lunes, 12 de noviembre de 2018

Cine actualidad/ “MILLENNIUM: Lo Que No Te Mata Te Hace Más Fuerte”


Bond, Lisbeth Bond

El escritor sueco Stieg Larsson tenía 50 años cuando, en 2005, logró publicar la primera de las diez novelas con las que planeaba completar la serie “Millennium”, cuyo nombre deviene de una ficticia revista de investigación para la que trabaja su alter ego literario, el periodista Mikael Blomkvist.  Blomkvist, en la ficción, es un reportero audaz e incorruptible, dispuesto a sacar a la luz cualquier caso escabroso que amenace la moralidad o la tranquilidad con la que se vive en su Suecia natal.  En su primera aventura novelística, “Los hombres que no amaban a las mujeres”, Blomkvist conoce a Lisbeth Salander, una hacker que, bajo su estética punk, esconde una inteligencia privilegiada pero también un carácter inequívocamente antisocial.  Blomkvist se enamora de Lisbeth y participará con ella en otras dos peripecias escritas también por Larsson, “La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina” y “La reina en el palacio de las corrientes de aire”.  Desafortunadamente, cuando acababa de entregar los manuscritos de los tres primeros libros y apenas había visto la luz el primero de ellos, Stieg Larsson sufrió un infarto agudo de miocardio tras el agotamiento que le produjo tener que subir andando los siete pisos que le separaban de la redacción de la revista en la que trabajaba, un día en que el ascensor se hallaba averiado.

Recuerdo perfectamente el bombazo a nivel mundial que supuso la publicación consecutiva de las tres novelas de “Millennium” escritas por Larsson:  todo el mundo hablaba de ellas, en todos los programas culturales de televisión y radio se las analizaba exhaustivamente, y el fenómeno aún alcanzó cotas más desorbitadas cuando en 2009 se estrenó la película sueca basada en “Los hombres que no amaban a las mujeres”, que dirigió Niels Arden Oplev y protagonizaron Michael Nyqvist como Mikael Blomkvist y Noomi Rapace como Lisbeth Salander.  De forma casi simultánea, se rodaron y estrenaron otras dos producciones escandinavas que completaban la trilogía literaria y contaron con el mismo elenco interpretativo, aunque Oplev cedió la batuta de director a su compatriota Daniel Alfredson.  La versión norteamericana no se hizo esperar, pues en cuanto Hollywood comprendió el alcance internacional del producto compró rápidamente los derechos y en 2011 se estrenaba el remake de Los hombres que no amaban a las mujeres”, con nada menos que David Fincher como director y Daniel Craig (Mikael Blomkvist) y Rooney Mara (Lisbeth Salander) al frente del reparto.  Sin embargo, la recaudación no fue tan buena como se esperaba, y la posibilidad de una continuación se fue esfumando conforme iban pasando los años.  Paralelamente, los editores suecos decidieron que no se podía dejar morir la gallina de los huevos de oro y contrataron a otro escritor, David Lagercrantz, para retomar la serie de libros iniciada por Stieg Larsson, de modo que en 2015 se publicaba el cuarto volumen de la franquicia, “Lo que no te mata te hace más fuerte”, al que seguiría una quinta aventura titulada “El hombre que perseguía su sombra”, la cual vio la luz el año pasado.  La llegada de Lagercrantz fue tan aplaudida por la cinematografía yanqui que en torno al primero de sus relatos se orquestó enseguida una nueva película, para la cual hubo que designar a un realizador y protagonistas completamente nuevos.

El uruguayo Fede Alvarez (“No respires”) ha sido el encargado de reanudar la saga cinematográfica basada en “Millennium”, y lo ha hecho seleccionando a Claire Foy como Lisbeth Salander y a Sverrir Gudnason como un joven Mikael Blomkvist.  Nótese que he citado primero a Foy y en segundo lugar a Gudnason, y no lo he hecho por caballerosidad o galantería, sino porque, en esta era de feminismo militante alentada por el movimiento “#Me Too”, se ha optado por otorgar a Lisbeth Salander el protagonismo absoluto de la nueva película, mientras que Mikael Blomkvist (recordemos que, en los libros, es su trabajo periodístico en la revista “Millennium” lo que da nombre a la serie) queda relegado a una participación tan secundaria que acaba siendo puramente testimonial.  Además, los guionistas (capitaneados por Steven Knight) que han “adaptado” la novela de Lagercrantz se han tomado un sinfín de “licencias creativas”, alterando sustancialmente el orden y la manera en que suceden multitud de acontecimientos para que, de un modo u otro, Salander aparezca en pantalla o se hable de ella en todo momento.  Yo no tengo nada en contra de que un personaje femenino tenga más relevancia que uno masculino, faltaría más, simplemente me quejo de que, después de tardar casi un año en acabar de leer el libro original (debido a la complejidad de los innumerables tecnicismos que contiene), me fastidia bastante ver cómo la película se pasa su estructura y su lógica interna por el arco del triunfo.

En cuanto a otros aspectos de “Lo que no te mata, te hace más fuerte”, ya desde el principio se intuye que lo que se pretende es un reinicio o reboot de la franquicia, con una escena inicial en la que se definen el origen y las motivaciones de Lisbeth Salander, seguida por unos títulos de crédito muy similares a los de las películas de James Bond.  ¿Significa ésto que se nos presenta a Salander como una especie de Bond femenina?  Pues, desde luego, algo de éso hay, una vez erigida la protagonista en heroína justiciera de los débiles, los oprimidos y las mujeres maltratadas.  Claire Foy (a la que acabamos de ver como la sufrida esposa de Ryan Gosling en “El primer hombre”) encarna a una Salander más transparente y menos introvertida que de costumbre, y es que sus expresivos ojos no pueden negar el torrente de emociones que la consumen.  Todos los demás personajes (incluyendo, como dije anteriormente, al “gran” Mikael Blomkvist) están relegados a la categoría de simples comparsas, con la excepción de la hermana perdida Camilla, papel a cargo de la holandesa Sylvia Hoeks.

Liberada del “lastre” que en la novela suponen las farragosas explicaciones tecnológicas y decantándose claramente por la acción trepidante, “Lo que no te mata te hace más fuerte” es como una relectura “light” del sórdido universo creado por Stieg Larsson, con una excelente puesta en escena de Fede Alvarez y, atención, una extraordinaria banda sonora del murciano (jumillano en realidad) Roque Baños, que, si queréis saber la verdad, fue lo que más me gustó del film.

Luis Campoy

Lo mejor:  la puesta en escena, la mirada de Claire Foy, la música de Roque Baños
Lo peor:  los cambios con respecto a la novela original, empezando por la trivialización del protagonista masculino
El cruce:  la saga “Millennium” + “Skyfall” + “Origen
Calificación:  7 (sobre 10)

No hay comentarios: