martes, 1 de noviembre de 2022

Píldoras de Cine: NOVIEMBRE DE 2022

 Queridos lectores, hoy, como regalo para recompensar vuestra fidelidad, os traigo una edición especial de nuestras incomparables PÍLDORAS DE CINE, que entresaco de mis últimas colaboraciones en la revista la Placeta de Lorca (Septiembre y Octubre de 2022).  ¡Espero y deseo que os gusten!

 

MEN


Me perdonaréis que inaugure esta nueva sección con una película “para cinéfilos”.  Se trata, como habréis podido ver, de “Men” (es decir, “Hombres”), el tercer film del británico Alex Garland, un señor que empezó como novelista pero ha acabado como realizador de sus propios guiones.  Argumentalmente, “Men”, se abraza fuertemente a la actualidad, pues la protagonista, Harper, es una víctima de violencia de género que, al morir su marido maltratador, decide tomarse unas vacaciones en un pueblecito de la campiña inglesa.  Naturalmente, tratándose de una película de terror (¿no lo había dicho?), las cosas no van a salir ni mucho menos como a Harper le gustaría…  Cuando elegimos una película, es conveniente que tengamos claro qué esperamos obtener de ella: ¿pasar el rato comiendo palomitas? ¿un entretenimiento sin más?  O, por el contrario, ¿necesitamos que el Cine nos sorprenda, nos entusiasme, nos altere de alguna manera?  Digámoslo claro:  si lo que queréis es un espectáculo puramente palomitero, “Men” no lo es.  Si pretendéis encontraros con una historia convencional rodada de manera convencional, “Men” no lo es.  Porque “Men” es una de esas raras películas (películas raras, también) con las que de vez en cuando nos tropezamos por casualidad, casi por arte de magia.  No sólo tiene una factura técnica hermosa y cuidadísima (fotografía, música, sonido, tratamiento del color, diseño de producción…) sino que su argumento esconde elementos claramente metafóricos.  Para empezar, un detalle simplemente magistral.  Cuando la protagonista, una extraordinaria Jessie Buckley, necesitada de un aislamiento temporal después de que su marido se suicidase tras un episodio de malos tratos con consiguiente petición de divorcio, se refugia en la pequeña villa de Cotson, descubrimos, al mismo tiempo que ella, que el título de aquella divertida película de Manuel Gómez Pereira (“Todos los hombres sois iguales”) puede ser dramáticamente real.  Porque a todos los hombres del pueblo los interpreta el mismo actor (sorprendente Rory Kinnear), caracterizado, según el caso, con peluca, dientes postizos o incluso insertado su rostro en el cuerpo de un niño.  Sí, para desgracia de Harper, to dos los hombres son iguales y todos la tratan con condescendencia o la juzgan por su conducta o simplemente tratan de imponer su fuerza física sobre ella.  Pero la alegoría no es el único factor que pretende inquietarnos; además de numerosos golpes de efecto, bien dosificados pero muy logrados, tenemos un final antológico, que por supuesto no voy a revelar pero que pondrá a prueba la capacidad de aguante de nuestros estómagos.  Obviamente, “Men” no es una película para todos los públicos ni para todos los paladares, y estoy seguro de que serán muchos más los que la odien que los que la adoren.  Pero, si os gusta el cine poco comercial, el cine de autor, el cine original y diferente, por favor, dadle una oportunidad.

Calificación: 9 (sobre 10)

 


NO TE PREOCUPES, QUERIDA

A pesar de lo que reza su título, “No te preocupes, querida” ha causado no pocas preocupaciones a su directora y actriz Olivia Wilde… por razones no siempre cinematográficas.  Para empezar, hubo un cambio forzoso de guionista al caer uno de los dos hermanos Van Dyke en una “lista negra”;  poco después, una de las actrices anunciadas, Dakota Johnson, abandonó el proyecto por la temible “cuestión de fechas”;  el actor Shia LaBeouf fue despedido (según la directora) o prefirió despedirse él mismo (según LaBeouf) a mitad de rodaje;  el intérprete que le sustituyó, Harry Styles, inició (supuestamente) una relación sentimental con la realizadora, que le costó a ésta su matrimonio con el también actor Jason Sudeikis; el rodaje hubo de paralizarse debido a un brote de coronavirus; y, finalmente, cuando la película, ya terminada, se presentó en la Mostra de Venecia, la protagonista Florence Pugh intentó evitar fotografiarse junto a la directora y no participar en la promoción del film, en tanto que Styles no tuvo otra ocurrencia que simular (¿o no?) un escupitajo a su compañero Chris Pine.  A pesar del inmenso ruido mediático en torno a ella, y de las muchas veces que tuve a mi disposición su trailer, prometo que conseguí llegar a la sala de cine desconociendo el argumento de “No te preocupes, querida”…  de lo cual me alegro infinitamente.  Porque, más allá de las polémicas narradas al principio, una de las cosas que más me gustaron de esta película, la segunda que dirige la actriz Olivia Wilde (la primera fue “Super empollonas”, 2019) fue el modo en el que la trama va girando y convirtiéndose en algo bien distinto de lo que parecía que iba a ser.  Aunque, a decir verdad, tampoco fue la historia en sí lo que más me llamó la atención.  Yo, que voy al cine todas las semanas, varias veces por semana, ando siempre a la caza de películas que me conquisten, que me fascinen, que me merezcan realmente la pena.  Y “No te preocupes, querida”, a pesar de lo que dice la mayoría de las críticas (¿realmente esos “críticos” la habrán visto?), me encantó y me cautivó desde el principio hasta el final.  Al empezar decía que no todos los problemas que había sufrido el film eran de índole cinematográfica, pero os aseguro que todos sus méritos y logros sí lo son.  Porque son sus componentes técnicos y estéticos los que la elevan por encima de cualquier cinta común:  la fotografía, el sonido, la música, el diseño de producción, el vestuario, el tratamiento del color…  Eso es arte para mí; eso es el CINE.  Además, hay que descubrirse ante la joven Florence Pugh, quizás demasiado vinculada a sus papeles de super heroína para Marvel, pero que aquí realiza un trabajazo que espero que le valga, como mínimo, la nominación al Oscar.  Tal vez las polémicas sean beneficiosas comercialmente porque hayan logrado atraer a más público a las salas, pero ojalá que los árboles de tanto escándalo no nos impidan apreciar los méritos reales de un fantástico film fantástico.

Calificación: 8 (sobre 10)

No hay comentarios: