martes, 8 de marzo de 2022

Cine actualidad/ “THE BATMAN”


Un caballero (muy) oscuro

 

The Batman

USA, 2022

Director: Matt Reeves

Productores: Dylan Clark, Matt Reeves

Guión: Matt Reeves & Peter Craig, según los personajes creados por Bob Kane & Bill Finger

Música: Michael Giacchino

Fotografía: Greig Fraser

Diseño de Producción: James Chinlund

Montaje: William Hoy, Tyler Nelson

Diseño de vestuario: Jacquelline Durran, David Crossman, Gynn

Reparto: Robert Pattinson (Bruce Wayne / Batman), Zoe Kravitz (Selina Kyle / Catwoman), Paul Dano (Edward Nashton / Enigma), Colin Farrell (Oswald Cobblepot / El Pingüino), Jeffrey Wright (Tte. James Gordon), Andy Serkis (Alfred Pennyworth), John Turturro (Carmine Falcone), Peter Sarsgaard (Fiscal Gil Colson), Con O’Neill (Jefe Mackenzie Brock), Barry Keoghan (Joker)

Duración: 176 min.

Productora: 6th & Idaho, DC Films, Warner Bros.

 

En medio de un gran revuelo mediático (casi todo el mundo pensaba que no era apto para el papel), Ben Affleck fue elegido para encarnar a Batman, el Hombre Murciélago, en el verano de 2013.  El Batman anterior, Christian Bale, había dejado un excelente sabor de boca en la trilogía dirigida por Christopher Nolan (2005-2012), pero, como ni Bale ni Nolan estaban interesados en continuar en la franquicia, DC y Warner Bros. optaron por renovar completamente su Olimpo de estrellas de cara al que se preveía un acontecimiento apoteósico:  Batman v Superman”, a estrenarse en 2016 y que dirigiría Zack Snyder con el ya confirmado Henry Cavill dando vida al Hombre de Acero.  El film subsiguiente no resultó ni de lejos el éxito que se presuponía, pero aun así, Affleck aceptó repetir personaje en “Liga de la Justicia” (2017), con la condición de que le dejaran hacerse cargo de un proyecto personal y ambicioso:  The Batman”, que exigía no sólo protagonizar sino también dirigir, escribir y producir.  No obstante, el “The Batman” de Affleck nunca llegó a ver la luz (las desavenencias del actor con el estudio a causa del caótico rodaje y lamentables resultados de “Liga de la Justicia” precipitaron su abandono), lo cual no impidió que Warner decidiera seguir adelante con aquella visión más oscura, violenta y detectivesca del justiciero.

 

El reputado realizador de acción Matt Reeves (Nueva York, 1966), que había deslumbrado con “Cloverfield” (2008), el remake de “Déjame entrar” (2010) y las dos últimas entregas de “El planeta de los simios” (2014 y 2017) fue el elegido por Warner para retomar “The Batman”, tarea que acometió tanto como director como productor (junto a Dylan Clark) y guionista (a cuatro manos con Peter Craig).  La trama urdida por Reeves y Craig, aun siendo un reboot en toda regla, elude la narración del origen de un joven Batman (interpretado por Robert Pattinson, “Crepúsculo”, quien pasa así de vampiro a murciélago) sino que se sitúa en su segundo año como justiciero, enfrentado al mal endémico de Gotham City, la corrupción, encarnada en el mafioso Carmine Falcone (John Turturro) y su secuaz Oswald Cobblepot, alias “El Pingüino” (Colin Farrell), contra quienes combate también, pero de una manera desquiciada y violenta, el psicópata que se hace llamar Enigma (Paul Dano).  Apoyando a Batman, hallamos de nuevo a sus socios habituales, el honesto teniente Gordon (Jeffrey Wright), el flemático mayordomo Alfred (Andy Serkis) y la sensual Catwoman (Zoe Kravitz, la hijísima del rockero Lenny Kravitz).

 

La esencia misma del personaje, el mimo con que Warner Bros trata a “su” criatura desde el ya lejano batacazo que se llevó con “Batman & Robin” (1997) y, obviamente, la trayectoria anterior de Matt Reeves habían creado unas elevadas expectativas que “The Batman” no defrauda en absoluto.  Nos hallamos frente a una versión un tanto “millennial” del héroe, pero que se aleja deliberadamente de la (trasnochada) comicidad de la serie televisiva, del barroquismo de los celebrados films de Tim Burton e incluso del pretendido realismo de la trilogía de Nolan, abrazando ahora un tono más oscuro (u oscurísimo) y violento (algunas escenas tuvieron que ser “aligeradas” y, aún así, la calificación que ostenta es la temida PG-13 (la cual, fuera de EEUU, casi ningún exhibidor se toma muy en serio en la actualidad).  El Batman de Pattinson es muchísimo mas Batman que Bruce Wayne (el actor de 35 años apenas aparece sin máscara), y recupera de las historietas su condición de detective (el mejor del mundo, se le llegó a considerar).

 

Por sacarle algún defecto a una película que, por otra parte, me ha encantado, me atrevería a decir que “The Batman” peca de algunos excesos:  exceso de metraje (éste es el más evidente, y es que tres horas son muchas horas cuando fácilmente podían haberse quedado en dos, eliminando subtramas más bien superfluas); exceso de villanos (de villanos mal definidos, quiero decir:  el único que tiene ocasión de lucirse es el Falcone de John Turturro, porque el Enigma de Paul Dano es más una amenaza que una certeza, y el Pingüino de Colin Farrell me sabe a tomadura de pelo y a clamoroso desperdicio de talento: mucho maquillaje pero nula relevancia real);  y exceso de Catwoman (que sí, que Zoe Kravitz luce muy sexy y tal, pero la forma en que está retratada e iluminada denota que se trata de un desahogo romántico que hubiera funcionado mejor reduciéndolo a una mínima expresión).

 

Por lo demás, “The Batman” de Matt Reeves es una película arrolladora y fascinante, casi irreprochable a nivel visual (lo de que a Batman se le conoce como “el caballero OSCURO” aquí se lo han tomado muy, pero que muy en serio) y en la que, a diferencia de lo que sucedía con Christopher Nolan, se nota que el realizador ama a su Batman, otorgándole las mejores apariciones, los mejores encuadres y las mejores y contundentes líneas de diálogo; chapeau asimismo para la muy convincente composición de Robert Pattinson.  En otros terrenos, ponderar la extraordinaria fotografía de Greig Fraser (“Dune”, “Star Wars: Rogue One”), el exquisito diseño de producción de James Chinlund (“Los Vengadores”, saga “El Planeta de los Simios”) y la gloriosa banda sonora de Michael Giachino (“Los Increíbles”, “Star Trek”), tanto más gloriosa si obviamos sus similitudes con “Hellboy” o “El Imperio contraataca”, cuya Marcha Imperial es la madre y el padre de su tema principal.

 

Luis Campoy

 

Lo mejor: el envoltorio visual y sonoro, con mención especial al mimo con que está dibujado el personaje protagonista

Lo peor: la excesiva duración, lo desdibujados que están los villanos, el almíbar estético que endulza los encuentros Batman/Catwoman

Calificación: 8 (sobre 10)

No hay comentarios: