Cine actualidad/ "BARBIE"

 


La vida en rosa

 

Este humilde Navegante debe confesar que ya se ha sumergido en el mundo de color de rosa de la muñeca más famosa de todos los tiempos.  Lo de “Barbie” y el rosa no es ninguna broma, y toda la costosísima y machacona publicidad de la cinta se ha basado en ese color, que también ha teñido las prendas de muchos de los asistentes a sus primeras proyecciones.

 

La nueva película de “Barbie” (digo la nueva y no la primera, pues ya existían multitud de cintas de animación por ordenador) la ha dirigido una mujer, Greta Gerwig, primero actriz y luego realizadora, aunque bien podría (y tal vez debería) haberla dirigido otra actriz y también directora, Olivia Wilde.  Durante casi todo el metraje de “Barbie”, las similitudes argumentales y sobre todo estéticas con “No te preocupes, querida”, la estupenda e infravalorada obra de la señora Wilde, se me hicieron tan evidentes que me pregunté si no estábamos asistiendo a poco menos que un plagio flagrante y consumado.

 

Por lo demás, “Barbie” tiene un arranque tan extraordinario que era evidente que tanta majestuosidad y maestría no iban a poder mantenerse durante todo su recorrido.  La estupendísima parodia inicial de “2001” y la presentación de ese mundo de Barbie que realmente parece un escenario sacado de una caja de juguetes Mattel consigue un nivel tan alto de riqueza estética en cuanto a diseño de producción, vestuario y fotografía, que hubiera sido imposible que ningún guión o desarrollo argumental estuviese mínimamente a la altura.

 

A pesar de ese envoltorio tan lujoso, audaz y sin duda meritorio, “Barbie” no deja de ser una comedia que esconde un viaje iniciático no muy diferente al que siguen los replicantes de “Blade Runner”, eso sí, narrado con un humor perfectamente digerible por el público juvenil e incluso infantil que se va a ver atraído irresistiblemente por ella, y que, una vez más, recibirá de Hollywood un mensaje cargado de corrección política y wokismo.  A nadie le extraña que en este universo de tonos pasteles las mujeres son las verdaderas estrellas y los hombres simples secundarios que revolotean a su alrededor, consumado en el hecho de que la persona más poderosa sea una Presidenta que además es negra.  Después de todo, ¿no es verdad que Barbie era el centro de todo, y Ken únicamente su complemento?  La hiperbellísima Margot Robbie interpreta a la muñeca más hermosa, y Ryan Gosling da vida al Ken más prototípico, sin que a nadie le importe que la una tenga 33 años y el otro ya 42;  por cierto, Gosling estuvo en la secuela de la citada “Blade Runner”, lo cual no deja de ser, obviamente, una mera casualidad.

 

El fenómeno conocido como “Barbenheimer” (la coincidencia en el mismo fin de semana de los estrenos de “Barbie” y de “Oppenheimer” de Chistopher Nolan) parece que se ha saldado con un éxito arrollador para las salas de cine, que hacía meses que no registraban colas tan multitudinarias, si bien las cifras dan como clara vencedora a la muñeca sobre el “bombero” (lo de “bombero” ya sabéis por qué lo digo).  En cualquier caso, lo importante es que mucha, muchísima gente, ha vuelto a ir al cine, y eso me hace muy, pero que muy feliz.

 

Luis Campoy

 

Lo mejor:  el tratamiento del color, la fotografía, el sonido, la música….

Lo peor:  el cansino mensaje woke, ¡qué harto estoy!

El cruce:No te preocupes, querida” + “Blade Runner” + “2001

Calificación: 7,5 (sobre 10)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Banda Sonora: "PIRATAS DEL CARIBE, La Maldición de la Perla Negra"

Recordando a... Supertramp

La historia de Village People