miércoles, 29 de mayo de 2019

Amigos de cine/ JESÚS MARTÍNEZ "Nota"


Inauguramos hoy una nueva sección aquí en Historias e Historietas, en la que espero poder ir manteniendo entrevistas con diferentes personajes de un entorno más o menos próximo que desempeñan alguna actividad vinculada, de una u otra manera, con el Séptimo Arte.  El encargado de romper el hielo es el cortometrajista lorquino Jesús Martínez “Nota”, a quien, todo hay que decirlo, me ha costado sangre, sudor y lágrimas poder tener aquí delante.

—Buenas tardes, Jesús.  Parecía casi imposible, pero por fin te tenemos aquí.
—Buenas tardes, Luis.  Sí todo llega…  Un saludo a todos tus lectores, y a ti gracias por tu paciencia e interés.

—Para empezar, háblame un poco de tus trabajos previos a tu galardonado cortometraje “The Airplane
—Pues justo antes de “The Airplane” (2016) hicimos “Todo es falso, salvo alguna cosa” (2015), una comedia satírica, en clave de falso documental, sobre el bipartidismo que imperaba en aquella época.  Este corto nos dio muchas alegrías, ya que fue el primero que pasaba de las 50 selecciones y alcanzamos con él 8 premios y lo que por entonces fue el mayor premio, entrar en sección oficial en el Festival de Cine de Málaga.  Antes rodamos varios trabajos, a destacar el cortometraje “Manos libres” (2012), protagonizado por Enrique Martínez (“Los Hombres de Paco”, “800 balas”….), y con el que conseguíamos más de 30 selecciones en diversos festivales.

—¿Qué significó “The Airplane” para ti, en todos los sentidos?
—Pues fue nuestro primer corto de animación, un punto de inflexión.  De repente se abrió un abanico más amplio de posibilidades:  aquellas producciones imposibles para ficción, podrían hacerse en animación. Hay que recordar que “The Airplane” nace del pincel de Iván Molina, de una de sus muchas viñetas realizadas para periódicos locales o por mera crítica social.  Significó la confirmación de que trabajar con Iván era una de las mejores cosas que me podían pasar.

—Háblanos sobre tu multipremiada “Eusebio 80“:  cómo surge la idea, cómo fue su desarrollo, quiénes participaron en ella...
La idea de “Eusebio 80” (2017) surge también de una viñeta de Iván Molina.  Revisando su material, vi un cartel que ilustraba a un personaje mitad superhéroe, mitad currante, una maravilla.  Ese fue el germen de lo que se convirtió en una película de 9 minutos, que tantas alegrías nos ha dado.  Desarrollamos un trabajo de 7 meses, donde Iván llegó a dibujar más de 100 ilustraciones en tinta china, Paco Hernández las animaba en after effects e íbamos corrigiendo cositas de dirección, de perspectiva, de enfoque, grabando voces que luego pasaban por las manos de Adolfo Clemente (sonido y BSO), y yo finalmente montaba todos los trocitos.  Un trabajo muy laborioso y lento, pero que fue muy bonito.

—“Eusebio” ha tenido una carrera realmente brillante
—Es un trabajo que ya podemos decir que nos ha dado más de 100 selecciones nacionales e internacionales (más de 20 países) y más de 10 premios, incluido Mejor Corto de Animación en el Festival de Cine de Málaga, otorgado por el público, una pasada.  Las seis selecciones en festivales calificadores para los premios Goya (Festival de cine de Zaragoza, Festival de Cortos de Soria, 27 PNR-Festival de Cine de Madrid, Festival Internacional de Cine de Lanzarote, Octubre en Corto) nos permite tener la posibilidad de enviar el trabajo y ser valorado por los miembros de la academia.  En total, hemos tenido la suerte de poder participar en 100 festivales, a saber:  53 en España, 15 en Italia, 4 en Colombia, Francia y Argentina, 2 en Turquía y Brasil y en 1 en Rumanía, Canadá, EE. UU., Alemania, Grecia, Irlanda, Estonia, Luxemburgo, Macedonia, Kósovo, Polonia, Serbia, Panamá y Bangladesh.

—Y después de “Eusebio” vino “Yayoflautas”
—Sí, “Yayoflautas” (2018) es nuestro último corto, rodado en el Salón del Pensionista del barrio de La Viña, el pasado mes de abril de 2018.  La historia está basada, desgraciadamente, en hechos reales, acaecidos en el mismo sitio donde se rodó. Los ancianos se juntaban para jugar al bingo a 10 céntimos el cartón, hasta que se personaron desde hacienda en el local y suspendieron su actividad...por juego ilegal.  Hemos convertido ese esperpento de realidad en algo más grotesco aún, un musical donde los abuelos y hacienda “discuten” sobre quién lleva razón sobre los hechos y que tiene incluso efectos especiales.  El corto ha conseguido hasta la fecha 13 selecciones y el premio a mejor corto de ficción otorgado por el público en el pasado XXXI Festival de Cine de Mula, pero sobre todo nos regaló la simpatía de un grupo humano de mayores y de un equipo técnico genial. No hay que olvidar que todos estos trabajos se hacen para disfrutar y para aprender y mejorar.

