miércoles, 26 de septiembre de 2018

PÍLDORAS DE CINE: Septiembre 2018 (II)


Estamos a mediados de la primera semana del otoño y el calor veraniego se resiste a abandonarnos.  Todo está muy calentito, sobre todo en las altas esferas de la política.  Pero no desbarremos como siempre acabamos haciendo, y lancémonos directos s la degustación de nuestras afamadas…  ¡PILDORAS DE CINE!

PREDATOR
Shane Black, el director y guionista de esta cuarta entrega de “Depredador” (sexta si contamos las dos partes de “Alien vs. Predator”), participó como actor en la película fundacional de 1987, y dicen las malas lenguas que también metió en el libreto que en aquel entonces se atribuyeron los hermanos Jim & John Thomas.  El caso es que Black, ascendido a mandamás creativo de la franquicia, nos presenta una historia que no sólo contiene las lógicas alusiones a la saga, sino que también es un compendio de sus inquietudes creativas, reflejadas en sus anteriores trabajos, desde “Arma letal” hasta “Iron Man 3” pasando por “El último boy scout”.  De este modo, “Depredador” contiene abundantes dosis de violencia, carismáticos personajes masculinos y, sobre todo, diálogos muy currados y divertidos.  El resultado, si obviamos un inicio super cutre que parece copiado de un telefilm de serie Z y un epílogo irrisorio y ridículo, es un entretenimiento ligero que se disfruta con tanta facilidad como se olvida.  Efectos especiales correctitos, escenas de acción que no pasan del aprobado y, lo mejor de todo, un uso comiquero y brutal de la violencia, tan salvaje y tan desmesurada que no te la puedes tomar en serio.  Aunque el plano más impactante y que este cronista nunca olvidará es aquel en el que, para evitar ser  masacrados por el Depredador, dos personajes se dan muerte el uno al otro, en un acto de valentía y generosidad plasmado con inusual belleza.
Calificación:  6,5 (sobre 10)

TODOS LO SABEN
Que el mundo es un lugar cada vez más globalizado lo demuestra sobradamente el hecho de que esta película aparentemente tan española, tan llena de nuestra peculiar idiosincrasia…  ha sido escrita y dirigida por un iraní.  Asghar Farhadi, el realizador de la oscarizada “Nader y Simin, una separación”, sabe retratar perfectamente no sólo la apariencia sino, sobre todo, la trastienda de esos pequeños pueblos tan característicos de nuestro país, en los que todos los vecinos se conocen entre sí y un secreto, por más inconfesable que sea, jamás permanece oculto.  Tomando como punto de partida una boda y un secuestro, Farhadi disecciona a todos los miembros de una familia sin tomar partido por ninguno, desvelando las mezquindades de cada uno y no dejando títere con cabeza.  El reparto está plagado de buenos actores (Eduard Fernández, Ramón Barea, Bárbara Lennie, Elvira Mínguez), pero el reclamo es la presencia de Javier Bardem, Penélope Cruz y el argentino Darín.  Contra todo pronóstico, la que mejor parada sale es Cruz, entregada y valiente hasta lo inimaginable, convincente y desgarradora en todas sus escenas.  Darín aparece demasiado poco y de Bardem lo mejor que puede decirse es que actúa sin su hipervirilidad y chulería habituales.  Precisamente la ausencia de un gran duelo interpretativo entre estos dos últimos (su única secuencia conjunta resulta tristemente sosa e intrascendente) es uno de los pocos defectos que pueden objetarse a esta interesante y sorprendente película.
Calificación:  8 (sobre 10)

viernes, 14 de septiembre de 2018

PILDORAS DE CINE: Septiembre 2018

Las aguas bajan revueltas en política.  De hecho, nunca mejor dicho, todo lo que está sucediendo es POLÍTICAMENTE INCORRECTO.  Bromas aparte, no esperéis que en esta página de repente empecemos a presumir de Máster o Tesis Doctoral, pero sí que alardeamos de nuestro innegable amor por el Séptimo Arte, por lo que, sin más enrollamientos, nos sumergimos en las entrañas de la botica y os expendemos nuestras PÍLDORAS DE CINE:

