contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

martes, 19 de junio de 2007

Retroceder para avanzar


Como quien regresa al vientre materno después de una existencia poco ilusionante, brusca y casi repentinamente me he descubierto viviendo de nuevo junto a mis padres en Alhama de Murcia. Tras esos largos nueve meses en que cada noche me dormí y cada mañana me desperté en Lorca, el parto ha sido nuevamente traumático, con un aborto como colofón. Aborto figurado, se entiende, porque de la gestación he retrocedido a la fase previa a la concepción. Y cada vez me cuesta más concebir, concebir una existencia en pareja compartida bajo el mismo techo. Creo que es innegable el valor manifestado al haber decidido intentarlo, pero no es menos loable la valentía de haber puesto punto y aparte a una convivencia en un Edén en el que el jardinero se olvidó de embellecer las rosas y limar todas las espinas. ¿Para qué negarlo? Cuando uno se va haciendo mayor (cosa que sucede todos los días), va teniendo más y más claro qué es lo que quiere y qué es lo que no quiere, y, aun cuando lo primero a veces puede parecer borroso cuando las gafas se hallan empañadas por el amor, saber qué es lo que NO se quiere es la mejor brújula para navegar a través del río de la vida, especialmente cuando ya has cumplido la mitad de la travesía. ¿Qué esperas obtener de la otra mitad? Evidentemente, ser más feliz de lo que has sido, aun cuando tan elemental axioma pase por un retroceso táctico hacia el único territorio en el que un ser humano está auténticamente a salvo: los tiernos momentos de la infancia. Ahora toca descanso y reflexión, y también plantearse si el fin de la convivencia plena implica el pleno final de la relación. A veces, aunque parezca un trabalenguas, sólo retrocediendo encontraremos las claves para poder avanzar.

13 comentarios :

Ángel dijo...

Perspectiva, amigo Luis, lo que hace falta es perspectiva y apoyo. Cicatrice en compañía del núcleo duro de su gente y un poco de distancia siempre ayuda. Espero que su renacimiento sea bueno.

marisa dijo...

AYYYYYYY...QUE BONITO COMO LO DICES...¡¡¡SINO FUERA POR QUE EN ELLO VA UN POCO DE SUFRIMIENTO!!!

YO, AMIGO LUIS, ESTOY AQUI POR SI ME NECESITAS IGUAL QUE TODOS LOS QUE TE APOYAMOS, AUNQUE NO LO CREAS
ESTAS SITUACIONES SIEMPRE TE LLEVAN A OTRAS MEJORES.

TE LO DIGO POR EXPERIENCIA.

MIL BESOS

MARISA

Camille dijo...

Por tus palabras entiendo que el punto final no está aún escrito. Coincido con ángel en la necesidad de perspectiva y eso sólo lo da la distancia. Es increíble lo que puede hacer tomar distancia del problema, y más increíble aún lo difícil que es conseguir tomar esa misma distancia.

Ánimo!

Anónimo dijo...

Texto precioso, como dice Marisa, que pena que guarde dolor... Animo. Por otro lado, perdona que use esta entrada para hacerte un requerimiento. ¿Vas a comentar el atentado a las tropas españolas en el Líbano?? Me gustaría saber tu opinión. En fin, si no lo tenías pensado, no lo hagas.
Un abrazo desde Tenerife.

Armandoxscky dijo...

Hola Luís, que pena devolverte la visita que hiciste a mi blog en estas tristes circunstancias, pero así es la vida, solo queda continuar y siempre hacerlo con la esperanza que el dia de mañana será mejor que el hoy.
Estoy seguro que hiciste todo lo posible para mantener la ilusión, pero en esto de las relaciones, el esfuerzo debe ser de 2, yo atravesé un tiempo dificil en mi relación y estaba decidido a terminar pero, pensé al mirar los ojos de aquella que hace 13 años me ilusionó tanto que la lleve al altar; tus ojos hablan como lo hace tu boca, es pues, tu sentimiento sincero, lo intento una última vez? ya pasaron 2 meses y parece que sí, parece que está funcionando.
Animo Luís, pronto el camino te juntará con alguien afin a tus ideales, sentimientos, afectos y desafectos. El tiempo pasa y lo cura todo, espero que en mi proxima visita las cosas hayan mejorado.

Escribe tu "familiar lejano" de Ecuador, el de Letras a lo Ignoto. . .

Anónimo dijo...

Luis, sabes que el ser humano es el único animal que tropieza dos, e incluso doscientas mil veces en la misma piedra, por eso cada caida va siendo más leve y vamos aprendiendo a levantarnos más deprisa, con esto no digo que no duela. Dijo Anibal que la victoria fué siempre de quien jamás dudó. Ahora te vendrá bien esos dias de relajación y reflexión, seguro que después de estas vacaciones todo lo ves con mucho más optimismo.
Te deseo mucho ánimo y muchos besos.

"La Aviadora"

Luis Campoy dijo...

Para Angel: Ciertamente lo que me ví más o menos obligado a hacer fue a retroceder unos kilómetros o unos meses atrás para tomar la perspectiva necesaria. Desde donde estoy ahora, las cosas se ven de otra manera. Y parece que funcionan mejor. Un abrazo.

Luis Campoy dijo...

Para marisa: muchas veces, los textos más escritos los escribimos con los latidos más dolorosos del corazón. Sé que por experiencia también eres consciente de ésto, y sólo me cabe esperar que las cosas te sigan sonriendo.

Luis Campoy dijo...

Para Camille: en ciertas ocasiones los puntos no son finales sino "y aparte", como tú muy bien dices. Otras veces, son sólo puntos... y seguido. ¿Soy muy críptico?.

Luis Campoy dijo...

Para Guillermo: en estos días de recuperación y carga de neuronas me he decido a escribir algo acerca del incidente "libanés". Hoy mismo lo he publicado. Sé que no coincideremos del todo en el punto de vista, pero ¡ahí lo tienes! Y gracias por continuar al lado nuestro-

Luis Campoy dijo...

Para Armando: muy agradecido por tus palabras, máxime siendo compatriota de mi compañera de viaje, incluso ahora que no viajamos desde las mismas cuatro paredes. He de decirte que aquí en España la gente no suele tener muy buena oportunidad acerca del colectivo ecuatoriano (por motivos que no viene al caso enumerar), pero yo me siento muy orgulloso de tener estupendos amigos de esa nacionalidad, entre los cuales te incluyo.

Luis Campoy dijo...

Para La Aviadora: gracias por tus palabras, bebedoras de las fuentes de Aníbal y el propio Howard Hughes (¿o solamente era Leonardo DiCaprio?). Pero tienes razón: aunque nos seguimos cayendo, las caídas cuestan menos de remontar. Muchos besitos.

marisa dijo...

COMO NO ESTOY ACOSTUMBRADA A QUE LAS COSAS ME SONRIAN, SIEMPRE PROCURO SONREIR YO.

ACTUALMENTE, ME SONRIEN, PERO NO CREAS TODO PERTENECE A UN TIEMPO.

POR LO QUE TE PUEDO LEER, OBSERVO O INTUYO QUE ESTAS POR LO MENOS TRANQUILO EN EL ALMA...MIL BESOS.