contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

lunes, 15 de febrero de 2016

Cine actualidad/ "A CAMBIO DE NADA"


Renovando el cine español

Gracias a la encomiable labor que realizan entidades sin ánimo de lucro como el Cine Club Paradiso de Lorca, al que mucho me honro de pertenecer, muchas películas que no han tenido cabida en las salas comerciales llegan por fin al público inquieto de ciudades como la mía.  Hace pocas semanas, pude disfrutar en una sesión “cineclubera” de la película “A cambio de nada”, debut como director de largometrajes del actor Daniel Guzmán (Roberto en la añorada serie “Aquí no hay quien viva”), y quiero expresar que aquella fue una tarde muy agradable para mí…

Inspirada vagamente en vivencias autobiográficas, “A cambio de nada” narra las peripecias de Darío, un chico de dieciséis años que, harto de las peleas entre sus padres divorciados e incapaz de hallar su propio lugar en el mundo, decide escaparse de casa e iniciar una vida en solitario, que le llevará a adquirir nuevas y enriquecedoras experiencias…

Recuerdo que durante los primeros compases de “A cambio de nada”, me persiguió constantemente la sensación de que, efectivamente, estaba ante la ópera prima de un director amateur, lo cual no es una vergüenza y menos cuando uno también hizo sus pinitos como realizador muchos años atrás…  No obstante, al ir avanzando el metraje, lo que prevalecen son unas situaciones que exhalan autenticidad, unos diálogos que fluyen sin artificios y unos actores que resultan tan naturales que se nota que han sido dirigidos por otro actor.

Guzmán hace de la sencillez su bandera, y la peripecia de Darío parece remitir a un clima más benévolo, el de las películas “sociales” del cine español de los setenta y primeros ochenta.   No por casualidad, la banda sonora se nutre de canciones de Julio Iglesias y Demis Roussos, y, si llegan a sonar también Los Chichos, no hubiera sido de extrañar que por una esquina aparecieran El Vaquilla, El Torete o cualquiera de aquellos iconos de José Antonio de la Loma.  La deriva de Darío y su inseparable Luismi no les hace adentrarse tanto en aquel universo de delincuencia, pero es indudable que “A cambio de nada” refleja meridianamente que en la adolescencia se cometen innumerables locuras mientras uno trata de hallarse a sí mismo.

Ganadora, entre otros, del premio Goya al mejor actor novel, “A cambio de nada” tiene en el joven Miguel Herrán (19 años) a su intérprete ideal, con ese aire de Hayden Christensen mezclado con Fran Perea;  Herrán agradeció a Daniel Guzmán que, con su elección para la película, le hubiese brindado “una vida nueva”, y es cierto que el cine español puede ganar un intérprete con un futuro prometedor.  Pero si Herrán está bien, sus compañeros no le andan a la zaga:  Antonio Bachiller (el orondo LuisMi) es un auténtico hallazgo, Felipe Vélez (Justo) borda su papel de mentor y Antonia Guzmán (la abuela del realizador) compone un personaje entrañable.  En cuanto al ubicuo e inevitable Luis Tosar, su omnipresencia comienza a resultar contraproducente para sí mismo y para la industria;  es muy bueno, buenísimo, pero ¿realmente tiene que aparecer en todas las películas y acaparar todos los papeles para hombres de su edad?

Luis Campoy

Lo mejor.  La honestidad y naturalidad que desprende;  los actores, en especial Felipe Vélez
Lo peor:  formalmente, denota la (lógica) inexperiencia del director
El cruce:  “Perros callejeros” + “Deprisa, deprisa” + “El Bola”

Calificación:  8 (sobre 10)

No hay comentarios :