jueves, 7 de marzo de 2019

PÍLDORAS DE CINE (Marzo de 2019)


Marzo, 2019.  Pasaron los Goya, pasaron los BAFTA, pasaron los Razzies, pasaron los Oscar…  pero, al final, el único premio que realmente prevalece es la satisfacción que nos deja el visionado de una película, a poder ser, en una enorme pantalla de cine.  Sin más dilación, damos paso a una nueva dosis de nuestras…  ¡PILDORAS DE CINE!

COMO ENTRENAR A TU DRAGON 3
Vuelven Hipo y Desdentao en el que podríamos considerar el cierre de la excelente trilogía de Dreamworks Animation.  Confieso que esta saga es, una vez mis hijos ya han dejado de ser niños, una de las pocas fantasías animadas que ha atraído mi atención hasta el punto de no querer perderme ni una entrega.  La historia de amistad y complicidad entre un joven vikingo y un peligroso dragón culmina con el enfrentamiento con un excepcional villano, Grimmel, cuyo impacto en la versión española resulta un poco menos contundente al ser doblado por un inadecuado Melendi.  Con todo, las maravillosas secuencias de vuelo, los paisajes y la música de John Powell (algo machacona en algunas escenas que no la necesitan, todo hay que decirlo) merecen sobradamente la pena.  Puede que no sea la mejor película de la franquicia (en realidad, yo diría que es la peor, a causa de cierta fragilidad en su argumento), pero “Cómo entrenar a tu dragón 3” constituye un fantástico entretenimiento en el que no hay un sólo resquicio para el tedio.
Calificación:  8 (sobre 10)

UNA CUESTION DE GENERO
En la semana del día 8 de Marzo (Día Internacional de la Mujer Trabajadora), pocas películas podrían venir más al pelo que “Una cuestión de género”, basada en la historia real de la ahora jueza Ruth Bader Ginsburg, quien desde el Tribunal Supremo de los Estados Unidos continúa luchando por la igualdad de género al igual que hacía en sus primeros tiempos como abogada.  Con un look televisivo debido a la insípida puesta en escena de la otrora estimulante Mimi Leder (“Deep Impact”), el film cuenta como protagonista con Felicity Jones, a mi entender una de las actrices menos destacadas y menos destacables del panorama actual.  La secundan Armie Hammer, Justin Theroux y un recuperado Sam Waterston (el añorado reportero de “Los gritos del silencio”).  Recomendable a pesar de todo por la enseñanza de cómo un pequeño incidente y el tesón de una mujer lograron cambiar todo un abanico de leyes sexistas, si bien su final excesivamente feliz se adivina desde antes de comenzar la proyección.
Calificación:  6,5 (sobre 10)

DESENTERRANDO SAD HILL
En 1966, el mítico Sergio Leone buscaba localizaciones para ubicar la escena final de su magistral “El bueno, el feo y el malo”.  Dado que uno de los escenarios de todos los spaghetti-westerns solía ser el almeriense desierto de Tabernas (Almería), fue también en España donde se acabó construyendo el decorado que representaba el cementerio de Sad Hill, concretamente en el Valle de Mirandilla, entre Santo Domingo de Silos y Contreras, en la provincia de Burgos.  Una vez concluido el rodaje, el equipo de filmación se marchó por donde había venido, dejando tras de sí un mausoleo de cinco mil tumbas levantadas por soldados que el régimen de Franco puso a disposición del equipo de producción.  Como quiera que nadie se preocupó de preservar aquel gigantesco plató natural, la Madre Naturaleza fue poco a poco apropiándose de lo que era suyo, y la maleza y las zarzas camparon a sus anchas durante más de cuarenta años, hasta que un grupo de fans de la película comenzaron a reunirse y realizaron diversas quedadas con el propósito de volver a dar lustre al viejo cementerio, lo cual constituye el argumento de este documental que ha dirigido Guillermo de Oliveira.  Además de los desinteresados cinéfilos que promovieron tan ardua labor arqueológica, durante el metraje dan la cara desde fans irredentos de la película (como el director de cine Joe Dante y el rockero James Hetfield, líder de Metallica) hasta técnicos y actores  que pusieron su talento al servicio del film (entre ellos, el gran Ennio Morricone y el mismísimo Clint Eastwood), pasando por algunos de los soldados que en su día levantaron el cementerio y el puente en el que se desarrolló otra importante secuencia de batalla.  Decir, para finalizar, que la película se vio en Lorca gracias a la gestión del Cine Club Paradiso, al cual, como siempre digo, me honro en pertenecer.
Calificación:  8 (sobre 10)

No hay comentarios: