contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

miércoles, 29 de noviembre de 2006

Fe en la condición Humana

Estaba deseando contar esta anécdota:

Hace casi un año, el 31 de Diciembre de 2005, recibí con alborozo un mensaje SMS remitido por mi “amigo” Gas#*# (al que, en adelante y para preservar su intimidad, me referiré por sus iniciales: GLA). El tal GLA me había ayudado, tiempo atrás, a terminar mi primera película, y contribuyó a que la segunda fuese posible. Aparte de esto, nuestra amistad se basó en la música, o, mejor dicho, en el intercambio de CD’s que yo compraba y él se grababa, y a veces, justo es reconocerlo, dedicaba minutos u horas de su tiempo a confeccionarme suculentas recopilaciones en base unos listados bastante tediosos que yo le había proporcionado.

Lo bueno de la música es que su belleza sobrevive a las debilidades de los hombres, y todavía hoy conservo con deleite aquellos discos que me unieron a este caballero, del cual me separó… una separación. Porque fue justo cuando me separé, hace seis años, cuando se extinguió aquella amistad. De repente, la mujer de GLA me retiró el saludo (no sé si hacía un mes o siete desde nuestra última salida como amigos, ella y su marido y mi ex-mujer y yo… pero el siguiente día que me la encontré por la calle pasó por mi lado como si no me conociera), al poco tiempo me mudé a otra localidad, las tarjetas navideñas que les envié, año tras año, jamás fueron contestadas, y, un día, cuando me los encontré casualmente por la calle, no sólo su mujer no me saludó… sino que él tampoco.

Como iba diciendo, en las horas previas a la NocheVieja de 2005 recibí un mensaje en mi móvil, y apenas pude contener el galope de mi corazón cuando ví que el remitente era El, el añorado amigo GLA, que me decía algo así como “Recibe de mí mismo y de mi esposa JM nuestros mejores deseos para el Año Nuevo”. Me emocioné, me ericé, y, lógicamente, le contesté enseguida, más o menos en los siguientes términos: “Querido amigo, tu mensaje me hace recuperar la Fe en la condición Humana. También yo te expreso idénticos deseos de felicidad”.

Todo hubiera quedado así, en el bello reencuentro de dos amigos… si no hubiera sido porque, unos minutos después, la pantalla de mi teléfono celular se iluminó con la llegada de un nuevo mensaje de mister GLA, el cual decía: “No recuperes tan pronto la fe en la humanidad. Te he enviado el mensaje por error, ya que no era para ti, sino para un primo que también se llama Luis”.

No me esperaba una bofetada como ésa, tal falta de tacto, tal exhibición de desprecio. ¿Qué le hubiera costado a mi “amigo” dejarme creer que, después de todo, las personas pueden, con el tiempo, recapacitar y recuperar las viejas relaciones que nunca tuvieron por qué extinguirse? Nada. Pero no, mi “amigo” prefirió arrancarme de cuajo sus buenos deseos, que tal vez consideraba que yo, por alguna razón ignota para mí, no merecía. Chapeau para el caballero. No obstante, para demostrar que no todos hemos sido educados en la misma escuela, todavía tuve ánimos para devolverle un nuevo SMS en el que le replicaba “Nunca te he hecho nada malo para no merecer tus buenos deseos, pero aunque tú me los retiras, yo prefiero seguir manifestándote los míos. Feliz Año Nuevo”. Ni que decir tiene que este último SMS ya no obtuvo respuesta por su parte.

Sirva todo este largo preámbulo para magnificar la importancia de una de las frases que le escribí a mi “amigo”. Es importante no perder la Fe en la Humanidad. Eso fue lo que tuve en mi mente el pasado domingo, día 26 de Noviembre, cuando acompañé a mi pareja a sufragar en la segunda vuelta de las Elecciones Presidenciales de su país, Ecuador.

Si recordáis mi artículo de hace unas semanas, en el que os hablaba de cómo había transcurrido la primera vuelta de estas Elecciones, que se celebraron en el recinto de la FICA en Murcia, entresacaréis opiniones como que lo que allí aconteció fue “tercermundista”, “vergonzoso” o “inhumano”. Al final del texto yo expresaba mi deseo de que, para la inevitable segunda vuelta, las personas y organismos responsables (Consulado de Ecuador, Policía Local y Nacional y Cruz Roja) hicieran, al menos, los deberes, y procuraran evitar que en lo sucesivo se produjeran circunstancias dantescas como la pretérita.

Pues bien, por fortuna, mi deseo (para variar) se hizo realidad: si la primera vez tuvimos que pegarnos un madrugón inenarrable, sólo para tener que estar chupando cola desde las siete de la mañana hasta la una del mediodía, en que al fin pudimos –pudo- votar, en esta ocasión el tiempo que mi pareja necesitó para poder depositar su voto fueron exactamente cinco minutos; si la primera vez casi corrió peligro nuestra vida (la marea humana a punto estuvo de aplastarnos, y no estoy exagerando), en esta oportunidad la votación se desarrolló del modo más civilizado posible. Lo cierto es que quien tuvo el poder para mejorar las cosas lo ejerció, y lo sucedido este domingo en el Campus Universitario de Espinardo (muchísimo más grande y mucho mejor señalizado) nada tuvo que ver con el desastre de la FICA.

Lo dicho: no hay que perder la fe en la Humanidad, porque a veces la vida nos depara buenas y bonitas sorpresas. Aunque mi “amigo” Gas#*# no quiera creerlo.


P.D.: El nuevo Presidente de Ecuador se llama Rafael y se apellida Correa. Esperemos que a sus conciudadanos ni les obligue a apretarse la correa para que los pantalones no se les caigan si enflaquecen a causa de hambrunas imprevistas… ni que tampoco emplée la correa de su apellido para flagelar sus ya maltrechas espaldas.

4 comentarios :

MARISA dijo...

LO DE TU AMIGO Y SU MUJER NO TIENE PERDON...
PERO SUELE SUCEDER, TE QUEDAS IMPERTERRITO CUANDO ADOPTAS AMIGOS DE TU PAREJA Y CON LAS SEPARACIONES, SE VAN. ES SINTOMA DE INCULTURA. LAS AMISTADES, SI LO SON, NUNCA VIENEN MAL Y NUNCA SE MENOSPRECIAN, AUNQUE CADA UNO BARRA PARA SU AMIGO, LO APOYE Y LO QUIERA, QUE EN DEFINITIVA(ESO ES LA AMISTAD).
TE VOY A CONTAR ALGO...HE AQUI UN EJEMPLO DE MUJER, QUE LO ES, -MI EX SUEGRA-.
SEÑORA DONDE LAS HALLA, QUE NO SOLO HA SIDO MI SUEGRA SINO QUE DESPUES DE SEPARARME DE SU HIJO, A UNOS CUANTOS AÑOS DESPUES, HOY TE PUEDO DECIR QUE ES MI MEJOR AMIGA.
ASI QUE LUIS, LA CONDICION HUMANA ES IMPREVISIBLE, Y MI AMISTAD CON ELLA VA MAS ALLA DE LA RELACION HUMANA, YO LA EXPLICARIA MAS BIEN COMO UNA RELACION ESPIRITUAL.

CON RESPECTO A LAS VOTACIONES... ME ALEGRO QUE HAYAN MEJORADO, NO ME RESISTO A PENSAR QUE ALGUNOS DE LOS QUE PODIAN HACER ALGO, LEYERON TU ARTICULO Y PUSIERAN LOS PUNTOS SOBRE LAS IES. POR ESO ES IMPORTANTE TU ATALAYA, DONDE CUENTAS UN HECHO Y AHI
QUEDA. PARA QUE A SER POSIBLE QUE TOMEN MEDIDAS.
¡A QUIENES LES CORRESPONDA!

UN BESO COMO SIEMPRE

MARISA

Luis Campoy dijo...

Te agradezco infinitamente y como siempre tus elogios, querida Marisa. Y sobe todo, me alegro por lo de tu suegra,esas cosas son muy muy raras de encontrar.

Pedro dijo...

Un muy bonito artículo. Otros anteriores también me gustaron, al margen,
como es natural, de mi coincidencia o no con algunos de sus contenidos.
¡Enhorabuena por el buen trabajo!

PEDRO JOSE dijo...

Si tal y como aseguras se trató de una radical desaparición de saludo y/o amistad, probablemente o no era tan cálida la unión que os manteníais o "alguien", seguramente tu "ex", ha tergiversado algún hecho relativo a la otra pareja, que aún no te has decido a aclarar.

Este artículo tuyo me ha hecho sonreir, concretamente el muy nutritivo intercambio de mensajes SMS y la senil desvergüenza con la que te gratificó tu "amigo".

¡Ánimo y a no perder la fé, que todavía quedan algunos hombres buenos!.