contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

martes, 3 de julio de 2007

Miro la vida pasar


Como sentado en el borde de un instante detenido en el tiempo, algunas veces, si consigo abstraerme lo suficiente, puedo ver mi vida pasar. Todos los errores, los pocos aciertos, la sombra de las penas y el brillo de las alegrías. Alguien me escribió el otro día que, a fuerza de caerte una y otra vez, las caídas van doliendo cada vez menos. No sé si esto es exactamente así, pero es evidente que a todo acaba por acostumbrarse uno…. incluso a fracasar. También depende de lo alta que esté la nube desde la que te caes, pero es cuestión de acolchar el fondo del pozo con cojines rellenos de paciencia y recosidos con hilo de esperanza. En cualquier caso, hay que aprender a tener la mente abierta y no negarse la posibilidad de reconvertir una derrota traumática en una victoria matizada. Mientras los sentimientos persisten, todo es posible. Cualquier forma de relación es válida mientras las partes interesadas estén dispuestas a mantenerla. Dicen que la vida siempre consigue abrirse camino, por muy infranqueables que parezcan los obstáculos que la acorralan, y puede que tengan razón. Por éso, ahora, que aún estoy vivo, ahora que aún me apetece vivir, he decidido que, aunque la puerta se haya cerrado, hay que intentar dejar la ventana abierta, y permitir que, de algún modo, la inercia del pasado sea el combustible del motor del presente. Al menos, hasta ver qué pasa.

3 comentarios :

Anónimo dijo...

No deberías martirizarte pensando que el que ha fracasado eres tú, en una relación cuando algo no va bien lo mejor es dejarlo e intentar volver a buscar la felicidad cada uno por su lado, no deberías de pensar en culpables, piensa que esta vida es como un libro con comas, puntos seguidos, puntos y aparte, fín de capítulos e incluso fín de una historia.
Me gustaría creer en el amor eterno pero la vida me ha demostrado que no existe, si tú sí crees en él seguirás pensando que en cada relación fracasada siempre serás tú el culpable y no es así, al menos es como yo pienso, y si alguna vez (ojalá) encuentras el amor eterno cuentamelo y cambiaré de opinión.
Te deseo toda la felicidad que te mereces.
Un beso muy grande.

"La Aviadora"

MARISA dijo...

YO TAMBIEN...MIRO TU VIDA PASAR, EN ESTE BLOGGER Y POR ESO TE DOY LAS GRACIAS.

CUANDO ME GUSTA SABER DE TI, ENCUENTRO COMO TE ENCUENTRAS VALGA LA REDUNDANCIA, EN ESTE BLOG Y ME PLACE...SOY FELIZ. AÚN A SABIENDAS QUE TU CORAZON ANDA REVUELTO.

PERO ASI ES LA VIDA AMIGO, ES LA VIDA MISMA CON SUS COSAS.


UN DIA, O UN MOMENTO TAL VEZ, SUPIMOS UNO DE OTRO Y YA JAMAS PUDIMOS DEJAR DE SABERNOS, YO INCLUSO TE LO PROMETÍ.

ES VERDAD, TU MAXIMA: TOLERANCIA Y RESPETO.

LA MIA: SER FIEL A LO QUE ADMIRO Y ADORO.

POR ESO, QUIERO QUE CONTEMPLES ESTAS PALABRAS COMO LAS PALABRAS QUE VUELAN DE UN CORAZON A OTRO.

IMAGINA DE QUIEN SON LOS CORAZONES.

ENTRETANTO CUIDATE MUCHO Y UN BESO
DE TU SIEMPRE AMIGA

MARISA. UN BESO.

Ángel dijo...

Sólo hay una cosa en esta vida que no tiene remedio. Lo de más es cuestión de tiempo, ganas y paciencia. Ahora bien, no es nada fácil.