El fin del coleccionismo


El otro día saltaba una noticia que nos sumió a muchos en la tristeza: Disney, la antaño casi todopoderosa Disney, ha anunciado que dejará de editar películas en formato físico.  Es decir:  sus películas clásicas de dibujos animados, todos los títulos que han producido en imagen real, sus últimas y criticadas adaptaciones, las producciones de Touchstone Pictures, los recientes éxitos de los superhéroes de Marvel, las aventuras de Indiana Jones e incluso la saga galáctica de Star Wars ya no podrán volver a comprarse en DVD o BluRay.  No podremos comprarlas, no podremos coleccionarlas y no podremos tenerlas en nuestras estanterías.  A partir de ese momento, la mayoría de los cinéfilos, cuando quiera verlas, dependerá de que los dirigentes de una u otra plataforma las tengan en su programación, en su fondo de catálogo o en algún oscuro rincón de su archivo, o de que alguna cadena de TDT tenga la ocurrencia de emitirlas alguna vez.  Lo peor, siendo ya malo, si no malísimo, todo ésto, es que la factoría de Mickey Mouse sólo ha sido la primera en atreverse a dar el paso, pero todos sabemos que el resto de compañías la seguirán a no mucho tardar.  El coleccionismo ya no está de moda, como tampoco está de moda que cada uno seamos los dueños de la organización y planificación de nuestro tiempo y de nuestra cultura.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Banda Sonora: "PIRATAS DEL CARIBE, La Maldición de la Perla Negra"

Recordando a... Supertramp

La historia de Village People