contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

viernes, 31 de marzo de 2006

Banda Sonora: "EN LA CUERDA FLOJA"


Como ya dije con motivo de mi comentario acerca de “En la cuerda floja”, la película, me gusta el country, me gusta mucho esta expresión folklórica basada en melodías simples instrumentadas de forma diáfana pero contundente. Mis primeros descubrimientos en este terreno fueron John Denver (prematuramente desaparecido hace unos años), Kenny Rogers y Johnny Cash, este último a raíz de su participación en un álbum recopilatorio titulado muy justamente “Lo mejor del Country”.

A la hora de afrontar la banda sonora de “En la cuerda floja” (“Walk the line”, 2005), la película que narra los primeros años de carrera del “Hombre de negro” (como se conocía popularmente a Cash), existían tres posibilidades igualmente válidas: utilizar la voz “enlatada” del propio cantante; localizar a un artista anónimo capaz de imitar la voz del músico y hacer que el actor protagonista del film, Joaquin Phoenix, se limitara a mover los labios; o permitir que el mismo Phoenix cantara sus canciones, demostrando que podía realizar una recreación total del personaje.

Así, de pronto, recuerdo algunos ejemplos de películas biográficas sobre músicos en las que se han utilizado las tres variantes antes citadas. En “Ray” (Taylor Hackford, 2004) se utilizaron pistas de audio provenientes del original Ray Charles, mientras que el propio Jerry Lee Lewis se regrabó a sí mismo para prestar su voz a Dennis Quaid en “Gran bola de fuego” (Jim McBride, 1990). Para “La Bamba” (Luis Valdez, 1987) se utilizó al grupo chicano Los Lobos, que reintepretaron a su aire los temas originales de Richie Valens. Como ejemplos destacados de la tercera opción, sin duda la más arriesgada, podríamos encontrar los casos de Gary Busey en “The Buddy Holly Story” y, sobre todo, una acertadísima Sissy Spacek calcando la voz de Loretta Lynn en “Quiero ser libre” (Michael Apted, 1980), que le valió un merecidísimo Oscar. “En la cuerda floja/Walk the line” adopta, asímismo, esta última opción, y el resultado me parece, como mínimo, notable.

Joaquin Phoenix se pasó meses cantando y tocando la guitarra para preparar exhaustivamente su papel, y puede decirse que en la mayoría de los temas de Johnny Cash que recrea en el álbum (“Get rhytm”, “I walk the line”, “Ring of fire”, “Cry cry cry”, “Folsom Prison blues”, “Home of the blues” y “Cocaine blues”) hay muchos momentos en los que parece que estamos escuchando ni más ni menos que al verdadero “Hombre de negro”. Claro que el auténtico Cash era casi un barítono operístico, y en las notas bajas más prolongadas Phoenix no consigue igualarle, si bien ésto no deja de ser un mal menor. Más grave me parece, al menos juzgando desde un pusto de vista estrictamente “purista”, la manifiesta imposibilidad de los músicos de estudio a la hora de imitar las instrumentaciones originales de las canciones aquí recicladas. En primer lugar, si por algo destacaban las grabaciones de Johnny Cash efectuadas en los años que retrata “En la cuerda floja” era por la particular sonoridad del bajo, verdadera marca de fábrica de la casa, y que, obviamente, no suena igual en la nueva banda sonora grabada para la película. Por otra parte, me chocó mucho lo mal que han “clonado” un tema icónico como “Ring of fire”, absurdamente desprovisto de la trompeta que tan característicamente lo definió.

La otra sorpresa de esta banda sonora es, obviamente, la ganadora del Oscar femenino de este año, Reese Whiterspoon (Phoenix también estuvo nominado, pero perdió frente al Philip Seymour Hoffman de “Truman Capote”), que, sinceramente, iguala o supera a la original June Carter Cash. De esta última artista existen (al menos en España y en internet) pocos materiales disponibles, pero en sus temas en solitario (“Jukebox blues” y, sobre todo, la preciosa “Wildwood flower”) he de decir que Whiterspoon no sólo modula su voz miméticamente a la de June Carter, sino que, además, impregna también a las canciones del mismo espíritu de ternura y bravura que confiere a su interpretación fílmica. Junto con los dos cortes citados, en el disco se incluyen un par de versiones de los temas más conocidos que Cash y Carter popularizaron, concretamente “It ain’t me babe” y “Jackson” (qué pena que no se haya incluído la divertida “Daddy sang bass”), donde Joaquin Phoenix y Reese Whiterspoon cuajan un encomiable trabajo.

El álbum se completa con versiones de temas de Jerry Lee Lewis, Elvis Presley y Waylon Jennings, a cargo, asímismo, de los artistas que los recrean en la película (respectivamente, Waylon Payne, Tyler Hilton y, oh, sorpresa, Shooter Jennings, ni más ni menos que hijo del finado Waylon Jennings… aunque no heredero de su arte).
Me gusta este disco; claro que me hubiera gustado más si las canciones se hubieran ordenado de otra manera (esto no es problema; podéis copiarlo al ordenador y luego reordenar los cortes como os dé la gana), y, sobre todo, si en lugar de los temas de Lewis, Presley y Jennings de los que hablaba en el párrafo anterior se hubieran incluído algunos más de Johnny Cash o incluso de June Carter. En cualquier caso, el álbum se escucha con agrado y constituye un óptimo inicio no sólo al repertorio del “Hombre de negro” sino al fascinante y desconocido (en España) universo de la música country.

1 comentario :

Anónimo dijo...

Yo recuerdo una canción bastante animada cantada por la actriz y que no se incluye en la banda sonora. Porque por más que la he buscado no la encuentro.
no sabrias decirme cuál es no?
si fuera así te lo agradecería.

sigue con tus pequeñas aportaciones al mundo del cine