lunes, 16 de noviembre de 2020

Series de Televisión/ "COBRA KAI"



En 1984, el joven Daniel LaRusso (Ralph Macchio) se traslada a vivir junto a su madre a un bloque de apartamentos del barrio de Reseda en Los Angeles (California).  Muy pronto, se enamora de una atractiva compañera de instituto, Ali Mills (Elisabeth Shue), la cual acaba de salir de una tormentosa relación con un chico engreído y pendenciero llamado Johnny Lawrence (William Zabka), quien se niega a consentir que su antigua novia le reemplace por otro.  El comportamiento chulesco y violento de Johnny y sus amigos no consigue desanimar a Daniel, quien, para aprender a defenderse, intenta inscribirse en un dojo de karate denominado Cobra Kai, dirigido por un orgulloso y cruel sensei (instructor), John Kreese (Martin Kove), sólo para descubrir que Johnny y su pandilla son estudiantes aventajados de ese mismo dojo.  Es entonces cuando entra en escena Nariyoshi Miyagi (Noriyuki “Pat” Morita), el conserje del edificio de apartamentos donde vive Daniel, quien, a través de técnicas muy peculiares, consigue iniciar al joven LaRusso en los caminos del karate, adiestrándole en un tiempo récord para que, en el torneo de All Valley, Daniel se proclame campeón a pesar de las malas artes de los alumnos del Cobra Kai.

 

El párrafo anterior, como seguro que habréis reconocido, era un breve resumen de una famosísima y supercomercial película de los años 80, “Karate Kid”, escrita por Robert Mark Kamen, dirigida por John G. Avildsen y musicalizada por Bill Conti, estos dos últimos, realizador y compositor de la celebérrima película de Sylvester Stallone “Rocky”.  No fueron pocos los que, de hecho, vieron en “Karate Kid” una especie de reformulación de “Rocky” dirigida al público juvenil, ya que ambas coincidían en la exaltación del deporte como método de superación personal, además de que, en los dos casos, los protagonistas vivían bonitas historias de amor y se beneficiaban de las enseñanzas de unos tutores tan maduros como carismáticos.  El caso es que “Karate Kid” tuvo dos secuelas más en las que repitió Ralph Macchio, una cuarta entrega en la que el señor Miyagi ahora entrenaba a una karateca femenina e incluso un remake protagonizado por Jackie Chan y Jaden Smith, hijo de Will Smith.

 

En el año 2007, William Zabka apareció en el videoclip de una canción del grupo No More Kings retomando su papel de Johnny Lawrence, y, más adelante, el actor comentaría, medio en broma, medio en serio, que él siempre fue “el auténtico Karate Kid”.  Seis años después, en el episodio número 22 de la octava temporada de la serie “Cómo conocí a vuestra madre”, Ralph Macchio se presentó como invitado sorpresa en la despedida de soltero de Barney Stinson (Neil Patrick Harris), provocando el enfado de Stinson, que sostenía también que Johnny era el elegido para convertirse en Karate Kid y que fueron las “malas artes” de Larusso y Miyagi las que le arrebataron todo lo que le pertenecía, incluyendo tanto el título de campeón de karate como la guapa novia que tenía.  En ese instante, un payaso que formaba parte de la fiesta se quitaba el maquillaje y resultaba ser el mismísimo William Zabka, interpretando nuevamente al inefable Johnny Lawrence.  Tan “entrañable” reencuentro no pasó inadvertido al productor y guionista Jon Hurwitz, un fan más de la saga “Karate Kid” que, durante los cuatro años siguientes, estuvo soñando despierto con la posibilidad de realizar una continuación televisiva de las películas en las que volvieran a participar los recordados protagonistas de las mismas.  Tras considerar la posibilidad de ofrecer la primera temporada de una serie de diez episodios breves (de una media hora de duración) a las principales cadenas norteamericanas, finalmente se decantó por la oferta de la plataforma de videos YouTube, que deseaba dar el salto a un mercado más convencional.  De este modo, el 24 de Abril de 2018 se estrenaba el primer episodio de “Cobra Kai”, oficiando el propio Hurwitz, Josh Heald y Hayden Schlossberg como productores, guionistas y ocasionales directores, y los mismísimos Ralph Macchio y William Zabka como productores ejecutivos junto con Will Smith, cuyo hijo Jaden, como dijimos más arriba, protagonizó el remake de 2010.

 

34 años después de perder el campeonato de karate de All Valley de 1984, Johnny Lawrence, al borde del alcoholismo después de haber fracasado en todas las facetas de su vida, decide volver a poner en marcha el viejo dojo Cobra Kai, en el que seguirá vertiendo algunas de las enseñanzas de su antiguo sensei John Kreese, incluyendo el lema “el enemigo no merece piedad”.  Algunos de los alumnos que se inscriben en el dojo son Miguel Díaz (Xolo Maridueña), Aisha Robinson (Nichole Brown) o Elie Moskowitz (Jacob Bertrand).  En su relación con Miguel, Johnny trata inconscientemente de volcar todo el afecto paterno que su propio hijo Robby Keene (Tanner Buchanan) rechaza, hasta el punto de que el muchacho se niega a utilizar el apellido paterno.  Paralelamente, Daniel LaRusso se ha convertido en un respetado y floreciente empresario del automóvil, dirigiendo su propio concesionario, en el que también trabaja su esposa Samantha (Mary Mouser), con la que tiene dos hijos, Amanda (Courtney Henggeler) y Anthony (Griffin Santopietro).  Cuando Johnny y Daniel se reencuentran accidentalmente, vuelve a surgir entre ellos la rivalidad del pasado, que esta vez afecta también a sus descendientes:  Amanda inicia una relación amorosa con Miguel, sin saber que éste es el pupilo del enemigo de su padre, mientras que Robby le pide a Daniel que le transmita sus conocimientos de karate, omitiendo el pequeño detalle de que es el hijo del mismísimo Johnny Lawrence…

 

Indudablemente, “Cobra Kai” es un regalazo para todos los que llevamos casi cuatro décadas enganchados a “Karate Kid”.  De hecho, a mi me sigue pareciendo poco menos que un milagro la propia existencia de la serie, y que en ella hayan accedido a participar casi todos los actores principales de las viejas películas (con la lógica excepción de Noriyuki “Pat” Morita, fallecido en 2005).  Además, hay que reconocer que el tono (una mezcla bien equilibrada de drama, comedia, romance y deporte) es perfecto para atraer tanto a los espectadores originales de la saga como a las nuevas generaciones que sólo la conocían a través del DVD y la televisión.  Los treinta minutos de duración de cada capítulo se pasan en un suspiro, de modo que siempre te quedas con ganas de más, y el morbo de ver cómo han envejecido los actores que eran jóvenes en los 80 se complementa con el indudable acierto en la elección de sus herederos de la nueva hornada.  Cobra Kai” es una auténtica gozada y lo bueno es que sólo quedan dos meses para volver a gozarla a lo grande, ya que, tras dos temporadas emitiéndose en YouTube, la tercera tanda de episodios se estrena en enero de 2021, nada menos que en Netflix.

No hay comentarios: