contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

martes, 25 de septiembre de 2012

Cine actualidad/ "DESAFÍO TOTAL"


Sueños olvidables

Recuerdo aquella tarde casi como si fuese ayer.  En "Sesión de tarde" de la Primera cadena pusieron "Conan, el Bárbaro", y, apenas un ratito después, fui al cine para ver la nueva película del actor de aquélla, Arnold Schwarzenegger.  Incluso la música de Jerry Goldsmith para "Desafío total" ("Totall Recall", 1990) recordaba lejanamente a la magistral partitura de Basil Poledouris compuesta para ilustrar las hazañas del guerrero del comic.  El caso es que, 22 años después, un Hollywood carente de mejores ideas se ha decidido a realizar un remake de aquella entretenida cinta de Paul Verhoeven, de cuya "RoboCop", por cierto, también está a punto de estrenarse una nueva versión.  El punto de partida de ambos "Desafíos" hay que buscarlo en un relato corto de Philip K. Dick (autor de "Blade Runner") titulado "We can dream it for you wholesale" ("Podemos soñarlo por usted al por mayor"), en el que una empresa de ingeniería mental ofrece a sus clientes la posibilidad de implantarles recuerdos "falsos” que, a la larga, parecerán tan reales como los auténticos.  Vamos, como soñar a la carta y luego conservar un recuerdo vívido e indeleble de lo soñado.  El problema surge cuando el protagonista visita la clínica y, en mitad de la implantación del sueño artificial, descubre que alguien le ha lavado el cerebro y ni su existencia ni su propia personalidad son ni remotamente parecidas a como él siempre había creído... 


No esperaba mucho de esta nueva "Desafío total", entre otras cosas porque de las grandes expectativas surgen las grandes decepciones (como me sucedió recientemente con "Promeheus"), pero lo poco que esperaba se quedó muy pronto diluído en un sinfín de persecuciones, explosiones y diálogos patateros.  El responsable del desaguisado no es otro que Len Wiseman, artífice de la saga fantástica "Underworld" y que también filmó la entrega más flojita de "Jungla de cristal".  Los guionistas de esta vuelta de tuerca afirman que esta nueva aproximación es más parecida al relato original que la cinta protagonizada por el "Chuache", pero el sólo hecho de omitir el viaje a Marte del protagonista y concentrar toda la acción en una deprimente Tierra, ya supone un hándicap a la hora de establecer una comparación.  Claro que ¿realmente pueden compararse ambas películas?  El film de ahora es simplemente un thriller de acción del montón, rodado al estilo frenético impuesto por la saga "Bourne", con algunos efectos visuales impresionantes pero que, incluso bajo el estruendo de las explosiones (o precisamente por éso), llega a hacerse terriblemente soporífero.  Mientras tanto, y sin ser tampoco una obra maestra, la película de Verhoeven (que revisé oportunamente anteayer) tiene una estructura perfectamente definida, un tratamiento visual original e imaginativo, un uso del color sencillamente magistral (contraponiendo los tonos fríos de la Tierra con los rojos cálidos de Marte), personajes secundarios inolvidables (Kuato, el mutante estomacal, o el chófer robótico Johnny-Taxi) y un tema musical que sigue vigente hoy en día (debido, entre otras cosas, a su asociación a cierto programa deportivo de Canal +).  Ante todo ésto, el remake de 2012 no tiene absolutamente nada que hacer.  El protagonista, un Colin Farrell menos aborrecible que en otras ocasiones, pasa sin pena ni gloria por un montón de accidentadas desventuras;  sus acompañantes femeninas, Jessica Biel y Kate Beckinsale son tan parecidas físicamente que en ocasiones llegan a confundirse, y la segunda tiene un protagonismo inusitado e inútil simplemente por ser la esposa del director;  el carismático Bill Nighy aparece apenas tres minutos haciendo de imposible líder de la Resistencia;  y sólo por no ver el ridículo pelucón de Bryan Cranston uno está deseando que lo maten lo antes posible.  Ni siquiera los estimulantes efectos visuales de los que hablé antes ni el evidente homenaje a "Blade Runner" en los diseños de producción logran paliar la sensación de que, para remakes como éste, lo mejor es visionar de nuevo la insuperada versión original.

Luis Campoy

Lo mejor:  las simpáticas (o así me las tomé yo) referencias visuales a “Blade Runner”
Lo peor:  las actrices, los personajes secundarios, el exceso de persecuciones
El cruce:  “Desafío total” (1990) + “Blade Runner” + “Underworld”
Calificación:  4,75 (sobre 10

1 comentario :

EXPEDIENTEX dijo...

Antes de nada que la gota fría no te haya afectado, vuelvo por aquí
porque en mi blog
hay premio para tí...