contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

martes, 5 de mayo de 2015

Cine actualidad/ "VENGADORES: LA ERA DE ULTRÓN"

Inteligencia artificial… y maligna

Hace ya 3 años, un semi desconocido Joss Whedon (guionista de tebeos y creador de la serie televisiva “Buffy, la Cazavampiros”) nos deparó una de las mayores sorpresas que en materia de superproducciones soy capaz de recordar:  “Los Vengadores”.  Sorpresa no en cuanto a la aglomeración de efectos especiales, algo ya consustancial a este tipo de proyectos, sino en lo referente a la magnífica caracterización de los personajes y las interacciones entre ellos, todos ya presentados durante años en sus propias aventuras individuales.

El éxito de crítica y público y, sobre todo, su descomunal taquilla internacional hicieron impepinable que “Los Vengadores” tuviera una secuela, aún más grande, épica y aparatosa.  En estos tres años, hemos visto cómo el equipo de super héroes conocido como Los Vengadores se ha erigido en guardianes de la paz en la Tierra, al tiempo que otra formación, los Guardianes de la Galaxia, hace lo propio en el espacio exterior.  Sin embargo, las intrigas y traiciones internas han debilitado el soporte político-militar de los Vengadores, la agencia de Inteligencia y Antiterrorismo conocida como SHIELD, y al industrial y científico Tony Stark (alter ego de Iron Man) no se le ocurre nada mejor que la creación de una inteligencia artificial que vele por la seguridad y la estabilidad del mundo, y así nace la que se convertirá en su terrible némesis robótica:  el malvado Ultrón.

Cuando Stan Lee, el creador de la práctica totalidad de los personajes clásicos de Marvel Comics, decidió abandonar la colección de “Los Vengadores” en Diciembre de 1966, designó como su sucesor a un joven escritor llamado Roy Thomas, quien, entre otros muchos villanos memorables, dio vida a Ultrón, un androide hiperinteligente y ultrapoderoso que odiaba a la   Humanidad…  pero, sobre todo, detestaba a Los Vengadores.  En los comics era Hank Pym, alias Hombre Hormiga, el hacedor del robótico villano, pero, como Pym todavía no ha aparecido en el MCU (Universo Cinematográfico de Marvel), en la película que hoy nos ocupa es al citado Tony Stark a quien corresponde la responsabilidad de su autoría.  De paso, la rivalidad entre los miembros de Los Vengadores a raíz de las atribuciones que algunos de ellos se toman, será otro de los gérmenes para la historia que se nos contará el año que viene:  “Capitán América:  Guerra Civil”.

Como dije anteriormente, una de las características inherentes al proyecto de “Los Vengadores 2” era su propósito de llegar a ser más grande, más épica y más espectacular que su predecesora.  También pretende ser más “oscura”, en el sentido de más madura o adulta, algo que viene sucediendo en las grandes sagas cinematográficas desde que, en 1980, Irwin Kershner consiguiera mejorar los resultados de “La Guerra de las Galaxias” con su formidable “El Imperio contraataca”.  Por tal motivo, hay un poco menos de humor y se acentúan el drama e incluso el romance, llegando a producirse una muerte en la familia superheroica.  Yo diría que es en el vano intento de “humanizar” a los héroes donde más flojea esta segunda parte.  Porque, como todo en la vida, se puede humanizar bien y humanizar mal, y abusar de la ñoñería, el sentimentalismo y la blandura no es precisamente el camino más adecuado.  El forzado romance entre la Viuda Negra y Bruce Banner/Hulk está pillado por los pelos, pero es que la aparición por sorpresa de la familia secreta de Ojo de Halcón causa, a partes iguales, bochorno e hilaridad.  Construir unos diálogos tan imaginativos como los de la primera entrega era muy difícil, y en este caso los guionistas no se han lucido…  ayudados, eso sí, por unos traductores que se nota que no andan muy finos en estas lides comiqueras.  ¿Y el doblaje?  Reconociendo que a Robert Downey Jr., Chris Evans(Capitán América o Samuel L. Jackson/Nick Furia (por poner algunos ejemplos) ya no podemos imaginárnoslos sin sus voces españolas, hay que señalar que el doblador de Chris Hemsworth/Thor continúa desprovisto del aura solemne que necesita el personaje y que el doblaje español de los dos androides deja muchísimo que desear:  ni sus voces parecen emitidas por gargantas cibernéticas, ni se respeta la convención de que un robot habla desposeído de emociones humanas.

He necesitado dos visionados para obtener una percepción lo bastante amplia de “Los Vengadores: La Era de Ultrón”;  tras el primero, acabé tan decepcionado que sólo después del segundo empecé a extraer conclusiones positivas.  Y lo más positivo que se puede decir es que el ya citado Universo Cinematográfico de Marvel resulta cada vez más firme y más compacto, con todos sus personajes y todas sus tramas perfectamente encajados, casi como sucede en su antecedente comiquero.  Y, por supuesto, se hace obligado citar la exuberante perfección de sus efectos visuales, sin los cuales los asombrosos poderes de los “vengativos” protagonistas no resultarían creíbles.  Bien es cierto que lo primero que pensé durante la, por otra parte, fabulosa secuencia inicial, fue:  “demasiado poder para tan poco enemigo” (los Vengadores enfrentándose a los soldados del Barón Strucker), pero, al igual que sucediera en el primer film de la franquicia, la batalla final, donde cada uno de estos prodigiosos seres exhibe valerosamente todo su potencial, acaba por redimir los variados errores acumulados en el generoso metraje de casi dos horas y media.

Luis Campoy

Lo mejor:  los efectos visuales, las interpretaciones de Robert Downey Jr. y Chris Evans, la Visión
Lo peor:  las escenas de relleno sentimental, la excesiva duración, el doblaje español de los androides Ultrón y La Visión
El cruce:  “Los Vengadores” + “Origen” + “Transformers” + “Guerra Mundial Z”

Calificación:  7 (sobre 10)

No hay comentarios :