contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

miércoles, 4 de marzo de 2015

Cine actualidad/ "KINGSMAN, Servicio Secreto"

Diversión y acción

No todos los comics Marvel son tan políticamente correctos como “Spiderman” o “Los 4 Fantásticos”.  Paralelamente, existen diversas colecciones sólo para adultos caracterizadas por la violencia, el sexo más explícito y el lenguaje prolífico en palabras soeces.  A este subgénero pertenecen obras como “Kick-Ass” y “The Secret Service”, ambas con guión de Mark Millar y ambas adaptadas posteriormente al cine por el inglés Matthew Vaughn.

“The Secret Service” narra la historia de un muchacho un tanto díscolo, que es reclutado por una organización secreta de espionaje, con el fin de desmantelar los planes de un histriónico villano megalomaníaco…

A la hora de realizar su traslación al cine, no pocos cambios sufrió el tebeo original, empezando por el mismo título (que se convirtió simplemente en “Kingsman”, nombre de la secreta agencia), y siguiendo por la totalidad de los nombres de los personajes;  esta parece ser otra característica del paso al cine las obras de Mark Millar, ya que algo muy similar ocurrió con “Wanted”, que dirigiera Timur Bekmambetov.  Sin embargo, la falta de fidelidad a la fuente original no se me antoja un fallo imperdonable, máxime cuando admito no haber leído el comic primigenio, y no por ello he dejado de disfrutar la película subsiguiente.

Porque “disfrutar” es la palabra que mejor define a lo que uno (yo, al menos) sintió durante la inmensa mayoría del generoso metraje de “Kingsman”.  Quizás influyó mi condición de irredento aficionado al Noveno Arte, o quizás me divirtió la sucesión de parodias de los films de James Bond, pero lo cierto es que durante casi todo el tiempo me sentí sorprendido, entretenido y fascinado.  El tono empleado por Matthew Vaughn (el mismo que ya me había encantado en la citada “Kick-Ass”) me resultó irresistible, con esa sana y hábil mezcolanza de humor y violencia (violencia exagerada e hiperbolizada, en la más pura tradición del gran guiñol).  ¿Y qué decir del excelente reparto?  Michael Caine no está especialmente destacado, pero su sola presencia llena la pantalla;  Mark Strong (que ya fue el villano de “Kick-Ass”) crea un personaje simplemente encantador;  Samuel L. Jackson da miedo y risa encarnado al tremebundo Valentine, un perverso Bill Gates disléxico;  el joven Taron Egerton es un afortunado hallazgo al que se la augura un brillante porvenir;  pero quien acapara todos mis elogios es un espectacular Colin Firth, un perfecto gentleman capaz de exterminar él solito a un centenar de iracundos enemigos (la fabulosa escena de la iglesia así lo atestigua).  Genial Firth, que entiende a la perfección su personaje y le extrae mil y un matices dignos de aplauso.

En resumen:  no es precisamente la película que le recomendaría a mi madre, pero si sois capaces de divertiros con un film de trepidante acción y saludables dosis de acción, pienso que “Kingsman” se merece una oportunidad.

Luis Campoy

Lo mejor:  Colin Firth, las secuencias de acción, el sentido del humor
Lo peor:  quizás se podían haber obviado algunas escenas de relleno
El cruce:  James Bond + “Kick-Ass” + “Wanted”

Calificación:  8,5 (sobre 10)

No hay comentarios :