—¿En qué nuevos proyectos estás trabajando?
—Pues estoy en plena preproducción de nuestro nuevo trabajo que rodaremos en agosto, si todo sale bien.  Es un corto cuyo guionista es Santiago Pajares (“40 aniversario”, “El Atraco”, “Café no es Café”....), uno de los mejores guionistas de cortometrajes de España con una larga lista de premios a sus espaldas.  Estoy muy ilusionado con el proyecto, tenemos ya al elenco y os puedo decir que es una maravilla (aún no puedo adelantar nombres). Ahora toca cerrar todos los frentes (localización, equipo, storyboard) para que este guión tenga la mejor salida posible.  Deseando rodarlo e invitaros al estreno, que espero que sea de nuevo en Los Cines Almenara de Lorca. Un saludo a todos y gracias a Luis por su paciencia y su interés.
—Pues nada, Jesús, mucha suerte en este nuevo proyecto y que al menos tenga tanto éxito como con “Eusebio”
—Gracias a ti, y que la próxima vez nos cueste menos tiempo poder coincidir.

lunes, 27 de mayo de 2019

Píldoras de Cine (Mayo 2019)


Después de unas semanas un poco apartado de la escritura a causa de un problema familiar (no iba a ser el único Luis Enrique), reanudamos esta preciosa actividad cinéfila con una nueva tanda de esas píldoras que tantas enfermedades curan, o por lo menos endulzan.

ALADDIN
Disney sigue empeñada en “remakear” su extenso catálogo de films de animación para convertirlos en películas de imagen real.  En el mismo año en que también se anuncia la nueva “El Rey León”, acaba de estrenarse la actualización de “Aladdin” (parece que fue ayer cuando, hace ya 27 años, los exhibidores españoles se vieron obligados a mantener el título original en inglés ya que la traducción lógica, “Aladino”, había sido registrada para una comedia de Bud Spencer), que ha realizado el antaño prometedor Guy Ritchie, conocido entre otras cosas por ser uno de los exmaridos de Madonna.  En sus buenos tiempos, Ritchie se caracterizaba por contar historias de criminales y delincuentes de poca monta, y quizás haya sido ésa la razón por la que se le ha fichado para hacerse cargo de esta aventura en la que el héroe no deja de ser un ladronzuelo callejero destinado a pulir el diamante en bruto que esconde en su interior.  Totalmente deudora, de principio a fin, del clásico de John Musker y Ron Clements, “Aladdin” resulta menos mala de lo que hacían presagiar sus trailers, si bien causa un poco de extrañeza la pobreza visual de algunos decorados, que no dejan de parecer (¿acaso conscientemente?) un tapiz pintado a la antigua usanza.  También se considera una especie de hándicap insalvable la interpretación de Robin Williams en la cinta de 1993, si bien aquí en España lo que disfrutamos fue la también estupenda labor de Josema Yuste, de modo que el trabajo de Will Smith tampoco me parece desdeñable.  La música y las canciones son casi las mismas (apenas hay algún añadido y no pocas diferencias en los arreglos instrumentales), y a los indudables aciertos de casting en la elección de los protagonistas Mena Massoud y Naomi Scott hay que reprochar la poca “chicha”·del descafeínado Jafar al que da vida Marwan Kenzari, asimismo perjudicado por un doblaje muy light.  Por supuesto que nos hallamos ante una nueva versión innecesaria y notablemente inferior a la original, pero también es cierto que os es simpática y a ratos entretenida.  Tampoco hay que pedirle mucho más al Genio, que sólo nos da tres deseos…
Calificación:  6,5 (sobre 10)

EL HIJO
A pesar de las críticas de, entre otros, Steven Spielberg, a la aparentemente imparable proliferación de películas de super héroes, por si faltaba poco con las adaptaciones más o menos canónicas, ahora llega una reinterpretación del mito de Superman… sólo que narrado en clave de terror.  El protagonista es extraterrestre y ha sido adoptado por un matrimonio incapaz de tener hijos propios, pero el día en que sus poderes se manifiestan, decide encauzarlos hacia el mal y la destrucción.  Bajo producción de James Gunn (“Guardianes de la Galaxia”), “El hijo” (ridícula traducción de “Brightburn”, “Quemadura brillante”) ha sido dirigida por David Yarovesky, y tiene al frente del reparto a Elizabeth Banks y al joven y prometedor Jackson A. Dunn.  Narrada con bastante precisión y sin caer demasiado en los previsibles excesos granguiñolescos, quién sabe si “El hijo” podría dar pie a una secuela incluso más interesante.  Tiempo al tiempo.
Calificación:  7,5 (sobre 10)

HELLBOY
El diablo rojo creado en los comics por Mike Mignola vuelve al cine, esta vez sin Guillermo del Toro en la dirección ni Ron Perlman como intérprete.  Con una apuesta decidida por la incorrección y la violencia (suavizadas en la versión internacional), la nueva aventura del Chico del Infierno le trae a la vieja Inglaterra pre-Brexit, pasando por una introducción vampírica en Nuevo Mexico.  Nuevamente los (pésimos) trailers no hacen justicia a una película que, sin ser nada del otro mundo, contiene unas aceptables dosis de humor y de violencia (recortada) y presenta una descripción de personajes y escenarios bastante afortunada.  David Harbour (el sheriff de (“Stranger Things”) se pinta la cara de rojo y le acompañan el gran Ian McShane y la bella villana Milla Jovovich.
Calificación:  7 (sobre 10)