martes, 3 de diciembre de 2019

Píldoras de Cine (Diciembre de 2019)


Empezamos el último mes de al año con buen pie, o, lo que es lo mismo, hablando de cine.  Aquí llegan nuestras ágiles, vertiginosas y espídicas ¡PILDORAS DE CINE!

PUÑALES POR LA ESPALDA
Los ácidos y mordaces comentarios negativos que el sector más reaccionario del fandom galáctico vertió sobre su anterior “Los últimos Jedi” no han hecho sino incentivar a su autor, Rian Johnson, a la hora de acometer un proyecto radicalmente distinto.  Puñales por la espalda” rinde homenaje al thriller de misterio con múltiples sospechosos que tan bien desarrollaron en la literatura Agatha Christie con su detective Hercules Poirot o Arthur Conan Doyle con el celebérrimo Sherlock Holmes, y que en la televisión alcanzó su cénit en los años 80 con la Jessica Fletcher de “Se ha escrito un crimen”.  En esta ocasión, el actual James Bond Daniel Craig encarna a un peculiar investigador de origen francés, Benoit Blanc, obligado a desentrañar las circunstancias de la muerte de un popular escritor de novelas de suspense, cuyos hijos confían en recibir una sustanciosa herencia.  El espectacular reparto (Christopher Plummer, Jamie Lee Curtis, Chris Evans, Michael Shannon, Don Johnson, Jaeden Lieberher o la hispano-cubana Ana de Armas) da pie a multitud de combinaciones cinéfilas (James Bond vs el General Zod, Laurie Strode vs Bill Denbrough, el Capitán América vs el capitán Von Trapp…), pero no hay que olvidar el estupendo guión también escrito por Johnson, el exquisito diseño de producción y un ritmo endiablado que hace que las 2 horas y 10 minutos de metraje se pasen en un suspiro.
Calificación:  8 (sobre 10)

LE MANS ‘66
En los primeros años 60, la escudería italiana Ferrari solía copar la mayoría de los grandes premios del circuito automovilístico, siendo famosas sus reiteradas e incontestables victorias anuales en las míticas 24 horas de Le Mans.  Sin embargo, el ambicioso Henry Ford II, presidente y director ejecutivo de Ford, tenía entre ceja y ceja desbancar a los italianos y no paró hasta conseguirlo.  Para ello, contrató a un ex piloto de carreras metido a diseñador de coches, Carroll Shelby, y a un mecánico reconvertido en piloto, Ken Miles, los cuales se emplearían a fondo y sin descanso en pos de una meta que se antojaba inalcanzable.  El director de “Logan” (esa película sobre un héroe de comic que gusta a todos quienes detestan los comics), James Mangold, se pone al volante de la estupenda “Le Mans ‘66” (conocida originalmente como “Ford v Ferrari”), y logra facturar un gran espectáculo que se apoya sólidamente en la humanidad de todos sus protagonistas, con unos magníficos Christian Bale y Matt Damon pugnando por dilucidar quién cuaja una mejor interpretación.  Fantásticas fotografía, música y ambientación, y una carrera final simplemente antológica.
Calificación:  8,5 (sobre 10)

FROZEN II
Todavía recuerdo la ilusión que le hacía a mi hija que fuese con ella al cine a ver la maravillosa “Frozen” (2013).  Ahora, 6 años después, mi niña es una universitaria autosuficiente pero, aun así, yo me acerqué a la sala más próxima para ver “Frozen II”, la cual, no sé si por verla con un punto de tristeza y melancolía, me resultó bastante inferior a la primera.  Naturalmente, regresan las ya famosísimas hermanas Elsa y Anna, lo cual era elemental e impepinable, y también se dejan ver el interés romántico de la segunda, el aguerrido Kristoff, el inseparable alce de éste, Sven, e incluso el carismático muñeco de nieve Olaf.  Que todos ellos debían aparecer en la secuela se daba por supuesto, pero el protagonismo que reciben unos y otros me pareció bastante cuestionable.  O sea, era obvio que durante ese trascendental viaje al bosque encantado Elsa y Anna debían recomponer su relación fraterna y aprender nuevamente a ser buenas hermanas, pero parece un tanto irrisorio (por no decir ridículo) que en esa dramática aventura también tengan que llevar de lastre tanto al muñeco de nieve como al reno.  Por otra parte, es cierto que la escena en la que Olaf se deshace me arrancó alguna lagrimilla sin poder evitarlo, si bien en esta ocasión las canciones no alcanzan el nivel de las primigenias.  Taquillazo inevitable, sí, indiscutible calidad técnica, también, pero podían haberse currado un poco más el argumento, los diálogos e incluso el apartado musical.
Calificación: 6 (sobre 10)

No hay comentarios: