Cine actualidad/ "TODOS LOS NOMBRES DE DIOS"

 Tosar Superstar



Ver una película de Luis Tosar se está convirtiendo en algo tan habitual, que ya se trata de un género en sí mismo.  “¿Qué película has visto?  ¿Una de miedo?  ¿Una de policías? ¿Una de superhéroes?” “No, una de Luis Tosar”.  Lo malo de estas cosas es que, de tanto ver a Luis Tosar, que por algo es el actor más solicitado y más taquillero del cine español, todas sus películas empiezan a parecerse las unas a las otras.  Te pones a ver su última película, que lleva unas horas en cartel, y al cabo de unos minutos te dices: “Pero ¿esta no la he visto ya?”.  En concreto, “Todos los nombres de Dios” parece que es una nueva entrega de una tetralogía inexistente que completan “El desconocido”, “En los márgenes” y “Fatum”, en las que Tosar, que nadie duda de que es un intérprete descomunal, parece estar interpretando al mismo personaje, al que le suceden cosas muy parecidas ante las que reacciona siempre de la misma manera y apoyándose en los mismos gestos.  Y luego decían que John Wayne era repetitivo…

 

La temática de “Todos los nombres de Dios” tiene que ver con el integrismo islámico, y arranca con un atentado en el aeropuerto Adolfo Suárez de Madrid, tras el que el amigo Tosar, que interpreta a un taxista, recoge a un joven cubierto de sangre que, lejos de ser una de las víctimas, se revela como uno de los terroristas, al que en el último momento le había faltado valor para inmolarse junto a sus compañeros.  El gesto heroico y generoso del taxista, por culpa de la maldad de los sanguinarios dirigentes de la célula, le pone en la peor de las tesituras, viéndose obligado a transportar él mismo, adherida a su cuerpo, una bomba mucho más devastadora…

 

Como dijo mi hijo, el guión de la película parece estar escrito por el militante más racista y xenófobo de VOX, porque lo que consigue es aumentar la desconfianza y aun el odio a los inmigrantes árabes y especialmente marroquíes, a los que presenta como asesinos, como encubridores o como cobardes.  El director, el catalán reconvertido en vasco Daniel Calparsoro, vuelve a demostrar su dominio de la técnica y la narrativa, pero se hubiera agradecido un poco menos de frialdad y más atención a la hora de construir los personajes secundarios.  El caso del estupendo Fernando Cayo es el más relevante, un actor sobresaliente desaprovechado en tres escenas tópicas e intrascendentes.  También están por ahí Inma Cuesta, que da vida a una comandante de la Guardia Civil; Roberto Enríquez, que para mi cuaja la mejor interpretación de todas; y, cómo no, Patricia Vico, que es la actual esposa de Calparsoro y encarna a la mujer del taxista.

Luis Campoy


Lo mejor:  Luis Tosar, naturalmente

Lo peor:  todas las películas de Luis Tosar empiezan a parecer la misma película

El cruce:  “El desconocido” + “Fatum” + “En los márgenes”

Calificación:  6,5 (sobre 10)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Banda Sonora: "PIRATAS DEL CARIBE, La Maldición de la Perla Negra"

Recordando a... Supertramp

La historia de Village People