contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

jueves, 23 de marzo de 2006

"LES MISERABLES": El musical que conmovió al mundo



En el día de hoy, voy a dar rienda suelta a una de mis grandes pasiones y voy a hablaros de… un musical; pero no de un musical cualquiera, sino de “El Musical que conmovió al mundo”: “Les Misérables”. Lo que os presento a continuación no es sólo el rendido tributo de un aficionado a la música y al teatro, sino asímismo un estudio más o menos exhaustivo de las circunstancias que rodean a un espectáculo de tanto éxito y que lleva 21 años ininterrumpidos de éxito en los escenarios de todo el mundo.

EL ARGUMENTO
Francia, 1815. Han pasado casi 30 años de la famosa Revolución, pero para los más humildes las cosas no han mejorado mucho. Jean Valjean es un pobre hombre, que, aunque dotado de una excepcional fuerza física, lleva 20 años sufriendo la brutalidad de la cárcel de Toulon, dirigida por el fanático Javert, policía de moral inflexible que antepone sus fanáticos principios y su exacerbada fe religiosa a cualquier otra consideración. El “terrible” crimen de Valjean fue robar un mendrugo de pan para dar de comer a su sobrino moribundo, pero para Javert es simplemente un convicto más, un número (“2-4-6-0-1”) que, grabado a fuego en el pecho del reo, le marcará para toda la vida ante sus semejantes. Cuando Valjean recibe la carta amarilla de libertad condicional, Javert le advierte de que tendrá que presentarse periódicamente ante él, y un ingenuo Valjean sale al mundo pensando que volver a ser libre es el regalo más maravilloso que ha podido recibir. Craso error: nada más abandonar la prisión, tiene sobradas ocasiones para comprobar que las cosas no son tan fáciles. Su condición de exconvicto le convierte en ciudadano de segunda clase, su salario es la mitad que los demás hombres y ni siquiera se le permite hospedarse en un albergue de mala muerte. Desesperado y a punto de derrumbarse, Valjean recibe la ayuda del bondadoso Obispo de Digne, que le acoje en su casa. Sin embargo, malherida su alma por tantas injusticias y sufrimientos, nuestro hombre roba la vajilla de plata del Obispo y trata de huir, tan sólo para ser nuevamente arrestado. Pero entonces, algo inesperado sucede: el Obispo dice a las autoridades que la plata aprehendida a Valjean no era fruto de un robo sino de un regalo, e incluso le entrega unos candelabros de mucho más valor. Impresionado al comprobar cómo un desconocido es capaz de depararle tanta bondad, Valjean cree hallarse ante una segunda oportunidad y jura rehacer su vida y vivirla no sólo con un nuevo talante sino bajo una nueva identidad, por lo cual infringe la libertad condicional y escapa de la jurisdicción de Javert. Al cabo de 8 años, Valjean, que ahora se hace llamar Monsieur Madeleine, es no sólo un rico empresario propietario de una fábrica (que montó con el dinero de la plata del Obispo), sino el Alcalde de la pequeña localidad en la que vive, Montreuil-sur-Mer. Una de las trabajadoras de la fábrica, Fantine, tiene una hija secreta, Cosette, fruto de un desliz de juventud con un hombre que las abandonó, y, por no ser capaz de cuidar de la pequeña, la tiene bajo la custodia de Thenardier, un despreciable mesonero. Descubierta su condición de madre soltera y ante la pasividad (o desconocimiento) de Valjean/Madeleine, Fantine es despedida y de repente se ve en la calle y carente de ingresos con los que continuar pagando a Thenardier el sostenimiento de su hija. Acuciada por la necesidad, Fantine va dando tumbos hasta que se ve obligada a vender sus pocas alhajas, su cabello y, finalmente, su propio cuerpo en calidad de prostituta. Denunciada por un cliente con el que no quiso acostarse, es arrestada por Javert. que ha sido también destinado a Montreuil, si bien la intervención de Valjean evita en última instancia su ingreso en prisión. Javert no reconoce inicialmente a Valjean en la persona del Alcalde, pero un acto heroico de éste, al levantar él solo el enorme peso de un carruaje para salvar a su conductor, le hace pensar en aquel hombre de extraordinaria fuerza que conoció en Toulon tantos años atrás, y al que nunca ha dejado de perseguir por romper su libertad condicional. Sin embargo, un vagabundo acusado de ser el convicto Jean Valjean acaba de ser detenido y va a ser juzgado, de resultas de lo cual irá ineludiblemente a la cárcel. Valjean duda: si se identifica como el auténtico prófugo, será él quien vaya a prisión y sus empleados quedarán sin su patrón, pero, si calla, su alma se condenará por no evitar el sufrimiento de un inocente. En realidad, no hay mucho que pensar, y el “Alcalde” se presenta en el tribunal y desnuda su pecho donde todavía subsiste su número de convicto. Antes de ir a la cárcel, visita a Fantine, gravemente enferma, y mientras ella muere en sus brazos, le promete que cuidará de su pequeña Cosette. En ese momento se presenta Javert, y Valjean, ya sin su “disfraz” de alcalde, le suplica que demore su arresto tan sólo 3 días, el tiempo necesario para recoger a Cosette y traérsela consigo. Javert se muestra como siempre inflexible, y, tras un forcejeo, Valjean consigue escapar y emprende el camino hacia Montfermeil, donde está el mesón en el que vive la pequeña, a quien los Thenardier tratan como a una criada, desnutrida a pesar del dinero que enviaba Fantine y sometida a continuos castigos y vejaciones, mientras que a Eponine, la hija natural de los mesoneros, se le consienten todo tipo de caprichos. Después de un breve regateo, Thenardier acepta entregar a Cosette a Valjean, a cambio de 1.500 francos. Transcurren 9 años más, estamos en 1832, y en París vuelven a coincidir los destinos de todos estos personajes. Valjean y Cosette viven bajo identidades falsas, y ella (que ya es una mujer a punto de alcanzar la mayoría de edad) se ha criado creyendo que el hombre a quien llama “Papá” es su padre verdadero, pero ignorando todo acerca de él así como de la procedencia del dinero que disfrutan. Son tiempos difíciles y la pobreza y la miseria han convertido a muchos parisinos en “miserables”; la desigualdad de clases es tan evidente que los burgueses como Valjean parecen vivir en un mundo aparte, mientras que los pobres se hacinan en suburbios donde se multiplican los mendigos, las prostitutas y los “hijos de la calle” como Gavroche, un pícaro rapazuelo que frecuenta la compañía de los jóvenes estudiantes que sueñan, como soñaron sus abuelos, con la Revolución y la Libertad. El Gobierno está corrompido y hace oídos sordos al gemir de la mayoría de ciudadanos que pasa calamidades, y sólo un miembro del gabinete, el General Lamarque, parece dispuesto a ayudar a los menesterosos. Javert ha sido nombrado Inspector de Policía y Thenardier, que cayó en la ruina al cerrar su mesón, lidera una peligrosa banda de malhechores. Un día, la pandilla de Thenardier, en la que también milita (contra su voluntad) su hija Eponine, trata de atracar en plena calle a Valjean y Cosette, pero se lo impide la aparición del joven estudiante Marius Pontmercy, que tiene en Eponine a su más fiel amiga, ignorando que ella está perdidamente enamorada de él. Entre Marius y Cosette surge un romántico amor a primera vista, al tiempo que Thenardier reconoce a Valjean como el hombre que años atrás le “compró” a la niña a quien tenía como criada. Cuando Javert, alertado del intento de robo, acude al lugar del suceso, Cosette y su padre se escabullen entre la multitud, y el perverso Thenardier aprovecha para delatar a Valjean; Javert, siempre implacable, jura que pase lo que pase y pese a quien pese no descansará hasta tener entre rejas al antiguo presidiario. Cuando Marius se reúne con sus amigos estudiantes en el Café ABC, éstos le notan sutilmente diferente, y se burlan de él por haberse rendido a las mieles del amor. En ese momento, el pequeño Gavroche se presenta portando la noticia de que el General Lamarque ha muerto. Enjolras, el líder de los aspirantes a revolucionarios, decide que el día del entierro de Lamarque será la ocasión idónea para alzarse en armas contra las fuerzas de seguridad, para lo cual anima a los estudiantes a buscar dentro de sí mismos el valor necesario para unirse a la cruzada en pos de la libertad. Más ilusionado por el amor recién encontrado que por los elevados ideales, Marius le pide a Eponine que le lleve hasta la casa de Cosette, situada en la rue Plumet, y, una vez allí, los dos jóvenes se declaran su mutuo amor, mientras Eponine llora en silencio su incapacidad de intentar siquiera revelarle sus sentimientos a su amado Marius. Es entonces cuando Thenardier y su banda intentan asaltar la casa de Valjean, si bien Eponine les impide salirse con la suya gritando para alertar a los ocupantes de la mansión. Cosette le dice a su padre que ha sido ella quien gritó, al percibir a unos merodeadores en las proximidades, por lo que el antiguo convicto tiene el presentimiento de que Javert está de nuevo tras su pista; “Debemos marcharnos lejos de aquí”, dice, provocando la desazón tanto en Cosette como en Marius. Llega el día del entierro de Lamarque, y los estudiantes levantan una enorme barricada en la Rue de la Chanvrerie, haciendo acopio de armas y municiones para enfrentarse a la Guardia Nacional. Javert, que no se limita a perseguir a su eterno rival, se infiltra entre los sublevados haciéndose pasar por soldado renegado, con la intención de espiarles y, al tiempo, facilitarles datos falsos que contribuyan a su derrota. Marius, debatiéndose entre su lealtad a Enjolras y el resto de sus compañeros y el amor por Cosette, escribe una carta de despedida a ésta y le pide a Eponine que se la lleve. La muchacha, disfrazada de chico y con el corazón destrozado por el amor que siente por Marius y éste jamás recibirá, abandona la relativa seguridad de la barricada y llega hasta la rue Plumet, donde entrega la carta a Valjean, que promete hacérsela llegar a Cosette. De regreso, Eponine imagina que Marius la acompaña mientras recorre las calles plateadas por la lluvia, pero, cuando está subiendo a la barricada, una bala perdida la alcanza en la espalda. Feliz porque, aunque su vida se extingue, se halla por fin en brazos de un desconsolado Marius, Eponine muere; es la primera víctima de la nueva revolución. Los estudiantes consiguen repeler los primeros ataques de los soldados, pero, cuando Javert trata de confundirles con sus falsas informaciones, su identidad es descubierta por el pequeño Gavroche. Enjolras ordena que Javert sea fusilado de inmediato acusado de traición, pero en ese momento un hombre fornido se aproxima a la barricada: es Valjean, que acaba de leer la carta de Marius y ha desistido de sus planes de partida, al considerar que su deber es proteger al hombre que tanto ama a su hija. Al ver a Javert prisionero e indefenso, Valjean pide a Enjolras que se lo entregue, supuestamente para ejecutarle él mismo; sin embargo, una vez a solas, el presidiario desata a su carcelero y le invita a que se marche libre. Javert, incapaz de entender, advierte a Valjean que éso no va a cambiar nada entre ellos, que en cuanto recupere la libertad continuará persiguiéndole hasta el final. Valjean, impertérrito, le replica que, después de veinte años de esconderse, ya está cansado de escapar, así que, en cuanto acabe la contienda, si sobrevive le estará esperando en su casa de la rue Plumet. A continuación regresa junto a los revolucionarios, y, velando el sueño de Marius, reza para que nada malo le suceda. Los acontecimientos se precipitan: los menesterosos y oprimidos por los que tanto han luchado no han dado la cara, y los estudiantes se ven solos y sin apoyo. Las fuerzas de seguridad les conminan a rendirse, pero Enjolras responde que, si ellos caen, otros se alzarán en nombre de la Libertad. Marius, Enjolras y los demás estudiantes pasan su última noche en vela antes del ataque final, que sorprende a los estudiantes desprovistos de munición. Gavroche, desoyendo los ruegos de sus compañeros, se aventura entre el fuego cruzado tratando de recoger balas de las cartucheras de los soldados caídos, pero es herido de muerte y expira sintiéndose un héroe para los niños de la calle. La batalla decisiva es devastadora y la cruda realidad se impone; la Guardia Nacional aplasta a los insurgentes, y la sangre de Enjolras y los demás corre por las calles y las alcantarillas de París. Todos mueren a excepción de Valjean y Marius, que, sin embargo, resulta muy malherido. Demostrando su gran fortaleza, Valjean toma en brazos al inconsciente Marius y corre por las alcantarillas, aunque el esfuerzo y la tensión le pasan factura y se desmaya entre los fétidos charcos. El infame Thenardier, que nunca cesa en su villanía, ahora se dedica a rapiñar los cadáveres de los caídos (ya lo había hecho en la batalla de Waterloo), y, hallando en la cloaca los cuerpos de Valjean y Marius, se aproxima creyendo que el joven está muerto, circunstancia que aprovecha para robar un anillo que lleva en su mano pero sin siquiera molestarse en mirarle la cara. Minutos después, cuando Valjean despierta, vuelve a cargar sobre sus hombros a Marius y sale de la alcantarilla, urgido por la gravedad de las heridas del joven….. sólo para encontrarse al incansable Javert. Nuevamente, Valjean suplica al inspector que le conceda unas horas para llevar al muchacho al hospital y luego regresar para entregarse, y Javert, en un momento de debilidad, accede a su petición. Es más de lo que el inflexible inspector puede soportar. Toda una vida de estricto cumplimiento de la legalidad, de velar por la moralidad y los mandamientos de Dios…. y un ladrón, un convicto, un prófugo, le ha obligado a incumplir su deber. La posibilidad de haber perseguido injustamente durante 20 años a un hombre bueno, que además le perdonó la vida cuando lo lógico era que le hubiera matado, y el hecho de haberse visto obligado a quebrantar unos principios de los que nunca dudó, le ofuscan de tal modo que su mente estalla y el estólido inspector Javert se suicida arrojándose desde el puente a un embravecido río Sena. Los días pasan y pronto la revolución es tan sólo un recuerdo. Marius, convaleciente, sueña con sus amigos muertos en la barricada, y, en cuanto se recupera, pide a Valjean la mano de Cosette. Valjean accede, pero decide no asistir a la boda y, por el contrario, emprender una última huída, pensando que si alguien descubre su pasado de exconvicto ello arruinará la vida de su hija. Antes de partir, le confiesa su secreto a Marius, pero sin revelarle que fue él quien le sacó de la barricada. El día de la boda, los Thenardier irrumpen en mitad de la celebración y el infame mesonero intenta chantajear a Marius revelándole que su suegro es en realidad un expresidiario, que la noche en que cayó la barricada asesinó a un pobre muchacho en las alcantarillas. Como prueba, le enseña el anillo, su propio anillo, y Marius y Cosette comprenden de golpe la bondad, el sacrificio y los sufrimientos de Valjean. Ambos corren al encuentro del anciano, pero éste está a punto de emprender el viaje definitivo, no en pos de una engañosa sensación de libertad, sino de la liberación definitiva. Los fantasmas de Fantine y Eponine se le aparecen para acompañarle a un lugar lejano donde ninguna cadena le volverá a encadenar. Abrazado por Cosette y Marius, Jean Valjean expira con una sonrisa en los labios y recordando que “amar a otra persona es verle la cara a Dios”. La revolución de los estudiantes ha fracasado y la odisea personal de Valjean llega a su fin, pero todas las historias de amor y sacrificio dejan una huella que nadie puede borrar, y todos los miserables de la Tierra jamás desistirán en su búsqueda de una luz que les ayude a escapar del valle de la oscuridad…….

HISTORIA DE UN MUSICAL

Como cualquier obra inmortal, “Los Miserables”, escrita por Victor Hugo en 1862, ha tenido mil y una adaptaciones en múltiples formatos, tanto en teatro como en cine y televisión; las más famosas versiones cinematográficas son las de 1935, dirigida por Richard Boleslawski y protagonizada por Fredric March (Valjean) y Charles Laughton (Javert), y la que en 1998 interpretaron Liam Neeson como Valjean, Geoffrey Rush como Javert, Claire Danes en el papel de Cosette y una demacrada Uma Thurman dando vida a Fantine, dirigidos todos ellos por el sueco Bille August. Asímismo, existe una serie de televisión (editada en formato de DVD) realizada por José Dayan en 2000 y que contó en su reparto con Gerard Depardieu (Valjean), John Malkovich (Javert), Virginie Ledoyen (Cosette), Enrico Lo Verso (Marius), Charlotte Gainsbourgh (Eponine) y Christian Clavier (Thenardier). Pero de lo que pretendo hablaros es de la versión musical, y ésta, como tal, tiene su origen en un espectáculo teatral que se representó a partir del 18 de Septiembre de 1980 en el Palais des Sports de París, con un éxito relativo; sus autores, Alain Boublil (letra) y Claude Michael Schönberg (música) ignoraban, con toda seguridad, la repercusión de la criatura a la que acababan de dar a luz. Lo cierto es que, una vez concluídas las representaciones previstas, tal vez todo hubiera quedado reducido a un moderado triunfo de no ser por la intervención de tres hombres que aportaron a la leyenda de “Les Misérables” casi tanto como sus propios autores. El primero de ellos fue el productor británico Cameron Mackintosh, que tuvo ocasión de hacerse con una copia del álbum “conceptual” grabado en 1981 por los mismos intérpretes de la obra original, y no sólo intuyó sus (enormes) posibilidades sino que se enamoró verdaderamente de ella, por lo que compró los derechos y en 1985 presentó su propia versión en Londres. El segundo nombre al que cabe aludir es el del letrista y adaptador Herbert Kretzmer, que hizo mucho, muchísimo más que traducir las letras del francés original al inglés. Kretzmer “reconstruyó” de arriba a abajo el libreto de la obra (que comenzaba cuando Valjean ya es propietario de la fábrica en la que trabaja Fantine), utilizando diversos fragmentos de partitura con el fin de encajar nuevas escenas en las que detallar más fielmente todos los avatares de la historia narrada por Victor Hugo. En tercer lugar, ya que hablamos de los máximos responsables del longevo éxito de “Les Miserables”, hay que citar al cantante y actor Colm Wilkinson, que ha interpretado a Jean Valjean tanto en Londres como en Broadway (y en las respectivas grabaciones de ambos espectáculos) así como en el maravilloso concierto conmemorativo del décimo aniversario del estreno londinense. Colm Wilkinson se dio a conocer al público internacional cuando prestó su voz al Che en el disco original de “Evita” en 1976 (aunque en los créditos figuraba simplemente como “C.T. Wilkinson”), pero, indudablemente, alcanzó su cénit al interpretar al protagonista de “Les Miserables”, un papel sumamente difícil porque exige una potencia vocal impensable para la mayoría de cantantes actuales de pop y rock. El 8 de Octubre de 1985 se produjo el estreno oficial en la capital británica (concretamente en el Barbican Theatre), y 2 años después, también bajo producción de Mackintosh, “Les Mis” (ése es el apelativo cariñoso al que aluden a la obra sus miles de fans) cruzó el charco y arrasó en Broadway, con unos índices de aceptación tan increíblemente altos que el espectáculo se puso de moda en los circuitos culturales de aquí y de allá y la imagen de la pequeña Cosette que constituye el logotipo de su cartel promocional se convirtió en uno de los iconos de los años 90, fecha desde la cual se ha representado en prácticamente la totalidad de las capitales del mundo y en todos los idiomas, con un éxito que no cesa.

“Les Miserables”, más que un simple show musical, es prácticamente una ópera (o, al menos, una ópera rock, con la utilización, además de elementos propios de la orquesta tradicional, de percusiones y sintetizadores, tan de moda en los 80), en el que los papeles principales están definidos según los patrones clásicos. Así, el tenor, la voz masculina viril pero abierta a los agudos, representa al protagonista (Valjean), y también a alguno de los secundarios considerados “positivos” (Marius); Javert, el antagonista, es un barítono, como también lo es el mesonero Thenardier; Fantine y Eponine son mezzos y Cosette debe tener un registro un poco más alto, es decir, de soprano. La estructura musical (dividida en dos actos) es compacta y compleja, con un pequeño prólogo instrumental que enseguida da pie a una de las melodías recurrentes de la obra (“Work Song”, que más adelante es la base de “Look Down”), y contiene, según la mejor tradición operística, maravillosas arias (las más célebres son “On my own”, que canta Eponine, y “I dreamed a drem”, a cargo de Fantine, aunque casi todos los personajes principales tienen su propio “solo”: “Soliloquy” y “Bring him home” concebidas para lucimiento de Valjean; “Stars”, tema de Javert; “Castle on a cloud”, sencilla y pegadiza melodía infantil que ilustra la desolación de la niña Cosette; o “Empty chairs at empty tables”, asignada al rol de Marius), aunque también encontramos duetos como “A heart full of love” (Cosette y Marius) o “A little fall of rain” (Eponine y Marius) y números corales tan pegadizos como la divertida “Master of the house” (Thenardier, su mujer y los clientes del mesón), la emocionante “Do you hear the people sing?” (Enjolras y el resto de estudiantes revolucionarios, que también cantan “Drink with me”) y, sobre todo, “One more day”, que interpretan prácticamente todos los personajes de la obra, narrando cada uno de ellos sus inquietudes y motivaciones y que fue elegida como “el mejor número musical de la Historia”.

¿Cuáles son las razones de un éxito tan apoteósico como “Les Miserables”? La primera de ellas es, evidentemente, la conocida base literaria de Victor Hugo, una de las pocas novelas de las que todo el mundo ha oído hablar y en la que cualquiera puede encontrar algún elemento con el que identificarse: el valeroso proceso de redención de Valjean, el romance (que, ciertamente, roza la cursilería) de Marius y Cosette o el idealismo y espíritu de sacrificio del grupo de estudiantes que encabezan Marius y Enjolras. En segundo lugar, existe un motivo de índole musical, definitivo y definitorio tratándose prácticamente de una ópera, como es la calidad de la partitura y la accesibilidad de sus melodías, con algunos temas como “I dreamed I dream” o “On my own” que son tan conocidas que casi todos las hemos escuchado alguna vez sin saber que se trataba de piezas procedentes de un musical (os confesaré que yo comencé a interesarme por la obra después de conocer una espléndida versión de “I dreamed a dream” cantada por Patti LuPone). En tercer lugar, es preciso destacar la espectacularidad de la puesta en escena de la obra, que fue pionera en la utilización de plataformas giratorias y que contiene no sólo momentos intimistas, románticos y cómicos, sino, sobre todo, épicas batallas trufadas de efectos especiales que van mucho más allá del realismo dramático que uno espera encontrar en un show de estas características.

Si algo de lo que os acabo de contar os hace interesaros por esta maravillosa obra, daré por bien empleadas las largas horas que he invertido en la redacción de este ensayo con el que pretendo homenajear merecidamente a mi musical favorito (los otros son, por este orden, “Jesus Christ Superstar”, “Evita” y “El Fantasma de la Opera”). En el caso de que os apetezca conocer a fondo “Les Miserables”, os puedo recomendar las grabaciones en las que mejor podréis apreciar sus méritos musicales, las cuales podréis localizar sin dificultades a través de internet (y líbreme Dios de indicaros si debéis pagar o no por haceros con ellas). La versión original francesa tiene el interés de ser el germen de lo que vino después, aunque la instrumentación es un tanto decepcionante y los cantantes, sobre todo Maurice Barrier, el intérprete de Valjean, más bien mediocres; la adaptación de Broadway tiene un buen sonido y supuso la continuidad de algunos de los artistas que habían triunfado en los escenarios londinenses; asímismo, existe una versión “sinfónica” que es la más completa a todos los niveles, ya que es la única que contiene todos los fragmentos que se representan pero que casi nunca se habían grabado antes, pero tiene el hándicap de que Valjean está interpretado por Gary Morris, que hace lo que puede pero no tiene la calidad de Colm Wilkinson. Así pues, si me permitís un consejo desinteresado, yo en vuestro lugar trataría de hacerme con la versión cantada por el reparto que estrenó la obra en Londres, es decir: Colm Wilkinson (Valjean), Roger Allam (Javert), Patti LuPone (Fantine), Michael Ball (Marius) y Frances Ruffelle (Eponine). Claro que más emocionante es la grabación del concierto del décimo aniversario, que se celebró el 8 de Octubre de 1995 en el Royal Albert Hall de Londres, con un “reparto soñado” (dreamcast) en el que destaca un maravilloso Colm Wilkinson (¿cómo no?), brillantemente acompañado por Philip Quast (que ya había sido Javert en Sydney y también en la versión sinfónica), Michael Ball (Marius en Londres), Ruthie Hensall (Fantine en Broadway) y Lea Salonga (Eponine en Londres), además de la Royal Philharmonic Orchestra dirigida por David Charles Abell. Este histórico recital, que también está editado en DVD (aunque no en nuestro país; yo lo adquirí a través de la web de subastas e-bay, aunque me consta que está disponible en Internet) destaca por ser la única grabación completa en la que podéis ver a los cantantes vestidos tal y como actuaron sobre los escenarios, ya que, por más que lo he buscado, no he hallado jamás una representación filmada, por lo que empiezo a dudar que exista. Como dato no del todo anecdótico, os cuento que también se editó en su momento (1992) la versión en castellano correspondiente al estreno español de la obra, que estuvo en cartel durante 2 años en el Teatro Nuevo Apolo de Madrid, a cargo de un elenco en el que figuraban Pedro Ruy Blas (considerado el mejor Valjean en lengua no inglesa), Miguel del Arco (Javert), Gemma Castaño (Fantine), Carlos Marín (Marius), Margarita Marbán (Eponine) y Luisa Torres (Cosette). Finalmente, si tan sólo os interesa escuchar fragmentos de algunas canciones, ver fotos de algunos números o incluso videoclips de varios de ellos, os remito a la página web oficial del espectáculo, Official Les Miserables Homepage (http://www.lesmis.com/).

