Cine actualidad/ “SHAZAM!”


Adolescencia superheroica

Antes de ser una popular app musical que te permite averiguar el título de una canción, Shazam era simplemente una palabra mágica que ponía en marcha un hechizo de transmutación.  Al pronunciarla, un adolescente intercambiaba su cuerpo con el de un superhéroe llamado ¡Capitán Marvel! (enseguida hablamos de ésto).  El caso es que la palabreja en cuestión no era sino un acrónimo formado por la primera letra del nombre de seis famosos personajes de la antigüedad (Salomón, Hércules, Atlas, Zeus, Aquiles y Mercurio), los cuales “prestaban” sus cualidades a la persona que los había convocado.  La primera vez que se formuló tan pintoresco hechizo fue en 1939, y por aquel entonces la editorial que publicaba la historieta se llamaba simplemente Fawcett Comics.  Años después, una de las dos majors de la industria comiquera estadounidense, DC, adquirió Fawcett y, con ella, todo su catálogo de publicaciones.  De esta manera, se produjo una curiosa circunstancia:  había no uno sino dos Capitanes Marvel en el mercado (el otro venía siendo publicado, cómo no, por Marvel Comics), lo cual no podía ser tolerado por los jerifaltes de la Casa de las Ideas en la que habían nacido Spiderman, los Vengadores y los Cuatro Fantásticos. Tras una larguísima serie de pleitos y sentencias judiciales, Marvel se salió con la suya y prohibió a DC el uso de la denominación “Capitán Marvel”, tras lo cual el héroe que se aparecía al pronunciar el conjuro pasó a denominarse también… “¡Shazam!”.

La película que nos ocupa narra, obviamente, los orígenes del “polémico” personaje, así como de uno de sus villanos más reconocibles, el Doctor Sivana.  Sin embargo, el hilo argumental se centra en un chico de 15 años llamado Billy Batson, huérfano de padre y abandonado por su madre, que es adoptado por una pintoresca familia de acogida.  Es tratando de ayudar a uno de sus nuevos hermanos cómo Billy se encuentra, sin proponérselo, con un anciano hechicero que le otorga una serie de poderes alucinantes que le permiten transformarse en un héroe adulto durante un corto período de tiempo.  Cuando el malvado Sivana es capaz de controlar a los terroríficos Siete Pecados Capitales, Billy/Shazam tendrán que hacerle frente, con lo que la lucha milenaria entre el Bien y el Mal se entablará una vez más…

Después de una serie de fracasos comerciales y adaptaciones muy cuestionadas, DC Comics y Warner Bros. parecían haber dado en la diana con “Wonder Woman” y la reciente “Aquaman”.  La cuestión era:  ¿podría una película cuyos avances se centraban tan sólo en un sentido del humor algo gamberro ser capaz de continuar por el buen camino?  La respuesta es un rotundo ¡SÍ!.  Los trailers de “Shazam!” en absoluto hacen justicia a lo que es en realidad este film:  una comedia de aventuras en la que el melodrama alcanza gran trascendencia en el desarrollo de los personajes.  Desde el principio, vemos cómo tanto héroes como villanos son descritos con mimo y buen gusto, con auténtico cariño por parte del guionista Henry Gayden, que se toma su tiempo a la hora de presentar tanto a un joven Sivana como al protagonista Billy y su entrañable y carismática familia, en la que tanto los padres de acogida como sus hermanos se hacen tanto de querer que casi da rabia la “intromisión” del elemento superheroico que en teoría iba a acaparar el interés del espectador.

Lo mejor de “Shazam!” no es en absoluto la consabida historia iniciática de un héroe con capa, ni tampoco sus (arquetípicos) enfrentamiento con el (poco lucido) villano de turno.  No, lo que en realidad dota a la película de esencia y corazón es ese evidente homenaje (hay una escena que a nadie pasará desapercibida) a clásicos como “Big”, en los que también se lograba hacer disfrutar a la platea mientras se les sabía acariciar la fibra sensible.  La escena en la que Billy se enfrenta por fin a su madre biológica es un excelente exponente de cómo incluso en un “tebeo” pueden ocultarse las emociones y alguna que otra lagrimilla.

David F. Sandberg (“Annabelle Creation”) ha sido el responsable de poner en imágenes el film, cuyos protagonistas son Zachary Levy (Shazam adulto) y Mark Strong (demasiado actor para tan poco villano), aunque los que más méritos interpretativos acumulan son Asher Angel como Billy y, sobre todo, un estupendo Jack Dylan Grazer como el encantador Freddy Freeman, verdadero robaescenas que acapara los mejores momentos de la película.

Luis Campoy

Lo mejor:  el tono de comedia melodramática juvenil
Lo peor:  al igual que sucedía en “Wonder Woman”, una historia deliciosa y encantadora se echa un poco a perder por culpa de la anodina pelea final con los villanos de turno, que dejan mucho que desear
El cruce:  Big” + “Familia al instante” + “Superman IV
Calificación:  8,5 (sobre 10)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Banda Sonora: "PIRATAS DEL CARIBE, La Maldición de la Perla Negra"

Cine: mi comentario sobre "PIRATAS DEL CARIBE: En el fin del mundo"

Recordando a... Supertramp