contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

miércoles, 14 de enero de 2015

Cine actualidad/ "INVENCIBLE"

La supervivencia del espíritu humano

Como no hay dos sin tres, hoy culminamos un primer ciclo de comentarios de películas recientes ambientadas en la no tan lejana II Guerra Mundial.  Es curioso que en fechas tan próximas (y además navideñas, para más INRI) hayan coincidido los estrenos de tres films que reflejan aspectos tan diferentes de un mismo y letal conflicto:  la guerra sucia y directa que se experimentaba en los campos de batalla (“Corazones de acero”), la guerra psicológica que se vivía en los despachos de la inteligencia militar (“The Imitation Game”) y, ahora, la guerra entre la crueldad y la dignidad que se libraba en los campos de concentración.  (A este respecto, recuerdo aquella línea memorable del guión de “Ser o no ser” de Ersnt Lubistch, cuando el oficinal nazi al que interpretaba Sig Ruman decía aquello de “Así que me llaman Campo de Concentración Erhardt…  Es cierto, nosotros ponemos el campo y los judíos se concentran…”).

Pero no es en un campo de concentración alemán donde transcurre gran parte de la acción de “Invencible”, la segunda película como directora de la actriz Angelina Jolie, sino en uno japonés, con fama de ser tanto o más duro que los germanos.  La historia, también basada en hechos reales, tiene como protagonista a un joven llamado Louis Zamperini, norteamericano de ascendencia italiana, que creyó poder encauzar su existencia de pilluelo callejero merced al atletismo.  De hecho, llegó a participar en los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936, sólo para después alistarse en la fuerza aérea estadounidense tras el bombarbeo de Pearl Harbor.  Fue entonces, mientras volaba en un bombardero B-24, cuando, acribillado por los disparos de una escuadrilla nipona, el avión se abatió sobre las aguas del Pacífico, y sólo Zamperini y otro compañero lograron finalmente sobrevivir.  Mas esta historia de heroísmo y superación apenas acababa de empezar, ya que el joven fue capturado por los japoneses y confinado en el horrendo campo de concentración de Ofuna, lugar en el que permaneció durante la friolera de dos años…

Si hace unas semanas nos echábamos las manos a la cabeza ante la falta de identidad que sufría la puesta en escena del último film de Tim Burton, “Big Eyes”, hoy deberíamos quedarnos igualmente sorprendidos ante la revelación de que el guión de “Invencible” (“Unbroken”, “Irrompible”, es su título original) tiene la firma de los Hermanos Coen.  Los Coen, autores de una larguísima y compacta filmografía que incluye títulos como “Fargo” o “El Gran Lebowski”, en realidad fueron contratados para pulir el texto original de Richard La Gravanese, pero lo cierto es que su huella no se vislumbra por parte alguna.  En todo caso, ni siquiera ellos parece que supieron advertir los evidentes defectos de un film que podía haber alcanzado cotas mucho más elevadas.  Porque “Invencible”, al igual que tantas otras películas-río que pudieron no serlo, peca de grandilocuente al alargar innecesariamente casi todas sus secuencias.  En este sentido, la escena que transcurre en la balsa y, sobre todo, la larguísima y repetitiva estancia de Zamperini en el campo de concentración podrían haber tenido un efecto mucho más impactante si su duración no hubiera dado lugar a que apareciesen los primeros síntomas de aburrimiento.

Tampoco ha estado particularmente inspirada Angelina Jolie a la hora de realizar el casting de su película.  El protagonista, Jack O’Connell, cumple discretamente su cometido, pero se hubiera echado en falta un actor capaz de expresar más con una simple mirada.  Tampoco el malvado de turno, el comandante Mutsuhiro Watanabe, más conocido como “El Pájaro”, al que da vida el rockero Miyavi, posée los mimbres necesarios para transmitirnos gestualmente la malignidad y crueldad que sí reflejan sus acciones.  En ambos casos, se echa en falta a actores más competentes, o, como antes solía decirse, más carismáticos.

Pero la impresión final que deja la visualización de “Invencible” es la de haber presenciado una cinta emotiva, emocionante e inspiradora, un canto a la dignidad, la entereza y el amor propio.  Es obvio que todos estos parámetros están subrayados sistemática e indisimuladamente casi en cada secuencia, lo que llega a cansar un poco al provocar reiteradamente el “deja vu”, pero no es menos cierto que la fotografía, la música y la certeza de que estamos presenciando una monumental historia verídica, una oda a la humanidad frente a la inhumanidad, consiguen que salgamos del cine con muy buen sabor de boca.

Luis Campoy

Lo mejor:  la música de Alexandre Desplat, la fotografía de Roger Deakins, el aroma a historia real
Lo peor:  el abuso reiterativo de algunas situaciones, la falta de carisma del dúo protagonista
El cruce:  “El puente sobre el Río Kwai” + “Feliz Navidad, Mr. Lawrence” + “Carros de fuego”

Calificación:  7 (sobre 10)

No hay comentarios :