Las películas de mi vida/ "QUÉ BELLO ES VIVIR"


La vida puede ser maravillosa


La película más navideña de la historia del cine no transcurre en Belén, ni tiene como protagonista al Niño Jesús.  Por el contrario, está ambientada en los Estados Unidos de la posguerra y creo que todos los amantes del cine la han visto o deberían verla, al menos alguna vez…

 

El protagonista de “Qué bello es vivir” es George Bailey, un hombre bueno y sencillo, cuya vida siempre se ha caracterizado por su elevado sentido de la responsabilidad y su entrega a sus semejantes.  El modesto banco que heredó de su padre ha ayudado a muchos de sus conciudadanos, pero, de repente, George se enfrenta a un gravísimo problema de liquidez y, desesperado, sólo se le ocurre suicidarse.  Es entonces cuando entra en escena un ángel enviado desde el Cielo cuya misión es revelar a George hasta qué punto su vida es importante, y cómo serían las vidas de los demás si él no existiese…

 


James Stewart y Donna Reed, los enamorados George y Mary

El regalo más grande que puede recibir un sér humano es, naturalmente, la vida, y de ahí sacó el título el publicista e historiador Philip Van Doren Stern para el que sería el más famoso de sus relatos:  El regalo más grande”.  Stern fue pionero en la autoedición, puesto que, durante las Navidades de 1943, decidió enviar a sus familiares y amigos una original tarjeta de felicitación en la que se incluía un texto de 24 páginas que ninguna editorial había querido publicarle y que decidió costearse él mismo.  Un productor de cine de la compañía RKO Pictures tuvo acceso a una de esas tarjetas navideñas, y tanto le gustó la historia que decidió convertirla en película.  La idea inicial era ofrecer el papel protagonista a Cary Grant y contratar a Frank Capra como realizador, pero Capra prefirió a James Stewart, con el que había trabajado en “Vive como quieras”, “El secreto de vivir” y “Caballero sin espada”.  Stewart fue rodeado de un espléndido reparto en el que estaban Donna Reed como la fiel esposa, Lionel Barrymore como el despreciable villano, Thomas Mitchell como el tío encantador, Ward Bond como el amigo policía y Henry Travers como el adorable ángel que necesita realizar una gran acción para obtener sus alas.

 

La desolación de George le llevará al borde de la locura

La filmación de “Qué bello es vivir” requirió la construcción de todo un pueblo (el ficticio Bedford Falls), un gigantesco decorado que aprovechaba los restos de la figuración creada para  la primera versión de “Cimarron” e incluía las fachadas de 75 edificios, comercios e incluso un área residencial.  Curiosamente, en el momento de rodar las tomas exteriores se hallaban en pleno verano, por lo que la nieve que recubre las calles tuvo que ser creada artificialmente, empleando un nuevo sistema basado en la espuma que se utilizaba para sofocar incendios.  Esta novedosa técnica (que desde entonces se conoce como “nieve artificial”) se vio recompensada con un Oscar especial que, por cierto, fue el único que recibiría la película.

 

Clarence, un ángel en busca de sus alas


Qué bello es vivir” tuvo que competir en los cines y en los Oscars de 1946 con “Los mejores años de nuestra vida” de William Wyler, resultando perdedora de aquella contienda.  Tampoco la beneficiaron algunas alusiones religiosas de su argumento (las referencias al cristianismo) ni la lectura en clave política que algunos medios de comunicación se empeñaron en llevar a cabo.  Sin embargo, quiso la casualidad (o el destino) que “Qué bello es vivir” pudiera alcanzar una popularidad inconmensurable en los años posteriores, y ello se debió a un despiste burocrático a la hora de renovar el copyright en 1973, por lo que la película pasó a ser de dominio público, razón por la cual las televisiones de todo el mundo, al verse exentas de tener que abonar derechos de exhibición, la programan masivamente desde entonces.

 

La bondad de George para con sus conciudadanos al final tendrá su recompensa

He leído acerca de “Qué bello es vivir” algunas críticas en las que se la tacha de “ñoña” o “sensiblera”, pero, para mi, es imposible enfrentarse a ella sin experimentar, desde el principio y hasta el final, un torrente interminable de emociones.  “Qué bello es vivir” posée un mensaje tan elemental como inspirador: es mejor ser bueno que ser malo, sacrificarte por alguien al final compensa, y todo el bien que se hace por nuestros semejantes acaba revirtiendo en nuestro beneficio.  Puede parecer, ciertamente, un planteamiento excesivamente ingenuo, pero algo de magia tiene que tener esta película para que, cada vez que la veo, crezca en mí el deseo (o, aún más, la necesidad) de intentar ser mejor persona.  Sólo por eso pienso que esta maravillosa película debe ocupar un lugar de honor entre las obras maestras del Séptimo Arte.


Luis Campoy

Calificación:  9 (sobre 10)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Banda Sonora: "PIRATAS DEL CARIBE, La Maldición de la Perla Negra"

Cine: mi comentario sobre "PIRATAS DEL CARIBE: En el fin del mundo"

Recordando a... Supertramp