A pesar de los reveses que he ido experimentando y de los “palos” que me ha dado la vida (algunos merecidos, y otros, no tanto), todavía me sigo definiendo como hombre romántico y soñador, si bien la mayoría de mis sueños son ya de lo más accesible y cotidiano. Pues bien, confieso que mi mayor ilusión (aparte de asegurar la salud y bienestar de mis seres queridos, claro está) sería poder ver “Les Miserables” directamente donde eclosionó como el fenómeno cultural y sociológico que todavía hoy constituye allá donde se representa: en Londres. Así pues, si veis que no actualizo esta página durante 3 ó 4 días, quién sabe si será porque finalmente me habré decidido a romper la hucha y volar a Inglaterra para presenciar en directo las desventuras del hombre llamado Jean Valjean y de aquellos que lucharon y murieron por la causa de la Libertad.

Luis Campoy

42 comentarios :

Isa dijo...

Te felicito por este magnífico artículo acerca de Los Miserables. Me lo he leído de cabo a rabo y no tiene desperdicio.
Yo también soy una gran aficionada a los musicales y éste, si bien no es mi favorito, sí que está en el pódium. Yo tengo la grabación de 1995 y me encanta.
Mis temas favoritos, cómo no, son On my own (éste especialmente es que me parece una maravilla), I dream a dream y A little fall of rain.

Y a ver si me animo y me leo la novela original de Victor Hugo, escritor que ya me fascinó a los 15 años con Notre Dame de Paris.

Anónimo dijo...

...Casi no puedo opinar de la impresión. Como siempre he dicho, el mundo se pierde un Gran "PERIODISTA" Y un Gran "ESCRITOR".

Este pedazo de artículo servira para que, el que quiera culturizarse en este campo,pueda navegar en tus textos, profundizar en ellos, y desarrollar la afición a los musicales que estan llenos de emociones para el alma.

Asi que como Almas Gemelas que somos, a mi también me gustan los musicales (todos los que tu indicas) y tambien "MOULIN ROUGE".

Anónimo dijo...

Dos cosas, en primer lugar el papel de cossette en madrid lo represento Luisa Torres, margarita Marban fue Eponine.En segundo lugar no entiendo el tono despreciativo que haces al respecto

Luis Campoy dijo...

Corregido el pequeño error acerca de quién interpretó a Cosette en Madrid. Gracias por la puntualización y un saludo.

Anónimo dijo...

La verdad es que el espectaculo de Madrid fue impactante y el casting era formidable ya veo que corregiste el error con rapidez
Un saludo

Luis Campoy dijo...

Llevo 2 años atrapado por "Les Miserables" y estoy enamorado de todo lo referente a este espectáculo. La versión francesa, como digo en el artículo, me parece un tanto mediocre, pero fue la que lo empezó todo. Las letras de la adaptación inglesa (que ésas sí las entiendo) son una auténtica maravilla, y el problema de la versión en español es que algunos textos no están a la altura. Tengo una versión completa (en 3 discos) del espectáculo tal como se representó en el Teatro Nuevo Apolo en 1992, y ahí es donde mejor se aprecia el mérito de los intérpretes, que a veces tienen que cantar unas letras imposibles. Por cierto, no trataba de ser "despreciativo", pero "Cosette" (Luisa Torres) me sigue pareciendo la más "flojita" del elenco español, por supuesto, con todos mis respetos (tan sólo es mi opinión personal).

Anónimo dijo...

Bueno para mi luisa torres estaba a buen nivel, pero como sabes el papel de cosette tampoco es el mas brillante de la funcion, claro que como bien dices es cuestion de opiniones, vi unas cuantas cosettes y cada una a su estilo aporto algo, por eso decia en un anterior mensaje que el casting era tan bueno, por cierto si tienes la grabacion del Apolo escucha los coros de "un dia mas" y reconoceras claramente su voz
Un saludo

Luis Campoy dijo...

La verdad es que, si te fijas, observarás que el personaje de Cosette es el peor tratado por sus autores, y es el único que no tiene su propio solo (aria). Yo todavía no he podido ver una representación en directo, sino sólo el concierto del Albert Hall y diversos fragmentos de temas determinados. Pero estoy pensando escaparme a Londres cualquier día de éstos.

Anónimo dijo...

Pues yo que he presenciado unas cuantas te la recomiendo fervientemente, Es cierto que en la version del 92 del Apolo algunas letras, estaban metidas con calzador pero para mi gusto la funcion era mucho mas dinamica que la version inglesa y sobre letras... escucha atentamente alguna zarzuela y alucinaras

Luis Campoy dijo...

Me encanta la zarzuela, y la mayoría de las letras son pequeñas obras maestras. Claro que hay de todo...... Ya no puedo ver, aunque me hubiera encantado, la versión del Nuevo Apolo, pero sí estoy pensando en serio en lo del viaje a Londres.

Anónimo dijo...

Pues nada animo y ya nos contaras

Luis Campoy dijo...

Por cierto, ahora que lo pienso, ¿cómo voy a reconocer tu voz en "Un día más"? Si no sé si eres chico o chica..... Estas son las cosas que trae el firmar como "Anónimo".... En fin, si sigues escribiendo, deja un enlace con tu página, si la tienes, y, si no, al menos me gustaría que, ya que casi nos estamos haciendo amigos, indicases una forma de referirme a tí y no sólo como un interrogante.........

fierabras dijo...

Digamos que conozco este musical en concreto, bastante, pero no cantaba en la funcion del Nuevo Apolo, el comentario de "un dia mas" era por la voz de luisa torres, que con la tesitura tan aguda que tenia era perfectamente reconocible y eso que los coros eran de los que apretaban
Un saludo

Luis Campoy dijo...

¿Acaso representaste "Les Mis" en otro teatro? Es cierto que los coros del Apolo eran sensacionales, lástima que, como dije anteriormente, no siempre se entiende lo que dicen y a veces lo que dicen no rima ni con calzador.

fierabras dijo...

No soy cantante, el musical lo vivi desde la parte tecnica y te doy la razon en cuanto a las letras, pero aun asi me parece que en todos estos años pocos musicales lo han superado como espectaculo
Un saludo

Anónimo dijo...

Hola Luis!! Yo también soy una apasionada de Los miserables. Hace tres años, cumplí el sueño compartido contigo: viejé a Londres y disfruteé de uno de los ratos más maravillosos de mi vida. Ahora precisamente estoy preparando un montaje aficionado en Granada, mi ciudad, como obra benédica. Los ensayos serán el año que viene, y la verdad es que creo que va a ser una tarea ardua. Yo interpreto a Cosette (nadie quería, jeje), y lo cierto es que tengo algo de miedo, porque es un personaje que no llega a generar empatía en el espectador No sé... Pero yo pondré toda la carne en el asador. Te invito con todas mis fuerzas a que realices el viaje a la capital londinense. Siempre lo recordarás, quedará impreso en tu corazón y en tu retina un espectáculo sensacional. Por mi parte, pedirte ayuda, si sabes algo de como puedo conseguir un audio completo de buena calidad para cantar sobre él en el montaje, o algunas partituras completas... Lo que seaque tengas de información de calidad será estupendo para mi. Si quieres colaborar conmigo, mi e-mail es myricv@gmail.com Gracias por este maravilloso artículo, y por ser alguien que sueña, y alguien que no abandona la magia que nos conmueve las entrañas. Aquí tienes una amiga. Myriam

Alberto Alvarez dijo...

Me llamo Alberto, y soy un gran seguidor de esta obra, Les Miserables es y será, uno de los musicales más hermosos, de más nivel y más complejos técnicamente de la historia.

Sobre Luisa Torres... Nunca me ha gustado su voz. Sinceramente, me parece un hombre cantando en falsete, y perdón por esta comparación tan ramblona, pero de verdad, seguro que había mejores sopranos como para coger a esta chica.

Julia Moller lo hubiera hecho genial, y muchas otras. El resto del reparto español me parece bueno, qué decir de Carlos Marín, que ahora triunfa como IL DIVO. En cualquier caso, me resultó rara la técnica de canto usada, es como muy raro. No soy un teórico del canto, pero sí que he escuchado muchos musicales, y en este (en español) cantaban raro (Ruy Blas incluido). ´Supongo que lo que trato de decir es que estaban algo sobreactuados. No se, muy muy raro, lo que no quita que me guste y lo escuche a menudo.

Un saludo.

Luis Campoy dijo...

Fierabras, te envidio (un poco) por haber estado allí. Mejor dicho: te envidio un montón, tuvo que ser... glorioso.

Luis Campoy dijo...

Myriam, te deseo lo mejor de lo mejor, y ojalá todo vaya bien y me invites a presenciar el estreno. Me apunto tu dirección para que podamos seguir en contacto; cuenta con mi modesto apoyo para lo que haga falta.

Anónimo dijo...

Hola de nuevo Luis!! Soy Myriam. Alberto se ha portado genial y me ha mandado un montón de pistas de buena calidadsin voz para poder hacer el montaje, pero como faltan muchas... pues sigo aprovechando tu espacio, si tú me lo permites, por si aguien tiene más material y me puede ayudar.. Mil besos. myricv@gmail.com

Luis Campoy dijo...

Myriam, tal vez no debería decirte ésto (por las posibles ilegalidades derivadas de bajar música de internet), pero ¿has probado a entrar en eMule y buscar "Les Miserables karaoke"? Un beso.

Anónimo dijo...

Claro que he probado luis!! Así he conseguido algunas canciones suelas, pero en ningún caso todoel musical... PROSIGAMOS LA BÚSQUEDA...Myriam

Alberto Alvarez dijo...

Bueno, ultimamente he estado liado, con la presentación de un cortometraje que ha ganado ya algunos premios... Myriam, todavía me quedan por pasarte algunos temas. Pronto lo finiquitaremos, a ver si coincidimos en el mns...

Por otro lado, me mantengo en mis trece: Luisa Torres canta con voz de Eddie Murphy cuando imita a una mujer chillona. Perdón! Me encanta les Mis... por eso me mosquean algunas cosas de la versión española.

Myriam, si no encuentras el karaoke entero... ¿No podrías hacer una reducción, resumirlo, inventarte partes habladas? La mayoría del material lo tienes. Yo que tú trabajaba sobre ese material. date cuenta que Les Mis es un musical muy muy largo, más que cualquiera. Solo es una idea.

Un saludo a tí Luis y también a tí, Myriam.

Luis Campoy dijo...

Myriam, antes de rendirte, prueba en eMule escribiendo "miserables mid" o "miserables midi", y, si no, visita la página de Van Basco u otros karaokes similares. Yo anoche volví a ver el concierto del Décimo Aniversario y todavía estoy flipando.

fierabras dijo...

No hay nada que perdonar,alberto, es tu opinion y punto, aunque como he dejado claro en otros mensajes no este en absoluto de acuerdo, lo de las voces forzadas... pues no se,viste la funcion, escuchaste el cd comercial o la version en directo que esta por ahi? lo digo para hacerme una idea de lo que oiste
un saludo

Juan dijo...

Hola a tod@s.

Lo cierto es que no he posteado muso sobre este Los Miserables en ningún foro (quizás sea porque nunca se me planteó,... puede ser) el caso es que no he podido ver el musical en condiciones (quiero decir "en persona") pero desde hace muchísimo tiempo llevo "enganchado" a este musical y viendo muy a menudo el concierto del 10º Aniversario. Parece que lo flipo yo solo jajaja.

Aunque mi mente y sentimientos en el mundo laboral están encaminados a ser Bombero (y nada tiene que ver) supongo que como muchos otros, me encantaría poder encarnar a alguna figura de este musical. El hecho de haber trabajado en la empresa de Traking y Escenografía que construyó los decorados móviles y tambien que cuando puedo me pongo a cantar, seguramente sean una pilas que me pongo por si alguna vez puedo hacer un casting en condiciones.

Francamente. Pensaba que ya este musical se habia quedado en el recuerdo, pero me gusta muchisimo saber por todos vosotros que aún existen espectativas de realización de Los Miserables.

Os estaría muy agradecido a cualquiera que me pudiera facilitar cualquier información.

Para cualquier cosa referida:

juan_jrb@hotmail.com

¡Gracias y saludos! Por cierto Luis. Muy bueno el bog. Me ha gustado mucho.

---------- Juan Ramos

Anónimo dijo...

sale un pedo de tu cara cossete

abel dijo...

Hola, soy de argentina y soy un fanatico de los miserables. soy aficionado a los musicales, y hace un año conocí esta obra y me enamore de ella, he conseguido el cd en español, un compilado genial, tambien el cd doble de la version original de brodway, el cd triple grabado por la consola de los miserables en argentina, dos cd con la mayoria de las pistas, tngo la novela, edicion 1945, sin embargo no he odido verlo personalmente. pido a todo el que me pueda facilitar imagenes, videos, etc, que me lo envie a mi mail; abelo_26@hotmail.com, estare agradecido. gracias

Anónimo dijo...

Excellent, love it! Imported flowers to australia How to make a scrotom for under pants Ppl sports Free anal handballing movies Phone directory in beirut lebanon Cellulite noninvasive reduction Naked pole dancing girls Houston dance clubs

amanda dijo...

Hola...

pues muchas felicidades por lo que escribiste... al igual que tu amo a LESMIS... es un excelente musical...

yo soy de Monterrey N.l: Mexico y aqui se presento la produccion hace unos años... fue esplendida...

estpy de acuerdo en muchas cosas contigo...

amo a colm wilkinson... y me encanta Phillip Quast... creo que hacen una mancuerna perfecta...

en cuanto a patti lupone es magnifica y muy hermosa... Lea Slonga es otra de mis favoritas...

Michael Ball... su fisico no tiene mucho que ver con el libro.. pero con esa voz todo se le perdona...


fijate que a mi tambien se me hace una pena que no haya un video de la obra "on stage"... aunque el video del 10 aniversario es buenisimo...

te mando saludos... y acabo de encontrarme con tu blog.. firma un poco tarde ...

te dejo mi mail ok??
amy.santoyo@gmail.com

Luis Campoy dijo...

Amiga Amanda de México, un saludo muy cariñoso desde España para tí y para todos los cuates. Este artículo en el cual me has dejado tu amable comentario debe ser el más "exitoso" que he escrito, porque es el que más aportaciones de mis lectores ha obtenido. Me compensa las largas horas que dediqué, hace ya más de un año, a concebirlo, documentarlo y componerlo. Mil gracias por estar ahí, también a Abel, de Argentina, y a todos quienes expresáis de este modo tan maravilloso vuestro amor por la música, amor que compartimos.

Anónimo dijo...

holaa soy un alumno del I.E.S jose rodrigo botet de manises un insituto de secundaria.

este año optativamente hemos llevadoo a cabo este gran musical

5 grandes meses de duro trabajo, donde de ello salen sus frutos en el escenario.

tuvimos un gran estreno en las representaciones en el auditorio de nuestra ciudad Manises (valencia)


somos jovenes de 14 a 18 y un grupo de 35 personas.


que buscamos lugares donde volver a representar el musical.



ya que nunca nos gustaria dar por terminada la obra.


un saludo!

Luis Campoy dijo...

Querido amigo ánónimo de Manises: me encanta saber que todavía este trabajo sobre "Les Miserables" continúe siendo del agrado de los aficionados. También me encanta que existan grupos como el vuestro que dediquen horas y horas de su tiempo a poner en escena musicales maravillosos como éste. Ojalá pudiera veros, ya fuera en directo o en alguna grabación que tengáis. Cuéntame cosas de vuestro espectáculo: ¿lo hacéis en español o en iglés? ¿La música es en directo o enlatada? Todos estos temas me interesan sobremanera, háblame de ellos cuendo puedas. Y que continués haciéndolo tan bien como hasta ahora. Por cierto, te invito a leer mi nuevo artículo sobre la zarzuela "Luisa Fernanda", que como podrás comprobar, tiene más de un punto en común con "Les Miserables". Un fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

somos del grupo DRAO teatro del i.e.s jose rodrigo botet de manises
nuestra directa se llama inma losa


volvemos a representar la obra.


fechas mas recientes.

17 noviembre
alas 18:00h


en el colegio sagrado corazon de maria (valencia).



15 diciembre


hora: aun por acordar.

auditorio cam. (torrente)



precio de las actuaciones: 5€

colaboras con una ONG.


asi que luis si quieres vernos es tu oportunidad.


2 de las canciones son grabados por nuestras vozes.



un saludo te esperamos.



DRAO!

Luis Campoy dijo...

Amigos del grupo DRAO: finalmente no pude acompañaros en vuestra actuación, que estoy seguro de que resultó todo un éxito. Un abrazo muy fuerte a todos. Ah, y avisadme cuando repitáis.

inma dijo...

Hola Luis,he entrado a mirar si habían escrito algo sobre nuestra última actuación en el Teatro Liceo de Cheste y me he encontrado con tu página y cual ha sido mi sorpresa que he visto que mi gente ya había contactado contigo. Bueno me presento soy Inma Losa que dirijo el Grupo Drao de Manises y como bien te han comentado el año pasado empezamos el montaje de este fantastico musical Los Miserables. El hecho de animarme a montarlo fue porque yo misma empece mis andanzas en el teatro con esta maravillosa obra y creo que fue por todos los momentos vividos antes durante y después que me caló y seguí caminando y aprendiendo más sobre el mundo de la interpretación. Bueno no me enrollo más, el caso es que quería invitarte a que nos acompañaras en nuestra próxima actuación que será en el Auditorio Germanías de Manises los días 19 y 20 de Abril de 2008 a las 18 horas. El dinero que recaudamos es para poder llevar a cabo un proyecto solidario (Construcción de una sala de usos múltiples en San Cristobal, A.V. Guatemala) de la ONGD Soñadores Despiertos de Valencia. Bueno sin más y muy contenta de haber conocido esta página esperamos poder contar contigo alguno de estos dos días. Gracias.

Anónimo dijo...

YA ESTAN LAS ENTRADAS A LA VENTA
DE LOS MISERABLES DE VICTOR HUGO.

representada por el grupo drao de manises
por 6º vez y en su pueblo natal MANISES.

los dias 19 y 20 de abril aun esta la hora por acordar pero se os avisara en proximos dias.


hos esperamos en el auditorio germanias de manises los dias 19 y 20 abril y colabolaras con la entrada con un proyecto con una ONG.


muchas gracias y un saludo.

La Butaca Vacía dijo...

¡¡¡HOLA SOY MYRIAM!!!

Qué ilusión encontrarme con este enlace después de tanto tiempo. Desde que hablábamos hasta hoy todo mi mundo "miserables" ha cambiado mucho. Fundamos definitivamente la compañía de teatro musical "La Butaca Vacía". Llevamos casi 3 años con la gira del musical "Los miserables". Luego hemos hecho otro proyecto musical llamado "Lorquianos", de creación propia, y ahora preparamos el estreno de "Boabdil", un musical inédito que nos ha confiado su compositor. Las pistas instrumentales de miserables las hice yo misma al final junto a otro músico. No sabéis la de trabajo desinteresado, pero también la de felicidad y plenitud que todo esto ha traído a mi vida. Cada día crezco como ser humano, como directora y como actriz, y aunque el sacrificio es mucho, los gozos también son abundantes.
Luis, te doy las gracias desde lo hondo de mi corazón, porque escribir en tu maravilloso blog, me trajo la amistad de Juan, y la profunda y linda cercanía de Alberto, que me ha ayudado mucho, y ha terminado trabajando para la compañía, grabando el montaje en uno de los bolos en una localidad cercana a Granada. Ellos son importantes.
Podéis conocer todo nuestro trabajo en www.labutacavacia.es
Todo esto crece como la espuma, y aquí empezó todo.... Os conté mi sueño.
Hace poco volví a Londres, y de nuevo vi miserables, y ¡Qué emociones intensas viví, sabiendo que todo eso ahora estaba mucho más cerca en mi día a día! Fue increíble.
Espero Luis que leas esto, porque al igual que un día compartí contigo mis inquietudes, hoy comparto mis logros. MUCHAS GRACIAS A TODOS. Os espero en alguna funció de la butaca vacía. El 12 de Junio en Granada cerramos la gira de miserables, y comienza la aventura Boabdil. Sería un placer contar contigo Luis. En la página vamos añadiendo las fechas.

GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS. MIL BESOS. MYRIAM

Luis Campoy dijo...

Myriam, qué alegría reencontrarte y,además, hacerlo en este post, que, sin duda, es mi favorito, el preferido de todos los que he escrito. Ningún musical me gusta más que éste, y ningún artículo me costó más escribirlo, pero lo cierto es que ningún otro me ha traído tanta satisfacciones. Ojalá pudiera desplazarme para veros triunfar en directo, ¿quién sabe si podría...? El musical no lo he visto aún en Londres, pero Granada está mucho más cerca... Por cierto, ¿sabéis los "miserófilos" que el componente español del grupo "Il Divo", Carlos Marín, interpretó a Marius en la representación madrileña? Aquí os dejo un enlace sacado de youtube, donde, precisamente el tal Carlos es el primero que aparece, cantando "Un día más". En cuanto a los amigos de "La Butaca Vacía", os deseo la más clamorosa suerte tanto con "Les Mis" como con "Boabdil". Mantenedme informado, ¿de acuerdo? ¡Un enorme beso, y como se dice en el mundillo teatral, MUCHA MIERDA!

jordi dijo...

Luis
Solo paso para saludarte y dar fe de que tu artículo mucho tiempo despues sigue con vida, me ha encantado como lo has escrito y documentado, se lee de un tirón de forma clara y amena,no se si has visto la versión de la hoy megaestrella cybernetica susan boyle en youtube, me gustaría conocer tu opinión.
Un cordial saludo

Alberto Álvarez dijo...

Buenas, Luis:

Qué bien recuerdo cuando leí por primera vez este artículo.

Es cierto, además de pasarle gran parte de las pistas instrumentales a Myriam, acabé realizando el DVD de Les Misérables de La Butaca Vacía, pusimos toda la carne en el asador (3 Cámaras y sonido por mesa) para inmortalizar la versión granadina de este gran musical.

Aunque el resultado no fue perfecto, debido a los escasos medios (por muchas cámaras que uses, necesitas una unidad móvil y un equipo mayor de 2 personas para que todo quede perfecto) creo que quedó un bonito recuerdo que es testimonio del esfuerzo de estos chicos a nivel interpretativo, vocal, puesta en escena, vestuario... etc.

Myriam: Nos vamos a ver en un par de días aqui en la capital, con motivo de tu visita a Gran Vía para disfrutar de los nuevos MISÉRABLES. Yo ya lo ví y está sobresaliente, en todos los aspectos. Luis, también te animo a tí a verlo. Fíjate, ya no te tendrás que desplazar a Londres para ver una versión "oficial" de Les Mis.

Es una pena que el ajetreo de mi vida no me permita visitar más tu blog o publicar cosas en el mío (Distrito Z) pero con el nuevo estreno de Les Misérables, me acuerdo de este artículo, de tí, de Myriam y de tantos años de afición y pasión por los musicales.

¡Un abrazo a los dos! Luis... Tienes una asignatura pendiente en Madrid, ya nos contarás que te pareció la nueva versión.

PD: Releyendo mis viejos posts, creo que fui un poco duro e irrespetuoso con la figura de Luisa Martín, cuya voz sigue sin gustarme pero en fin, hace cuatro años era yo un poco más tarugo.

Lo dicho, un abrazo.

Luis Campoy dijo...

Alberto, este artículo precisamente lo acabo de reeditar y revisar y ahora lo tengo el primero en mi blog, con motivo del estreno de la nueva versión madrileña. Por cierto que ANOCHE ESTUVE EN EL TEATRO LOPE DE VEGA viendo dicha representación y me encantó. Dentro de poco escribiré mi crítica de la misma. Y muchas gracias seguir releyéndome, a tí y a todos. ¡Un abrazo!.