contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

sábado, 15 de agosto de 2009

Cine/ "ENEMIGOS PÚBLICOS"


Jack Sparrow contra Batman

Realmente tenía ganas de ver esta película, quizás por su director, quizás por sus actores, quizás, simplemente, por su temática… Lo primero que hay que dejar claro es que “Enemigos públicos” decepciona un poco. Narra la historia más o menos verídica del peligroso gangster John Dillinger, uno de los criminales más buscados en toda la historia de los USA, y del agente del FBI que finalmente lo capturó. En su época, bastante similar a ésta que estamos viviendo ahora, se acababa de producir una de las mayores crisis económicas que el mundo ha visto (el crack del 29), y el reparto de la riqueza era tan injusto que las diferencias sociales quedaban más patentes que nunca. Sólo por esta razón se explica el hecho de que Dillinger y su banda, ladrones de bancos que se jactaban de perpetrar un atraco en el tiempo récord de 1 minuto y 40 segundos, gozaran de una inmensa popularidad entre las clases bajas; a nadie se le escapaba el hecho de que, si bien era cierto que desvalijaban al poderoso (la institución financiera), respetaban siempre a los humildes y jamás se llevaban un centavo de los clientes que sorprendían en los bancos que atracaban. Por todo ello es por lo que la prensa comparaba sus andanzas con las del no menos célebre bandido británico Robin Hood, llegando ambos a erigirse, para algunos, en verdaderos héroes populares. El director de “Enemigos públicos”, Michael Mann, goza de gran predicamento en la industria del Cine tras haber sido artífice de la televisiva “Corrupción en Miami” (así como de su versión cinematográfica) y de títulos como “El último mohicano”, “El dilema”, “Heat” o “Collateral”, por lo que cada una de sus películas se espera como agua de Mayo; además, no cabe duda de que el reparto elegido para este nuevo film (Johnny Depp como Dillinger y Christian Bale como Melvin Purvis, el agente del FBI que le persigue) resultaba, a priori, sumamente atractivo. No obstante, varios son los problemas que surgen mientras se contempla la película. Para empezar, resulta un poco molesto que Dillinger y su banda sean presentados como héroes que causan fascinación por su modus operandi y su modo de vida, que incluye coches lujosos y ropas caras, mientras que Purvis y el FBI en general parecen unos pardillos incompetentes. Además, Johnny Depp debería maldecir el día en que Jack Sparrow se cruzó en su camino, porque desde entonces parece marcado por una especie de estigma gestual y la mayoría de sus miradas y sus muecas nos hacen pensar en el célebre pirata, lo cual resta credibilidad al personaje que está desempeñando. El hecho de tener que asistir a la glorificación de un villano que no acaba de resultar entrañable y de no poder empatizar, tampoco, con los policías que le persiguen, hace que el espectador se sienta incómodo. Las secuencias de acción son, éso sí, excelentes, aunque tal vez un poco demasiado abundantes y reiterativas, y acompañadas por una molesta banda sonora que provoca más distanciamiento que emoción. Casi todo lo demás es irreprochable (ambientación, vestuario, fotografía, montaje…), y ¿quién lo iba a decir?, al amanerado Johnny Depp y al soso Christian Bale les ganan la partida la maravillosa francesita Marion Cotillard (“Piaf”) y el estupendo Jason Clarke, que interpretan, respectivamente, a la novia y al lugarteniente de Dillinger, quien, por cierto, fue abatido por el FBI a la salida de un cine en el que había ido a ver una película… de gangsters.



Luis Campoy

Lo mejor: la ambientación, los ojos de Marion Cotillard
Lo peor: que Johnny Depp no logre emocionar con su personaje y que Christian Bale siga abonado a los roles introvertidos y silenciosos
El cruce: “Los intocables de Eliot Ness” + “Bonnie & Clyde” + “Le llaman Bodhi” + “Heat”
Calificación: 8 (sobre 10)

No hay comentarios :