contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

viernes, 17 de marzo de 2006

Pero ¿teneis claro lo que es este blog?

Esta misma mañana he recibido un e-mail de uno de mis mejores amigos en el que, entre otras cosas, me dice frases como ésta: “Expresar opiniones es lícito y orgullo de libertad, pero es una pena que seas tan sectario o partidista porque sí. A partir de ahora leeré con más cuidado las críticas cinematográficas que hagas pues pueden llevarme a engaño. Si te gusta la protagonista igual dices que la peli es estupenda y te quedas tan fresco. No me podré fiar de tu opinión pues siempre la he creído basada en la objetividad”. Todo esto viene a cuento, naturalmente, de los artículos que vengo publicando en este blog, que unas veces tratan de cine, otras sobre cómics…. y otras sobre temas diversos acerca de los que expreso mi opinión. Lo cierto es que durante el tiempo que vengo trabajando en esta página he podido entresacar una primera impresión: cuando escribo críticas de películas no obtengo tanta aceptación (tantas visitas y comentarios) como cuando reinterpreto determinadas noticias que he extraído de la actualidad.

Por si no lo teníais claro, os diré que he concebido esta página (mi página… vuestra página) como un rincón de encuentro donde poder opinar no sólo sobre cine y cómics, sino también sobre tantos otros asuntos acerca de los que yo, como cualquiera, tengo una postura. Como persona educada que creo ser, procuro eludir, tanto en este caso como en cualquier otro, los insultos y descalificaciones, pero sí reivindico mi derecho a expresar libremente mi opinión, la cual no tiene por qué coincidir estrictamente con la de otras personas. Es decir, ¿por qué no puedo ser "sectario" o "partidista"? ¿Por qué, por ejemplo, puedo atreverme a calificar a "Brokeback Mountain" con un "8" o a "Orgullo y Prejuicio" con un "9"... y no puedo decir (por ejemplo) que prefiero el Barça al Madrid, o la SER a la COPE? No creo que tenga obligación de ser más o menos objetivo, porque no pretendo que mi página sea un frío teletipo donde transcribir al pie de la letra las noticias consensuadas por todos los medios de comunicación o todos los partidos políticos. No, de lo que se trata es de que me apetece compartir con vosotros un texto que he escrito alrededor de un tema, y lo he escrito del modo y manera en que me ha apetecido escribirlo. No soy un gobernante, no soy un líder espiritual ni tampoco un líder de opinión con capacidad de mover a las masas (al menos por ahora, jajaja).... sino sólo una persona normal y corriente a la que le apetece escribir y compartir sus escritos.

Por si no lo habíais percibido hasta ahora, quiero dejaros claro lo siguiente: las cosas que escribo aquí son siempre vistas desde mi punto de vista personal e intransferible. ¿Nunca os habéis fijado en cómo cambia la valoración de una película en según qué periódicos o revistas, y dependiendo de quién la haga? ¿Nunca os habéis maravillado de cómo un suceso varía sutilmente según el talante del medio de comunicación que os lo esté sirviendo?. También yo hago mi propio comentario, sobre un producto cinematográfico, sobre un partido de fútbol o sobre un hecho político. Jamás he aspirado a otra cosa más que éso. No pretendo (ni podría pretenderlo) que, a la hora de ir a ver o no una película (y mira que llevo años escribiendo sobre cine) os ciñáis exclusivamente a mi punto de vista, pero ¿por qué renunciar a mi derecho a expresar ese punto de vista? (Por cierto, admito - y en el propio artículo lo dije – que cuando escribí sobre "Orgullo y Prejuicio" me dejé influir por el atractivo de la protagonista, pero también pudo influir en mi crítica de "La Pantera Rosa" el hecho de que mis hijos se partieron de risa con ella, y en "Munich" que me gusta el cine de acción de Steven Spielberg, y en "Memorias de una Geisha" que me gusta desde siempre el compositor John Williams. Soy una persona, y encima, sensible, y me siento orgulloso de ser permeable ante determinadas “influencias emocionales”).

El día que me proponga llevar a cabo una tesis doctoral o un ensayo frío e imparcial sobre la realidad sociopolítica de la España de hoy en día, os prometo que consensuaré no dos, sino doscientas versiones partidistas, y las contrastaré exhaustivamente las unas con las otras. Pero, de momento, reivindico, una vez más (y no me cansaré) mi derecho a escribir en mi blog los comentarios que me parece oportuno escribir, porque es mi blog y porque es mi opinión. Y si mi opinión no concuerda con otras opiniones, pues vale, éso ya lo doy por supuesto, pero estoy convencido de que, por muy irónico que haya sido con Florentino Pérez, con Federico Jiménez Losantos, con la Cadena COPE o con Eduardo Zaplana, ninguno de ellos, en el supuesto de que llegasen a leer lo que escribo, me pondría una querella. Porque las querellas se interponen cuando se insulta, cuando se calumnia, cuando se vulnera el honor, y eso, amigos, yo no lo hecho... ni lo haré.

Finalmente, una confesión: no soy periodista. Me gusta escribir y he ido desarrollando mi vocación literaria, y, tal vez (sólo tal vez) me defiendo bien en este terreno. Pero no soy ni pretendo ser aséptico, ni imparcial ni objetivo. Mi objetivo – cuando hablo, cuando actúo o cuando escribo - es poder ser yo mismo. A veces, algunas veces, mis opiniones se parecen a las de otras personas... y muchas otras veces no.

En cualquier caso, gracias a todos por continuar leyéndome.

4 comentarios :

Anónimo dijo...

Eres valiente en tus exposiciones...también tienes que serlo en aceptar las críticas de los demas. No pasa nada.

Es bueno todo esto. Tambien es importante tu derecho a réplica. Pero de eso se trata... de la diversidad en todos los ambitos y todos los aspectos.

Solo te diré que mueves montañas...ya te dije que eras muy bueno.

Cuando remueves las almas es por algo... aunque en este caso te contesten con una opinion distinta a la tuya.

Te piden que sea mas imparcial... y tu estas en tu derecho a decir lo que piensas.

Este es el juego.

Sigue escribiendo a mi, me gusta.

Marisa

Anónimo dijo...

Hacía tiempo que no visitaba tu blog, y precisamente lo que me ha movido a detenerme hoy es el título de este comentario tuyo hoy. Justamente lo que reivindicas, tu "unicidad", es lo que me ha inducido a leerte, tu particularidad como persona. Por algo has abierto un blog!! Ya te dije el otro día que no me atraen las críticas sobre películas, (con todos mis respetos a las tuyas)pues se encuentran millones en internet, al igual que las noticias locales (todos mis respetos a las tuyas, igualmente)
Pienso, que lo que nos mueve a leer a alguien muchas veces es "su posición personal", su ser intrínseco, su originalidad.
En esta ocasión, te doy la razón, LUis.

SAludos, de "la intelectual" (ya imaginas quién soy)

Anónimo dijo...

La libertad es un regalo...y tú la ejerces de maravilla ¡Sigue así!! Mil besos. Myriam

Anónimo dijo...

PArece increible que hayas tenido que escribr algo tan evidente como que tus opiniones son tus opiniones... El que te envío ese email está absolutamente desacertado: ¡pues claro que son tus opiniones! ¡No van a ser las del vecino, coño!