LA MONJA
El universo creado por James Wan en “Expediente Warren” (“The Conjuring”) sigue expandiéndose.  Además de una secuela propiamente dicha (y además excelente) como “El caso Enfield” y de dos spin-offs basados en la muñeca Annabelle, le llega el turno ahora a aquel demonio travestido de religiosa que, en la segunda entrega, aterrorizaba a Lorraine Warren (y, cómo no, a todos nosotros).  La Monja” ha sido dirigida por un tal Corin Hardy (desconocemos si está lejanamente emparentado con Tom Hardy, el nuevo “Venom”, o incluso con el entrañable Oliver Hardy, alias “El Gordo”), y cuenta cómo un cura experto en exorcismos y una ingenua novicia viajan hasta un desvencijado convento de Rumanía, donde, como ya os podéis imaginar, tendrán que enfrentarse a cierta criatura demoníaca que en realidad tiene de monja lo que Cristiano Ronaldo de humilde.  Obviamente, ni nos hallamos ante una gran película, ni el guión tiene por dónde cogerlo, ni los diálogos tienen fuste ninguno ni los actores (Demián Bichir y Taissa Farmiga) ganarán ningún premio como recompensa a los sustos que reciben), pero el diseño de producción, la fantasmagórica fotografía y la creación de una atmósfera verdaderamente inquietante se merecen un voto de confianza;  los (muchos) fans del terror no se sentirán engañados.
Calificación:  6 (sobre 10)

LOS FUTBOLÍSIMOS
En el mismo año en que “Campeones” (comedia sobre un grupo de discapacitados que se reivindican gracias al baloncesto) ha conquistado al público a incluso a la Academia del Cine español, que la ha seleccionado para representarnos en los próximos Oscar, se estrena “Los Futbolísimos”, comedia en la que un grupo de chicos y chicas que juegan al fútbol en el equipo del colegio tienen la oportunidad de reinventarse merced al balompié.  Es indudable que las buenas intenciones de todos los responsables de la producción se perciben a la legua y trascienden la pantalla, pero la excesiva blancura de su humor, ese “buenismo” tan de moda en nuestra sociedad, y lo mal que funcionan algunos chistes juegan un poco en su contra.  A su favor, lo bien logradas que están las múltiples referencias visuales y temáticas a “Los Goonies”, “It” o “Cuenta conmigo” y la estupenda banda sonora a cargo de Fernando Velázquez.  El director a cargo del proyecto ha sido Miguel Angel Lamata y, en el reparto, junto a los niños Julio Bohigas. Milene Mayer o Iker Castiñeira, aparecen populares rostros televisivos como Joaquín Reyes, Antonio Pagudo, Carmen Ruiz, Toni Acosta, Jorge Usón o William Miller.  Si la taquilla responde, podemos hallarnos ante el inicio de una franquicia, ya que el escritor Roberto Santiago tiene publicadas varias novelas sobre tan peculiares personajes.
Calificación:  6,5 (sobre 10)

YUCATÁN
Tras impresionarnos con los thrillers “Celda 211” y “El Niño”, el antiguo crítico cinematográfico Daniel Monzón regresa a la comedia con “Yucatán”, película que transcurre casi en su totalidad en un transatlántico que realiza un crucero de lujo con destino a México.  En el interior de la enorme embarcación se desarrollan varias pequeñas historias al final resultan estar todas entrelazadas y en las que nadie o casi nadie resulta ser lo que parece.  Por exigencias de la coproducción con diversos países de Hispanoamérica, al frente del variopinto reparto encontramos a Luis Tosar (español), Rodrigo de la Serna (argentino) y Stephanie Cayo (peruana), encarnando a tres estafadores profesionales que intentan desplumar al ganador de un premio de la Lotería (Joan Pera) que quizás no sea tan ingenuo como parece.  Aunque no es tan graciosa como pretende y el desenlace resulta tan rebuscado como decepcionante, hay que admitir que la dirección de Monzón, el diseño de producción y las interpretaciones de Tosar, De la Serna y Pera rayan a un gran nivel.  Producciones como “Yucatán” no dejan de ser una rara avis en nuestra cinematografía, no tanto por el argumento en sí sino por la rutilante parafernalia técnica, en la que todo es extraordinario, desde la iluminación hasta las coreografías, pasando por el vestuario y el sonido.
Calificación:  7 (sobre 10)

lunes, 10 de septiembre de 2018

Las claves de "SANGRE"


Cuando ya lleva cuatro meses a la venta en librerías y diversas plataformas de internet, he creído que ha llegado el momento de desvelar algunas claves de mi novela “Sangre”, datos que quizás sorprenderán a algunos lectores pero que confirmarán las sospechas de otros…

—El origen de la novela es un cuento que escribí en 1993, que, por cierto, luego transformé en guión para un cortometraje que rodé dos años después…  y que nunca pudo exhibirse
—La inspiración para el cuento original proviene, como suele suceder, de diversos hechos reales:  el miedo atávico hacia la sangre en sí misma;  la incertidumbre o, directamente, el temor a “hacerse mayor”…
—El pánico a la primera relación sexual (sobre todo en épocas pretéritas) ha sido objeto de inspiración para todo tipo de historias, camufladas de una u otra manera, casi siempre con el terror como envoltorio
—Como ya he confesado en alguna ocasión, en la época en la que estaba redactando el guión cinematográfico (año 1994), estaban muy de moda los culebrones televisivos de procedencia sudamericana, que incluso algunos conocidos literatos ensalzaban.  No pude evitar dejarme influenciar en el tono que imprimí a algunas secuencias, y, cuando alguien me preguntaba de qué género iba a ser la película, les respondía sonriendo:  Terroculebrón
—La relación entre las dos hermanas protagonistas, Margaret y Valeria, homenajea a la que tenían los hermanos Nastassja Kinski y Malcolm McDowell en “El beso de la pantera” (Paul Schrader, 1982)
—En la película citada, la protagonista temía que, al mantener la primera relación sexual, se convertiría en pantera y devoraría a su amante;  en mi relato…  bueno, ya sabéis lo que sucede en mi relato, ¿no?
—El hecho de que la protagonista, cuanto tiene la primera menstruación, se asuste y necesite reponer la sangre que ha perdido, me pareció una simple cuestión de lógica fisiológica, y de ahí la naturaleza de la criatura en la que Margaret se transforma
—Los nombres de los protagonistas (“STEFAN” Y “MARGARET”) los elegí pensando en la escena final, en la que las olas del mar borran unas letras escritas en la arena pero son incapaces de borrar las otras, las cuales conforman el título de la obra:  SANGRE
—En cuanto al apellido de Margaret y Valeria, “Culdra” (lo menciona esta última en uno de los diálogos), es como un juego de palabras disléxico.  Para entender su significado, sólo tenéis que alterar el orden de sus dos sílabas y ¡gobin! (perdón, ¡bingo!)
—En un deplorable acto de nepotismo, cuando hace unos años realicé una recopilación de bandas sonoras de películas sobre vampiros, en la portada, junto al Conde Drácula, el Conde Orlok (el protagonista de “Nosferatu”), Edward Cullen (el pálido rompecorazones de “Crepúsculo”), Lestat (Tom Cruise en “Entrevista con el vampiro”) o Jerry Dandridge (el enigmático vecino de “Noche de miedo”), incluí nada menos que a…  Margaret Culdra
—No es casual la alusión en “Sangre” a los tópicos más comunes de la literatura y la cinematografía vampírica:  la estaca de madera, la carencia de imagen reflejada en el espejo, la transformación de Valeria en niebla, las hendiduras de colmillos en el cuello de Stefan, la extraña muerte de la madre de las hermanas tras haber quedado expuesta a la acción del sol…
—La identidad de la médico forense que muestra a Margaret el cadáver de su hermana responde también a un juego metalingüístico.  En el guión del cortometraje, me atreví a llamarla directamente “Doctora Helsing” (en alusión al médico holandés Abraham Van Helsing creado por Bram Stoker), pero en la novela he querido ser más…  sutil.  De este modo, he ido diseminando pistas aquí y allá (sabemos que su nombre de pila es “Vania”, que su apellido se parece a “Helsinki” y que su abuelo, “que nunca visitó la Tierra Prometida”, se llamaba “Abraham”), para que sea el amable lector quien saque sus propia conclusiones con respecto a dicho personaje
—¿Son Margaret y Valeria hermanas mellizas?  Lo peculiar de su concepción así lo da a entender, y, de hecho, a la hora de rodar el cortometraje de 1995 (que finalmente no se llegó a estrenar), las actrices que lo interpretaron, si bien no eran hermanas en la vida real, al menos sí eran primas
—Como he dicho al principio, el formato libro es la tercera transformación que experimenta el relato original que escribí hace veinticinco años, que primero fue un cuento y después un guión cinematográfico.  Como, ciertamente, el resultado final era poco voluminoso, creí conveniente añadir un prólogo, crear una escena nueva (la de la tormenta que precede a la primera aparición de Valeria) y desdoblar en dos algunas escenas ya existentes
—El Epílogo del libro lo improvisé sobre la marcha cuando faltaban pocos días para enviar el texto a imprenta.  Me apeteció dejar abierta la puerta de cara a una posible continuación, y para ello necesitaba una antagonista y una motivación para la misma.  Sólo los lectores más perspicaces se habrán percatado de que el Epílogo empieza igual que empezaba el Prólogo, sólo que trasladando el protagonismo a la forense.  Si la novela arranca a raíz de una muerte (la de Valeria), quizás su eventual secuela tendría como origen otra muerte (la de Stefan)
—En las hojas de créditos del libro (publicado por Editorial Círculo Rojo) se lee que “Sangre” es el primer volumen del “Lucamverso”.  Llamadme egocéntrico y engreído, pero lo de “Lucamverso” quiere decir que tanto esta primera novela como las próximas que logre publicar se desarrollarán en el “Luis Campoy Universo”, en el sentido de que posiblemente estarán relacionadas las unas con las otras.  Como prueba de ello, en “Sangre” (durante la escena de la morgue) se menciona la actividad criminal del villano de “El Butanero siempre llama dos veces”, que es el libro que acabo de terminar y en el que también se referencia algo de lo acaecido en “Sangre