lunes, 21 de mayo de 2018

Cine actualidad/ “DEADPOOL 2”


El regreso del Mercenario Bocazas

En un contexto de super héroes cinematográficos tan poderosos como previsibles y políticamente correctos, en 2016 estalló un fenómeno que sorprendió a propios y extraños.  La primera película basada en el inclasificable Deadpool (“Masacre” para los fans españoles) supuso un verdadero regalo para los padres que deseaban ser los destinatarios de un film superheroico destinado a ellos y no a sus hijos.  El público y la taquilla se rindieron al Mercenario Bocazas de Marvel, que triunfó gracias a un cocktail explosivo basado en comedia, irreverencia, violencia explícita y palabrotas a granel.  Obviamente y como sucede casi siempre, automáticamente quedó abierta la veda para sucesivas secuelas con las que continuar explotando el suculento filón…

Dos años después y con cambio de realizador incluído (el original Tim Miller ha cedido la poltrona al recién llegado David Leitch, uno de los dos co-directores de “John Wick”), el deslenguado Deadpool aterriza de nuevo en los cines de todo el mundo, y lo hace siguiendo el mismo canon de la primera entrega.  Así, el sentido del humor vuelve a ser el principio de todas las cosas, contando con el beneplácito de los fans que saben que nada ni nadie está a salvo de las bromas;  la sucesión de chistes, burlas y parodias no tiene límite.  También la violencia (brutal, chabacana, explosiva) recupera su esperado protagonismo, provocando, eso sí, más la sonrisa que la arcada (recordémoslo por enésima vez:  nos hallamos ante un tebeo hecho cine).

Al frente del reparto, el inigualable Ryan Reynolds, en su tercera encarnación de Masacre (la primera vez fue en “X-Men Orígenes:  Lobezno”, y el resultado, tan lamentable que no se libra de una burla muy merecida), volviendo a demostrar que la perseverancia y la entrega son las mejores armas para obtener y conservar un papel.  Nuevos en la franquicia son la grácil mutante Domino (Zazie Beetz) y, sobre todo, el soldado futurista Cable (Josh Brolin), de quien se dice que hubo que rodar nuevas escenas porque lo más celebrado en los pases de prueba del film.

Como, la verdad, la primera entrega tampoco me pareció nada del otro jueves (yo sí soy muy políticamente correcto y mis héroes favoritos responden a los patrones más clásicos, tipo Spiderman, Batman o Superman), no sabría decir si “Deadpool 2” mola más o es mejor que “Deadpool 1”.  Para mí, las dos están al mismo nivel de ¿calidad?, diversión y provocación.  Lo que sí volví a notar es que, tratándose de un film auspiciado por toda una “major” (20th Century Fox), el look visual de la película no deja de parecer excesivamente “barato”, como de serie B o incluso Z, de lo cual, una vez convenientemente meditado, he deducido que en realidad se trata de algo premeditado, de otro rasgo estilístico, más cuyo propósito es alejar más aún a Deadpool del resto de personajes heroicos y convencionales.

Luis Campoy

Lo mejor:  Ryan Reynolds, el sentido del humor, la (humorística) violencia
Lo peor:  el aspecto visual de la película, deliberadamente cutre y paupérrimo
El cruce:  “Deadpool” + “Terminator” + “Terminator 3”
Calificación:  7,5 (sobre 10)

No hay comentarios: