contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

lunes, 21 de febrero de 2011

Cine actualidad/ "CISNE NEGRO"

Puro cine




Aunque siempre digamos, con la boca bien llena, que el Cine es o debería ser la mezcla perfecta de la imagen, la palabra escrita y hablada y el sonido en su forma más sensorial, no cabe duda de que, ya en su definición (¿o ya os habéis olvidado de que "Cinematógrafo" significa "Imagen en movimiento"), lo básico y principal del Séptimo Arte es el lenguaje visual, que en determinadas ocasiones se alza triunfante sobre todas las otras disciplinas. Es el caso de "Cisne negro", el nuevo film del realizador neoyorkino Darren Aronofsky, que posée una estética tan poderosa y fascinante que casi hace innecesario todo lo demás.



La nominada al Oscar Natalie Portman interpreta a Nina, una joven bailarina que sueña con lograr el doble papel protagonista en un nuevo montaje de "El lago de los cisnes", a cuya consecución se entregará física, mental y espiritualmente, sin darse cuenta de que su sueño se está convirtiendo en una obsesión de la que no puede escapar...



Creo que "Cisne negro" puede entenderse de muchas maneras (como drama psicológico, como film sobre ballet, como cinta de terror), y en todas ellas puede ser disfrutada de principio a fin y en cada uno de sus fotogramas. Hacía tiempo que en una sala de cine no me pasaba tan buen/mal rato, sufriendo juntamente con la protagonista, compartiendo su martirio en busca de la perfección y preguntándome si sus percepciones eran certeras o infundadas. De un modo parecido a lo que sucedía con Leonardo DiCaprio en "Shutter Island", vivimos junto a Nina casi cada hora de su existencia, la seguimos allí a donde va... pero de repente nos damos cuenta de que, muy posiblemente, lo que ella cree que le sucede tan sólo tiene lugar en algún lugar de su mente enferma. Claro que pretender distinguir la realidad de la ficción puede no tener ningún sentido, no cuando, tanto la una como la otra, están narradas con una poesía visual arrebatadora y subyugante.



Por una vez, tengo que admitir que los múltiples errores de guión, las (más bien ñoñas) provocaciones a la moralidad del respetable (la escena de la masturbación, la de sexo lésbico...) e incluso la deplorable interpretación de algún que otro actor (el insufrible Vincent Cassel) no consiguen ni por un momento hacerle sombra a una puesta en escena sencillamente magistral, que utiliza la fotografía, el color (ese contraste perfecto entre lo blanco y lo negro), el sonido y la música para abducir al espectador y teleportarle a un viaje sin retorno en el que sólo importa el disfrute inmediato y sensorial, en el que el bien y el mal, la cordura y la locura, son las dos caras de una moneda que constituye un tesoro de numismática belleza.



Natalie Portman está ganando todos los premios habidos y por haber, y estoy convencido de que el Oscar ya lleva su nombre inscrito, porque realiza el mejor papel de toda su carrera y porque su imagen es de ésas que jamás se olvidan. Portman logra resultar igualmente convincente cuando encarna a la Nina ingenua y virginal y cuando recrea al Cisne Negro pérfido y sensual, equilibrada incluso en su locura y bailando casi como una profesional. Barbara Hershey, que en los primeros 80 también hizo de enajenada en "El ente", es ahora la madre inoculante y posesiva, en un registro radicalmente distinto al que en su día compusiera Piper Laurie en "Carrie", a pesar de que ambos roles son equiparables. Mila Kunis da vida a la rival de Nina (ya sea en la realidad o en la locura), una recuperada pero poco lucida Winona Ryder interpreta a una diva rota y desquiciada y el ya citado Vincent Cassel asume el personaje del director teatral, uno de los puntos débiles del film.



Al igual que dije hace un par de años con relación a "Slumdog Millionaire", "Cisne negro" es cine puro, la conjunción quasi perfecta de la imagen y el sonido, es poesía hecha terror, es terror hecho danza y es danza convertida en (Séptimo) Arte. No seáis bobos y corred al cine a ver esta película, que jamás podrá disfrutarse igual en la reducida pantalla de un ordenador.



Luis Campoy



Lo mejor: Natalie Portman, la puesta en escena, el sonido, la inmortal música de Tchaikovsky


Lo peor: Vincent Cassel, las fáciles trampas de guión


El cruce: "Las zapatillas rojas" + "Shutter Island" + "Carrie"


Calificación: 9 (sobre 10)

No hay comentarios :