miércoles, 3 de octubre de 2018

Cine actualidad/ “EL REINO”


Tramas de corrupción

Desde el mismo comienzo de “El reino”, empieza a sonar una tenue música electrónica que poco a poco te va martilleando el cerebro.  Lo primero que pensé fue que aquella anda sonora (obra de Olivier Arson) era un error de bulto y que iba suceder como en “El instante más oscuro”, donde el equivocado uso de una música innecesaria y omnipresente te sacaba de la película una y otra vez.  Me equivocaba.  Los sones rítmicos de Arson poco a poco consiguen que el espectador se involucre en una trama que, mirándolo bien, tiene mucho de “bacalao”.

Manuel López Vidal (Antonio de la Torre) es uno de esos políticos cuyo objetivo es luchar por el bienestar y mejorar la vida…  de sí mismo.  Es corrupto y está corrompido hasta las trancas y, cuando sus chanchullos salen a la luz, lo único que se le ocurre es tratar de llevarse por delante a sus compañeros de partido tanto o más deshonestos que él…

La anterior película de Rodrigo Sorogoyen (Madrid, 1981) había sido “Que Dios nos perdone” (2016), y ya en ella había dado muestras de un enorme talento, una encomiable sobriedad narrativa y una gran habilidad para la dirección de actores.  Precisamente allí tuvo bajo sus órdenes al gran Antonio de la Torre, uno de los profesionales más solicitados de nuestro cine, y supo extraer de él una composición que nada tiene que ver con la que el intérprete malagueño nos ofrece en “El reino”.

En una época como la que nos ha tocado vivir, en la que la política (con minúsculas) está totalmente desprestigiada y la mayoría de quienes a ella se dedican carecen de respeto y credibilidad entre la ciudadanía, una película como “El reino” no sólo plasma en imágenes una historia absolutamente certera y verosímil, sino que, extrañamente, sabe hacerlo resultando amena y excitante.  Todos pensamos que el partido al que pertenece el protagonista, implicado en mil casos y tramas similares (Gürtel, Púnica, Auditorio, etc.) podría ser el Partido popular, pero Sorogoyen no quiere ser demasiado explícito y nos proporciona pistas falsas (esa Ana Wagener que parece la hermana gemela de la socialista Susana Díaz…) que nos conducen a una conclusión a la que ya llegó hace tiempo el célebre Lord Acton:  El poder corrompe”.  Así de simple, así de claro y así de genérico.

Siguiendo la estela de otros thrillers políticos (¿alguien dijo “Todos los hombres del Presidente”?) que pretendían denunciar la podredumbre del sistema y al mismo tiempo resultar entretenidos, “El reino” (cuyo título parecer remitir al de la no menos célebre “Todos los hombres del rey”) consigue que unos diálogos llenos de nombres y cifras no se le atraganten al público medio, y que la sucesión de escenas repletas de tensión adquieran auténtico sentido y alcancen un clímax memorable.  Los últimos cuarenta y cinco minutos de “El reino” son sensacionales.  Una intrusión en una aparentemente tranquila fiesta juvenil, una parada en una gasolinera, un trayecto nocturno en coche (que da tanto o más miedo que cierta escena similar de la celebrada “Hereditary”) y una entrevista televisiva que no discurre como el periodista de turno pretendía se suceden en un torbellino de inquietudes que te atrapan y te arrasan sin poder evitarlo.

En el reparto de “El reino” encontramos a la citada Ana Wagener, además de a José María Pou, Nacho Fresneda y Bárbara Lennie (estos dos últimos, pareja en la quinta temporada de “Amar en tiempos revueltos”) e incluso a Paco Revilla, padre del realizador, pero no cabe duda de que es Antonio de la Torre quien acapara la máxima atención y acarrea el máximo peso interpretativo.  Sólo un grande como De la Torre podía ser capaz de hacer humano y cercano a su despreciable personaje, sólo él podría provocar nuestra preocupación e incluso nuestra satisfacción cuando en realidad deberíamos estar deseando su fracaso y su caída.  Excepcional.  Chapeau!

Luis Campoy

Lo mejor:  el protagonista, la dirección, el ritmo, la capacidad de denunciar y entretener a la vez
Lo peor:  que ciertas personas ni siquiera le presten atención sólo por ser española
El cruce:  Todos los hombres del Presidente” + “El hombre de las mil caras” + “Hereditary
Calificación:  9 (sobre 10)

No hay comentarios: