lunes, 10 de septiembre de 2018

Las claves de "SANGRE"


Cuando ya lleva cuatro meses a la venta en librerías y diversas plataformas de internet, he creído que ha llegado el momento de desvelar algunas claves de mi novela “Sangre”, datos que quizás sorprenderán a algunos lectores pero que confirmarán las sospechas de otros…

—El origen de la novela es un cuento que escribí en 1993, que, por cierto, luego transformé en guión para un cortometraje que rodé dos años después…  y que nunca pudo exhibirse
—La inspiración para el cuento original proviene, como suele suceder, de diversos hechos reales:  el miedo atávico hacia la sangre en sí misma;  la incertidumbre o, directamente, el temor a “hacerse mayor”…
—El pánico a la primera relación sexual (sobre todo en épocas pretéritas) ha sido objeto de inspiración para todo tipo de historias, camufladas de una u otra manera, casi siempre con el terror como envoltorio
—Como ya he confesado en alguna ocasión, en la época en la que estaba redactando el guión cinematográfico (año 1994), estaban muy de moda los culebrones televisivos de procedencia sudamericana, que incluso algunos conocidos literatos ensalzaban.  No pude evitar dejarme influenciar en el tono que imprimí a algunas secuencias, y, cuando alguien me preguntaba de qué género iba a ser la película, les respondía sonriendo:  Terroculebrón
—La relación entre las dos hermanas protagonistas, Margaret y Valeria, homenajea a la que tenían los hermanos Nastassja Kinski y Malcolm McDowell en “El beso de la pantera” (Paul Schrader, 1982)
—En la película citada, la protagonista temía que, al mantener la primera relación sexual, se convertiría en pantera y devoraría a su amante;  en mi relato…  bueno, ya sabéis lo que sucede en mi relato, ¿no?
—El hecho de que la protagonista, cuanto tiene la primera menstruación, se asuste y necesite reponer la sangre que ha perdido, me pareció una simple cuestión de lógica fisiológica, y de ahí la naturaleza de la criatura en la que Margaret se transforma
—Los nombres de los protagonistas (“STEFAN” Y “MARGARET”) los elegí pensando en la escena final, en la que las olas del mar borran unas letras escritas en la arena pero son incapaces de borrar las otras, las cuales conforman el título de la obra:  SANGRE
—En cuanto al apellido de Margaret y Valeria, “Culdra” (lo menciona esta última en uno de los diálogos), es como un juego de palabras disléxico.  Para entender su significado, sólo tenéis que alterar el orden de sus dos sílabas y ¡gobin! (perdón, ¡bingo!)
—En un deplorable acto de nepotismo, cuando hace unos años realicé una recopilación de bandas sonoras de películas sobre vampiros, en la portada, junto al Conde Drácula, el Conde Orlok (el protagonista de “Nosferatu”), Edward Cullen (el pálido rompecorazones de “Crepúsculo”), Lestat (Tom Cruise en “Entrevista con el vampiro”) o Jerry Dandridge (el enigmático vecino de “Noche de miedo”), incluí nada menos que a…  Margaret Culdra
—No es casual la alusión en “Sangre” a los tópicos más comunes de la literatura y la cinematografía vampírica:  la estaca de madera, la carencia de imagen reflejada en el espejo, la transformación de Valeria en niebla, las hendiduras de colmillos en el cuello de Stefan, la extraña muerte de la madre de las hermanas tras haber quedado expuesta a la acción del sol…
—La identidad de la médico forense que muestra a Margaret el cadáver de su hermana responde también a un juego metalingüístico.  En el guión del cortometraje, me atreví a llamarla directamente “Doctora Helsing” (en alusión al médico holandés Abraham Van Helsing creado por Bram Stoker), pero en la novela he querido ser más…  sutil.  De este modo, he ido diseminando pistas aquí y allá (sabemos que su nombre de pila es “Vania”, que su apellido se parece a “Helsinki” y que su abuelo, “que nunca visitó la Tierra Prometida”, se llamaba “Abraham”), para que sea el amable lector quien saque sus propia conclusiones con respecto a dicho personaje
—¿Son Margaret y Valeria hermanas mellizas?  Lo peculiar de su concepción así lo da a entender, y, de hecho, a la hora de rodar el cortometraje de 1995 (que finalmente no se llegó a estrenar), las actrices que lo interpretaron, si bien no eran hermanas en la vida real, al menos sí eran primas
—Como he dicho al principio, el formato libro es la tercera transformación que experimenta el relato original que escribí hace veinticinco años, que primero fue un cuento y después un guión cinematográfico.  Como, ciertamente, el resultado final era poco voluminoso, creí conveniente añadir un prólogo, crear una escena nueva (la de la tormenta que precede a la primera aparición de Valeria) y desdoblar en dos algunas escenas ya existentes
—El Epílogo del libro lo improvisé sobre la marcha cuando faltaban pocos días para enviar el texto a imprenta.  Me apeteció dejar abierta la puerta de cara a una posible continuación, y para ello necesitaba una antagonista y una motivación para la misma.  Sólo los lectores más perspicaces se habrán percatado de que el Epílogo empieza igual que empezaba el Prólogo, sólo que trasladando el protagonismo a la forense.  Si la novela arranca a raíz de una muerte (la de Valeria), quizás su eventual secuela tendría como origen otra muerte (la de Stefan)
—En las hojas de créditos del libro (publicado por Editorial Círculo Rojo) se lee que “Sangre” es el primer volumen del “Lucamverso”.  Llamadme egocéntrico y engreído, pero lo de “Lucamverso” quiere decir que tanto esta primera novela como las próximas que logre publicar se desarrollarán en el “Luis Campoy Universo”, en el sentido de que posiblemente estarán relacionadas las unas con las otras.  Como prueba de ello, en “Sangre” (durante la escena de la morgue) se menciona la actividad criminal del villano de “El Butanero siempre llama dos veces”, que es el libro que acabo de terminar y en el que también se referencia algo de lo acaecido en “Sangre



No hay comentarios: