contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

miércoles, 10 de enero de 2007

Cine: mi comentario sobre "ERAGON"


Mal he empezado el año… en lo cinematográfico.

Free Image Hosting at www.ImageShack.us
La primera película que he tenido oportunidad de ver en una sala de cine en estos primeros días del recién nacido 2007 me ha dejado un pésimo sabor de boca. “Eragon”, film (pretendidamente) épico cuyo nada disimulado deseo es el de atraer a un público mayoritariamente infantil y juvenil, ha resultado ser un pestiño de proporciones… épicas.

Teniendo en cuenta que el jovencísimo autor del best-seller en que se basa la película, Christopher Paolini, tenía 15 años cuando escribió el primer borrador de su novela, no era muy difícil prever que el muchachote se habría dejado arrastrar por un torrente imaginativo inequívocamente deudor de las fuentes literario/cinematográficas que habían bañado sus sueños infantiles. Lo que es imperdonable es que guionistas, productores y director hayan dado por bueno un producto tan vulgar, soso, aburrido e impersonal.

Por si a alguien le parece necesario, puedo afirmar y afirmo que el levísimo hilo argumental de “Eragon” es exactamente el mismo que el de “La Guerra de las Galaxias” y “El Señor de los Anillos”, que han sido descaradamente plagiadas para la ocasión, además de haber sido sometidas a un proceso de fusión que entremezcla sus evidentes semejanzas y sus grandes o pequeñas diferencias. La ¿historia? del film que comentamos nos presenta a un muchacho (Eragon en la película del mismo título; Luke Skywalker en “La Guerra de las Galaxias”/Frodo Bolsón en “El Señor de los Anillos”) que ha sido criado por su tío (Garrow en “Eragon”; Owen Lars en “La Guerra de las Galaxias”/Bilbo Bolsón en “El Señor de los Anillos”), ignorante de que su destino es ser el portador de un secreto o arma de poder incalculable (un huevo de dragón aquí; la Fuerza en “La Guerra de las Galaxias”, el Anillo Unico en “El Señor de los Anillos”). El aprendiz de héroe tendrá que enfrentarse a un poderoso villano con delirios de grandeza (el Rey Galbatorix en “Eragon”; el Emperador Palpatine en “La Guerra de las Galaxias”, Sauron en “El Señor de los Anillos”), cuyo servidor más fiel y peligroso ostenta poderes mágicos (Durza en esta película; Darth Vader en “La Guerra…”, Saruman en “El Señor de los Anillos”). A tal efecto, el protagonista contará con la ayuda inestimable de un venerable mentor o preceptor (Brom en “Eragon”; Obi Wan Kenobi en “La Guerra de las Galaxias”/Gandalf en “El Señor de los Anillos”) cuya temprana muerte (real o aparente) obligará al joven a madurar a marchas forzosas para no defraudar las expectativas de libertad de quienes le ven como el único capaz de liberarles de la tiranía…

No son las citadas las únicas fuentes de inspiración de “Eragon”: también podríamos mencionar “Dragonheart”, “El Señor de las Bestias”, “La Historia Interminable”, “Willow” o incluso la saga de “Harry Potter”, de lo cual hemos de concluir que pocas veces se ha visto un film tan carente de personalidad propia. Tal vez los niños sean los únicos capaces de dejarse cegar por los vuelos a lomos de dragón, los bellos paisajes o la briosa música compuesta por Patrick Doyle. Aparte de esto, no hay nada más que justifique la visión de “Eragon”, que ni siquiera funciona como film de evasión o entretenimiento, ya que es soberanamente aburrida. Sus diálogos están tan torpemente construídos que no se sabe si dan risa o pena, y, en cuanto a la (vergonzante) participación de grandes actores como John Malkovich, Robert Carlyle (protagonista de “Full Monty”) o Jeremy Irons (el único de los tres que resulta convincente y entrañable, a pesar de que se limita a repetir su papel de cruzado en “El Reino de los Cielos”), cabe atribuirla tan sólo al cuantioso cheque que los productores les habrán puesto ante sus ojos, y es que, en estos tiempos tan faltos de creatividad e imaginación, todos los grandes estudios de Hollywood pretenden tener su propia saga generadora de dividendos, que les permita contar una y mil veces la misma historia sin tener que calentarse la cabeza todos los años para poner en marcha producciones de auténtica calidad… pero que entrañan evidentes riesgos de no saber o no poder enganchar al público nuevo.

“Eragon” constituye el debut como director cinematográfico de Stefen Fangmeier, hasta ahora supervisor de efectos visuales en títulos como “Una serie de catastróficas desdichas”, “Señales” o “La tormenta perfecta”), a quien no creo que haya que atribuirse íntegramente el inexcusable fracaso de un film que, como casi todos los que pertenecen a una serie o saga, son más “de productor” que “de director”. No obstante, mentiría si dijera que Fangmeier, bajo cuya batuta actorazos como Malkovich, Irons o Carlyle han cuajado el peor trabajo de sus respectivas carreras, me inspira un ápice de confianza para futuras producciones. Pero claro, el bombardeo publicitario ha sido tan intenso que las recaudaciones de una película tan ostensiblemente mala como “Eragon” serán, sin duda, tan cuantiosas que dentro de poco se estrenarán “Eragon II” y “Eragon III”… aunque espero aprender de la experiencia y negarme en redondo a volver a desperdiciar mi tiempo y mi dinero en acercarme a un cine para visionarlas.

Para finalizar, una pregunta sin respuesta; ¿para qué demonios querrán tanto poder los villanos megalomaníacos como Galbatorix, el Emperador Palpatine o Sauron, si luego se limitan a pasar los días con cara de malas pulgas y encerrados en estancias tan frías y oscuras como deben ser sus propias almas?.


Luis Campoy
Calificación: 3,5 (sobre 10)

7 comentarios :

Anónimo dijo...

Vi la peli después del leerme el libro. El libro es malillo y la peli peor. En el film sólo salvo a Saphira (el personaje 3d)Es que la peli hasta tiene algunos gazapos gordísimos

Jose dijo...

Compruebo con desilusión que pese al mal producto que es Eragon le das un 3 con algo. Mal hecho para el resto de las películas que honrosamente llegan al 5, o que lo sobrepasan. No insultes a otros filmes con una nota tan buena, pese a que tenga buenos efectos,buen sonido o exquisito vestuario.

Pues eso.

Anónimo dijo...

yo me e leido el libro y me encantoy la pelicula mas todavia.conozco a mucha gente k le encanta tanto la palicula komo el libro y piensan igual k yo k la pelicula no se merece un 10 si no un 11 por no ablar del libro y los k dicen k la peli y el libro son malos es k no entienden ni de cine ni de libros

Luis Campoy dijo...

Parece que eres una persona joven, y es maravilloso que seas capaz de ilusionarte por algo. Pero argumentos como "los k dicen k la peli y el libro son malos es k no entienden ni de cine ni de libros" no creo que sean del todo convincentes, ¿no? Todos los que hemos dicho que la peli es mala hemos justificado nuestra opinión, ¿qué tal si te esfuerzas por hacer lo mismo con la tuya? ¿Por qué crees que la película y el libro son tan buenos? Espero tu respuesta. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Yo tengo 40 años, no soy un jovenzuelo, pero tampoco me tengo por carroza, leí las dos primeras partes de la saga y estoy esperando la tercera.
La pelicula se aparta un poco del libro -de acuerdo- pero en general me ha parecido más que entretenida.
Decir que la peli o el libro son malos, es ir demasiado lejos. Si no gusta a alguien, que diga que no le gusta, no que son malos.

Me rio yo de los que crirican desfavorablemente una pelicula, cuando lo que deben hacer es dar una opinión personal, no hacer creer al público en general que una opinión personal debe tomarse como una regla.

Paula dijo...

He leido el libro y he visto la pelicula, debo decir que la misma se aparta notablemente del libro pero no tanto como para perder su naturaleza real.
Cabe decir que cada uno tiene su opinion y sus gustos pero si hablamos de plagios en el mundo del espectaculo nos encontraremoscon millones de ejemplos no solo en el campo cinematografico, sino tambien en la musica y programas de pantalla chica.Por eso mismo no se puede negar que desde hace ya bastante tiempo los relatos de las peliculas estan basados en los de muchas otras, y por eso es que se presentan bastantes similitudes. Además en qué historia no aparece un villano y un héroe, el cual esta acompañado por un gran amigo y/o compañero fiel? O acaso la vida misma no se presenta muchas veces de la misma manera.

Luis Campoy dijo...

Es gratificante que un artículo tan "viejo" como éste siga siendo objeto de análisis, y me siento feliz por ello. Estooooo.... De verdad, me encanta que os encante "Eragon", tanto el libro como la película, pero, sin haber leído el libro (cosa que ya dije), insisto en que la película me pareció bastante malilla, y, para decir éso, me baso en elementos mal desarrollados como el guión, los diálogos, la interpretación y la dirección. Desconozco qué otro criterio se puede seguir para valorar una película, pero éste es el mío. Un saludo a todos.