lunes, 31 de agosto de 2020

Cine actualidad/ “TENET”


Física y acción

 

Tenet”, la película más esperada del año, narra la historia de un agente al servicio de una agencia secreta al que le es asignada la misión de impedir el estallido de la Tercera Guerra Mundial, cuya victoria logrará quien sea capaz de dominar no las armas, la economía o el petróleo… sino el flujo del tiempo.

 


Pero… ¿qué diablos significa “tenet”?.  “Tenet” es un palíndromo, es decir, una palabra que se lee igual al derecho que al revés, lo mismo de izquierda a derecha que de derecha a izquierda.  Su origen se remonta al llamado “cuadrado mágico Sator”, formación de cinco palabras del alfabeto latino que se ha encontrado en diferentes yacimientos arqueológicos de varias localizaciones de Europa.  En concreto, “tenet” ocupa las líneas centrales tanto vertical como horizontalmente formando una cruz, siendo “sator” y ”arepo” y sus reflejos “rotas” y “opera” los restantes vocablos que allí aparecen.  Sus posibles significados, una vez agrupadas las letras de una u otra manera, son de lo más variopinto y van desde lo puramente agrícola hasta lo esotérico, pasando por una alegoría del “padre nuestro” de la liturgia cristiana.

 

La nueva propuesta de Christopher Nolan tras “Interstellar” y “Dunkerque” ha sido considerada por algunos como una especie de spin-off de “Origen”, si bien lo único cierto es que ambas transcurren en un mismo universo.  De nuevo, Nolan (esta vez guionista en solitario, al carecer del apoyo habitual de su hermano Jonathan) recurre a su innegable atracción por lo científico para desarrollar una trama en la que la física cuántica tiene mucho que ver, con conceptos como “entropía”, “inversión temporal”, “paradoja del abuelo” o “movimiento de pinza temporal” que harán las delicias de los amantes de la ciencia y quizás asusten un poco a los que sólo pretenden evadirse con una ficción.

 

Pero tampoco hay que enfrentarse a “Tenet” con el temor de no captar los entresijos de su enrevesado hilo argumental.  Al fin y al cabo, el propio realizador ha reconocido que tenía el deseo de realizar una película de James Bond, y, al no poder ingresar en dicha franquicia, concibió una especie de sucedáneo mayestático, con un presupuesto y unos medios que hacen palidecer a la mayoría de los films de 007.  Entendido de este modo, el “protagonista” (ese es el sucinto nombre al que responde el personaje de John David Washington, hijo del gran Denzel) de “Tenet” sería un sosías del mismísimo Bond, ayudado por otro agente que parece saber mucho de todo (excelente Robert Pattinson) y haría las veces de Felix Leiter, su habitual contacto en la CIA;  al villano de turno, Andrei Sator (¿“Sator”? ¿dónde habremos leído esa palabra antes?) lo interpreta un excesivo Kenneth Branagh imitando el acento ruso, y la inevitable “chica Bond” (perdón, “chica Tenet”) tiene el rostro y la elegancia de la grácil Elizabeth Debicki.

 

Rodada con un poderío visual que te apasiona y te atrapa de principio a fin, “Tenet” cuenta con los mejores profesionales en los apartados técnicos:  Hoyte Van Hoytema en la fotografía, Ludwig Goransson en la música (yo, personalmente, no eché en falta al músico de cabecera de Nolan, Hans Zimmer) y Jennifer Lame en el montaje, si bien son asimismo reivindicables el diseño de producción, los efectos visuales y, sobre todo, el sonido, de los mejores que he escuchado en mucho tiempo.

 

Tras varios aplazamientos debidos a la inseguridad generada por la pandemia de Covid-19. “Tenet” llegó a las salas europeas la pasada semana, y próximamente lo hará al mercado estadounidense y el asiático.  Si acaba siendo o no la película que salve a la exhibición cinematográfica de la ruina (como parece que se le exige), aún es pronto para saberlo, pero de lo que no me cabe ninguna duda es de que es la película que tenéis que ir a ver al CINE, porque es donde más y mejor vais a disfrutar sus extraordinarias cualidades visuales y sonoras.

 

Luis Campoy

 

Lo mejor:  la puesta en escena y la factura técnica en general;  el personaje de Robert Pattinson

Lo peor:  la intencionada y autoconsciente complejidad de la trama, que hará que, mientras unos la disfrutan, otros se declaren incapaces de seguirla;  el doblaje español del Protagonista, soso a más no poder

El cruce:  James Bond + “Regreso al futuro 2” + “Terminator

Calificación:  8 (sobre 10)

1 comentario:

Crónicas de este Universo dijo...

Muy bien Luis,de ponerle peros a la peli, indicaría que no me gusta la Marabunta de soldado y helicópteros del final,los noto inoperatyvos y sinfustones. Lo mejor de la peli el robo en la carretera del explosivo y todo lo que sucede con las acciones varias.