miércoles, 31 de octubre de 2018

Cine actualidad/ “LA NOCHE DE HALLOWEEN”


Cuando Michael encontró a Laurie

Ví “La noche de Halloween” en Alicante en el llorado cine Rialto, una de esas salas ubicadas en la periferia de la capital y que acogía centenares de películas de terror y ciencia ficción, muchas de las cuales llevaban varias semanas estrenadas en un cine más céntrico y lujoso y posteriormente recalaban en aquel local más modesto pero en el que yo viví algunos de los mejores momentos de mi niñez.  Recuerdo, con una nitidez que os sorprendería, los gritos del numeroso público que disfrutaba asustándose al unísono, centrados sobre todo en el tramo final de aquel film, cuando la joven y prometedora Jamie Lee Curtis se enfrentaba en una lucha a muerte con el siniestro Michael Myers, una máquina de matar que parecía inhumana e imposible de parar…

El neoyorquino John Carpenter estrenó su famosa “Halloween” en 1978, cuando apenas contaba 30 años.  No era su primer largometraje profesional, pero su inesperado éxito comercial le aupó a una posición de privilegio que ostentaría durante muchos años.  En el guión escrito a cuatro manos por Carpenter y su asociada Debra Hill, aparecía por primera vez el que sería uno de los iconos del subgénero conocido como “slasher”:  Michael Myers, un psicópata que mató por primera vez a la tierna edad de 6 años y que desde entonces había vivido recluído en un hospital psiquiátrico del que logró fugarse 15 años después, en vísperas de la festividad de Halloween.  Oculto su rostro tras una inexpresiva máscara del Capitán Kirk de “Star Trek”, Myers recorrió las calles del pequeño pueblo de Haddonfield (Illinois) con el único propósito de liberar sus instintos criminales, dando muerte a varias jóvenes canguros de la zona y a sus desdichados acompañantes.  Sólo la valerosa Laurie Strode (Jamie Lee Curtis) y el psiquiatra Dr. Sam Loomis (Donald Pleasence) serían capaces de sobrevivir a quien el médico definió como “una simple encarnación de la maldad” pero que los niños bautizarían como “El Hombre del saco”…

Cuarenta años y nueve secuelas después, el septuagenario John Carpenter vuelve a la saga que él creó, aunque esta vez se limita a tareas de escritor y productor, confiando la batuta a David Gordon Green (43 años).  Lo más curioso es que, con este nuevo film, Carpenter borra de un plumazo lo sucedido en las películas intermedias y la historia conecta directamente con la original, de la que toma incluso mismo el título castellano, “La noche de Halloween”.  De este modo, Laurie Strode (encarnada nuevamente por Jamie Lee Curtis) ya no está muerta (la mató Michael Myers en “Halloween: Resurrección”, del año 2002) y su némesis se halla ingresado en un hospital psiquiátrico de máxima seguridad.  El Dr. Loomis ya no está a cargo de los peligrosos internos (el actor Donald Pleasence falleció en 1995), siendo su discípulo, el doctor Sartain (Haluk Bilginer), el que deberá ayudar al sheriff Hawkins (Will Patton) a dar caza al psicópata más famoso del condado, que acaba de fugarse por enésima vez.  Por su parte, Laurie no ha perdido el tiempo en estas cuatro décadas, y, sospechando que algún día Myers vendrá a buscarla, se ha entrenado exhaustivamente en el manejo de todo tipo de armas, en tanto en cuanto convertía su casa en un auténtico bunker.  Esta obsesión la he hecho alejarse de su hija (Judy Greer), mientras su nieta (Andi Matichak) parece ser su único apoyo en el seno de la poca familia que le queda.

Confieso que no he visto la mayoría de las películas de la saga “Halloween” (ni siquiera el aplaudido remake de Rob Zombie de 2007), pero sí tengo fresco el recuerdo de la epopeya original de John Carpenter.  Esta nueva entrega recién estrenada me parece, en líneas generales, un acierto de concepto y una dignísima reformulación.  En primer lugar, los títulos de crédito nos devuelven de golpe a aquellos años setenta de tan grato recuerdo, no sólo por la iconografía tan característica, incluyendo las míticas logoformas, sino sobre todo por la utilización del famosísimo tema musical compuesto por el propio John Carpenter, esta vez en una versión rítmica que acentúa los notas graves y genera, por sí sola, grandes dosis de inquietud.  Poco a poco, los movimientos de cámara y los arriesgados encuadres nos van conquistando incluso a pesar de las muchas incongruencias del guión.  De hecho, llega un momento en que uno siente la tentación de desentenderse un poco de la trama y fijarse solamente en la imagen y el sonido.  La diabólica elegancia de los gestos del villano Michael Myers (a quien vuelve a dar vida su intérprete original Nick Castle quien, por cierto, ha tenido una carrera paralela como director de, entre otras, la entrañable “Starfighter, La aventura comienza”) continúa provocando nuestro terror, acrecentado por la brutalidad más explícita de algunos asesinatos, concesión a una nueva hornada de espectadores cuyos padres ni siquiera habían aprendido a gatear cuando empuñó el cuchillo por primera vez.  En cuanto a Jamie Lee Curtis (¿ya nadie se acuerda de que es hija de Janet Leigh, la más famosa víctima de Norman Bates en la ducha de “Psicosis”?), a los 59 años está físicamente muy lejos de la exuberante hembra que sedujo a Dan Aykroyd y Eddie Murphy en “Entre pillos anda el juego” y al mismísimo Arnold Schwarzenegger en ”Mentiras arriesgadas”, pero su torturada Laurie resulta carismática y adorable, personificación perfecta del síndrome de ”el cazador cazado”, que tantas fábulas ha ido originando.

Cuando una película te entra por los ojos (y los oídos) y al mismo tiempo te toca la fibra sensible, es un error someterla a un análisis convencional.  Por lo tanto, me niego a detenerme en los fallos de guión, en el poco menos que ridículo elenco de personajes secundarios o incluso en el tramposo tono feminista que, políticamente correcto, preside el tramo final del largometraje.  La noche de Halloween” (2018) me parece una gran secuela, muy digna, bien filmada y, por lo tanto… una gozada.

Luis Campoy

Lo mejor:  la puesta en escena, la planificación, la música…
Lo peor:  los innumerables agujeros de la trama y el guión
El cruce:  La noche de Halloween” (1978) + “Viernes 13” + “Solo en casa
Calificación:  8 (sobre 10)

No hay comentarios: