contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

jueves, 9 de febrero de 2017

PÍLDORAS DE CINE (Febrero 2017) (y II)

En estos tiempos turbulentos marcados por la ominosa omnipresencia de Donald Trump, deseoso de amargarnos la vida un día sí y otro también, lo mejor es aislarse durante un ratito en el mundo de la fantasía.  Si no se puede acudir regularmente a la sala de proyección más próxima, lo que el doctor Luis os receta son sus celebérrimas…  ¡PÍLDORAS DE CINE!

VIVIR DE NOCHE
De todos es sabido que Ben Affleck, quien vuelve a estar en la cresta de la ola gracias a su papel del Hombre Murciélago en “Batman v Superman”, está mejor considerado como director que como actor.  Su anterior realización, “Argo”, incluso cosechó una importante remesa de Oscars en 2013, por lo cual las expectativas eran altas de cara a su nueva incursión en el terreno de la dirección.  “Vivir de noche” se basa nuevamente en un libro de Dennis Lehane, inspirador de su debut como realizador, “Adiós, pequeña, adiós”;  en este nuevo relato, ambientado en los violentos años 20, Affleck ha hallado un filón en el que homenajear a sus films favoritos del cine negro.  Las referencias a “Scarface”, “Al rojo vivo” o “El Padrino” pululan a sus anchas durante todo el metraje, lo cual se agradece.  Sin embargo, el Affleck-director comete un irreparable error de casting, al otorgar a su alter ego, el Affleck-actor, el papel protagonista.  Su inexpresividad, todavía más acentuada tras una (innecesaria) operación de cirugía estética, imposibilita que nos creamos del todo la ascensión de ese humilde atracador irlandés que no parará hasta ponerse al frente del crimen organizado de la luminosa Florida.  Por lo demás, y obviando muchos diálogos que me temo que están traducidos muy a la ligera, la fotografía, el vestuario y el diseño de producción son una verdadera delicatesen, y los tiroteos son de lo mejorcito que se ha visto dentro del género gansteril en muchos años.
Calificación:  7 (sobre 10)


MINE
Parece que las hazañas bélicas protagonizadas por soldados que pisan una mina antipersona en pleno desierto, y no pueden retirar el pie so pena de que el aparato estalle, se han puesto de moda en todo el planeta.  Si hace unos meses nos llegaba un corto filmado por el realizador lorquino Bernardo Hernández y protagonizado por Jordi Rebellón y Fernando Guillén Cuervo, ahora es el estadounidense Armie Hammer el encargado de erigirse en sufrido protagonista de este thriller que, de haber durado una hora menos, hubiera resultado muchísimo más interesante.  Pero ¡ay! los directores italianos Fabio Guaglione y Fabio Resinaro fracasan estrepitosamente en su intento de mantener el interés durante 1 hora y 46 minutos a base de rellenar con retazos de culebrón los infinitos vacíos dejados por una anécdota tan impactante como esquemática.  El tráiler me encantó y me dejó alucinado….  pero aquel modélico ejercicio de virtuosismo resumidor naufraga en un mar de despropósitos.  No todo vale para estirar el chicle;  cuando la goma de mascar se expande sin ton ni son, pierde el sabor y el aroma, y lo que más deseas es sacártela de la boca de una vez.  Comparativamente, más satisfactorio resulta el corto de Bernardo que el largo de Guaglione & Resinaro.
Calificación:  5 (sobre 10)

CONTRATIEMPO
Mario Casas es el máximo exponente del star-system made in Spain.  A pesar de que el paso inexorable del tiempo le va alejando del prototipo del galán teenager, los productores deben pensar que  también sus fans crecen y evolucionan de igual manera, y el muchacho enlaza una película con otra sin solución de continuidad.  En esta ocasión, Casas encabeza el reparto de la nueva película de Oriol Paulo, algo así como el hermano pobre de de J.A, Bayona.  Como guionista, Paulo escribió el libreto de “Los ojos de Julia” y la reciente “Secuestro”, y, como realizador, anteriormente había dirigido “El cuerpo”, y a fe mía que todas esas películas parecen, si no hermanas gemelas, sí al menos primas hermanas.  Ese suspense tan toscamente esbozado como hábilmente visualizado;  esos finales de traca (en el buen sentido) que pretenden epatar al espectador…  Vista una película de la factoría, vistas todas (o casi), y las consecuencias acaban siendo muy perjudiciales:  todos los personajes se notan cortados por el mismo patrón, las subtramas son absolutamente predecibles y el golpe de efecto final se ve venir desde muy lejos.  Por lo demás, el envoltorio técnico es irreprochable, los actores secundarios nunca fallan (aquí, el recurrente José Coronado, la guapísima Barbara Lennie y una inesperada Ana Wagener) y el auténtico suspense consiste en tratar de entender los diálogos pronunciados por Mario Casas.

Calificación:  6 (sobre 10)

No hay comentarios :