contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

jueves, 8 de abril de 2010

Cine actualidad/ "EL ESCRITOR"

El negro del Primer Ministro



Pocas veces uno tiene la ocasión de ver en un cine comercial como el de la ciudad de Lorca, donde vivo, una película tan seria, tan madura, tan sin concesiones al adocenado público adolescente, como ésta que ví anoche: "El escritor". Bueno, lo de "El escritor" es un título castellano más bien bobo y que no tiene ningún tipo de gancho comercial, que trivializa el original inglés "The ghost writer". Quizás los de la distribuidora han pensado que algunos angloparlantes mal informados podrían haberla tomado como una especie de secuela en plan político de "Ghost rider" ("El motoritsta fantasma"), así que han optado por eliminar el "Ghost" (sí, éso, "fantasma"), dejándonos únicamente lo de "Escritor". Pero, claro, así se pierde totalmente el sentido de lo que los anglosajones conocen como "escritor fantasma", que no es otra cosa que lo que por aquí hemos dado en llamar un "negro", término de connotaciones racistas y esclavistas que alude a la persona que, desde el anonimato, escribe haciéndose pasar por otro, habitualmente alguien famoso pero que no tiene ni idea de cómo narrar una historia... ni siquiera la suya propia. Esto es lo que le sucede al protagonista de "El escritor", un hombre a quien le adjudican el encargo de ser el "negro" de un ex-Primer Ministro británico famoso por haberse plegado en todo al Presidente de los Estados Unidos, y que, en los días previos a ser juzgado por crímenes contra la Humanidad en el tribunal de La Haya, pretende escribir sus memorias pero no sabe cómo... Continuando una ya larga carrera en la que ha habido tanto éxitos incontestables ("La semilla del diablo", "Repulsión", "El pianista") como bodrios indescriptibles ("Piratas", "La novena puerta"), Roman Polanski ha sido el encargado de poner en imágenes esta novela de Robert Harris a la que ha acompañado la polémica desde el principio. Para empezar, es evidente que el argumento pretende realizar una durísima crítica contra Tony Blair, a quien no es nada difícil identificar con el ficticio Adam Lang, que, se mire por donde se mire, no sale nada bien parado. Por otra parte, mientras terminaba el montaje del film, el propio Polanski estuvo en el disparadero de la opinión pública, cuando permaneció detenido en espera de juicio tras habérsele reclamado desde Norteamérica por una causa pendiente de abusos cometidos hace más de treinta años sobre una menor de edad. Afortunadamente para el Séptimo Arte, todas estas presiones externas no han afectado a la creatividad del cineasta, que durante todo el metraje consigue componer un inesperado thriller de atmósfera inquietante cuya tensión va in crescendo hasta un desenlace del que luego hablaremos. Lo mejor de "El escritor" es la facilidad con que el realizador polaco consigue que el espectador se identifique totalmente con el protagonista, haciéndole partícipe de todo lo que acontece con tanta verosimilitud que uno a veces se olvida de que tan sólo está viendo una película, de que, cuando las luces se enciendan, uno no va a seguir sintiéndose inmerso en una sofocante conspiración política de consecuencias imprevistas. Yo mismo, tan agotado emocionalmente estaba, que al poco de salir de la sala no podía evitar sentirme vigilado por cualquier desconocido de apariencia mínimamente sospechosa. Se trata, no lo olvidemos, de una película que pretende y consigue ser realista, con personajes reales y con situaciones reales en las que uno se va introduciendo y, sin darse cuenta, no puede evitar meterse en la piel del pobre escritor sobrepasado por los acontecimientos. A ésto también ayuda la labor de un espléndido reparto de grandes actores británicos y americanos deseosos de trabajar para un mito viviente como Polanski. El protagonista es Ewan McGregor, que prácticamente repite, aunque con algo más de fortuna, su papel de "La lista". A su lado, un carismático Pierce Brosnan como el ex-Primer Ministro, Olivia Williams como su ¿sufrida? esposa, Kim Cattrall como la secretaria que pasa por ser algo más, y el siempre magnífico Tom Wilkinson como un profesor afecto a la CIA. Para los más cinéfilos, son muy de agradecer las apariciones de Timothy Hutton, un decrépito Eli Wallach y un calvo James Belushi que hacía tiempo que no se dejaba ver. La música, cuyo estilo remite a las bandas sonoras de los films más europeos del director, la firma el cada vez más interesante Alexandre Desplat. Antes he hablado de que los minutos finales del film se merecen un comentario especial, y es que yo mismo no pude evitar aplaudir cuando todo se acaba. Polanski filma todo el metraje sin efectismos y con mucha sobriedad, pero las dos últimas secuencias se elevan muy por encima del resto, por su inventiva visual y su perfección formal. En la presentación del libro, justo cuando el “negro” descubre toda la verdad, escribe y dobla una nota en un papel y ésta va pasando, de mano en mano, hasta llegar a su destinatario, en un único plano formidable. Segundos después, lo que le sucede al protagonista no lo vemos ni casi lo oímos, pero lo sentimos igualmente merced a una brillantísima elipsis que demuestra que a quien lleva el Cine en las venas el talento y la capacidad de sorprender nunca le abandonan.



Luis Campoy



Lo mejor: el tono realista, la banda sonora, las dos secuencias finales


Lo peor: que la complejidad de algunos entresijos de la trama no sea inteligible para cualquiera


El cruce: "Michael Clayton" + "La sombra del poder" + "La tapadera"


Calificación: 8,75 (sobre 10)

2 comentarios :

Jose Antonio dijo...

Si bien la primera mitad de la película se hizo un poco lenta, lo que me hizo temer que iba a ser algo plana, la segunda parte tomó más fluidez. Realmente es una trama algo compleja. Son de esas que nada es lo que parece y hasta el desenlace final te tiene en vilo (sobretodo la segunda parte). La banda sonora me gustó bastante y sentía como te empujaba a entrar en el misterio del film. Las dos escenas finales que comentas son efectivamente geniales y no diremos más para el que todavía no la haya visto. Tuve la sensación de ver una película como las de antes. Saludos. J.A.

Luis Campoy dijo...

Buen comentario,esta vez estamos de acuerdo en casi todo.