciosa Majestad?.