jueves, 14 de noviembre de 2019

Cine actualidad/ “TERMINATOR: DESTINO OSCURO”


Volver a terminar

Desde que Arnold Schwarzenegger pronunció por primera vez su icónica frase “I’ll be Back” (“Volveré”) en “Terminator” (1984) han pasado nada menos que 35 años, pero aquella promesa de regresar se ha convertido en una letanía ineludible que ya ha provocado 5 secuelas.  En todas ellas, el ya septuagenario actor austríaco ha aparecido de una u otra manera, como protagonista o como secundario o simplemente realizando un cameo inesperado, haciendo de malo malísimo o de bueno heroico y entrañable.  Muy posiblemente, la consabida (re)aparición del intérprete de “Conan” podría considerarse como lo mejor o lo peor de esta añeja franquicia, como el punto álgido de cada capítulo o como el lastre insoslayable que los condena a la mediocridad.

Terminator: Destino oscuro”, al frente de cuya producción vuelve a estar el creador de la saga, James Cameron, supone una continuación directa de la última entrega que Cameron dirigió, “Terminator 2: El juicio final” (1991).  Es decir, los sucesos acaecidos en “Terminator 3: La rebelión de las máquinas”, “Terminator Salvation” y “Terminator: Genysis” NUNCA existieron, y, para empezar, Sarah Connor (Linda Hamilton) está vivita y coleando, eso sí, con unas cuantas arrugas de más.  Esta vez Sarah tiene que ayudar a un cyborg femenino, Grace (Mackenzie Davis) a proteger a una joven, Daniella Ramos (Natalia Reyes) de quien, sin ella misma saberlo aún, dependerá el futuro de la Humanidad, la cual está siendo amenazada por un malvado y aparentemente indestructible robot también futurista (Gabriel Luna).  Para echarles una mano, surgirá de la nada cierto antiguo terminator con complejo de culpabilidad (Arnold Schwarzenegger)…

Como puede verse, el argumento descrito es tan (inmensamente) original que podría decirse que “Terminator: Destino oscuro”, más que una enésima secuela, no es sino un nuevo remake del film de 1984, algo que, por otra parte, viene siendo consustancial a la totalidad de la saga (con la excepción, quizás, de “Terminator Salvation”).  De verdad, ¿hacía falta que James Cameron volviera, con tanto bombo y platillo, para volver a producir y co-escribir lo mismo que hace más de tres décadas?  La sensación de deja-vu hace acto de presencia desde el inicio, aunque el (evidente) avance los efectos especiales consigue que algunos momentos se resuelvan de forma ciertamente impactante (esa violencia explícita que tanto gusta al realizador Tim Miller, quien ya la había ensayado en “Deadpool”).  De todas formas, a poco que nos paremos a analizarlo, todo lo que “Terminator: Destino oscuro” ofrece es un continuo e inacabable refrito de situaciones ya vistas y conocidas, jalonado con puntuales añadidos que, si llaman la atención, no es por su desarrollo argumental sino por su indiscutible poderío tecnológico.

Me pasa que, mientras veía “Terminator: Destino oscuro” en aquella sala de cine aceptablemente concurrida, la disfruté sin paliativos y gocé tanto sus escenas de acción como, sobre todo, la sabiduría de Hamilton y la campechanía de Schwarzenegger...  pero, al ir transcurriendo las horas y posteriormente los días, el recuerdo que se me ha posado en el cerebro es el de un espectáculo que se difumina en sí mismo y que es casi imposible de diferenciar de todos los espectáculos similares que le precedieron.  Para finalizar, quiero reseñar como aspectos positivos, además de la reaparición de los maduros intérpretes de la primera parte, la selección de la joven Mackenzie Davis (32 años) como cyborg bueno, pero también deplorar la designación de la sosísima Natalia Reyes para encarnar a la salvadora del género humano;  en más de una ocasión, dan ganas de que el terminator la liquide con tal de quitarnos de en medio a tan poco carismática heroína.
Luis Campoy

Lo mejor:  Arnold Schwarzenegger y Lindas Hamilton, los efectos visuales
Lo peor:  Natalia Reyes, el constante y mimético deja-vu, el absurdo "destino oscuro" de cierto destacadísimo personaje
El cruce:  “Terminator” + “Terminator 2” + “Terminator 3” + “Terminator 4” +  “Terminator 5”
Calificación:  6 (sobre 10)

No hay comentarios: