contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

jueves, 29 de septiembre de 2016

Cine actualidad/ “CAPTAIN FANTASTIC”

Cine para pensar

Fue en Discos Sellés de Alicante donde compré el cassette de “Captain Fantastic (And The Brown Dirt Cowboy)” de Elton John en algún momento de 1976 (meses antes de que, en aquel mismo y añorado lugar, un par de dependientas muy poco cinéfilas se carcajeasen cuando les pregunté por la banda sonora de “King Kong” de John Barry…  pero ésa es otra historia), que exhibí entre mis amistades como si de una especie de trofeo se tratara.  El sábado pasado, tras cuatro décadas de aquéllo, me senté en una cómoda butaca para asistir a la proyección de otra “Captain Fantastic”, esta vez una película que venía precedida de cierto éxito de crítica al haber sido presentada en diversos festivales indies…

Escrita por su también director Matt Ross, “Captain Fantastic” recupera la misma premisa en la que se basaba la popular “El Señor de las Moscas” de William Golding:  ¿qué sucede cuando un grupo de niños y jóvenes crecen aislados del mundo, en un entorno agreste o selvático, sin relacionarse con nadie más y obligados a autoeducarse y autoabastecerse para sobrevivir?  En este caso, se trata de la voluntad de un padre, Ben Cash, que, junto a su esposa ahora enferma, decidió criar a sus seis hijos en mitad de los bosques de Nuevo México, siendo él el mentor, tutor, profesor e instructor de los muchachos, el único autorizado para educarles y permitirles conocer la realidad (subjetiva) del mundo.

Ante una película como ésta, el análisis puramente cinematográfico puede esperar.  Lo que más me interesó fue el postulado ideológico, el punto de partida social (o antisocial).  ¿Es bueno que una sola persona (por muy superinteligente y superdotada que sea) se erija en líder espiritual y moral de su familia, jamás discutido ni contestado por nadie?  ¿Es bueno o malo que los chicos y chicas de entre 6 y 18 años acepten la convicción de que, si quieren comer, han de proveerse por sus propios medios, incluyendo la obligación de cazar y matar ciervos, ovejas, vacas, cerdos o lo que se tercie?  ¿Es posible que esas seis personas asociales se integren en un futuro en la Sociedad, a sabiendas de lo prejuiciosa, injusta y castradora que ésta pueda llegar a ser?  ¿Qué precio tiene la libertad de conciencia y de pensamiento?  Estos interrogantes podrían constituir la base sobre la que se asentase un excelente coloquio o cine-forum, y sólo por eso estoy recomendando a mis amistades que acudan a ver esta película.

Ciñéndonos a lo cinematográfico, diremos que la película en sí es inequívocamente deudora de títulos como “La costa de los mosquitos” (Peter Weir, 1986) o la versión de 1990 de la citada “El Señor de las Moscas”, que dirigió un tal Harry Hook.  El protagonista casi absoluto es un actor tan marcado ideológicamente como Viggo Mortensen, por lo cual su interpretación es especialmente convincente (a título anecdótico, reseñar su más bien innecesario desnudo frontal, que recuerda al que ya nos sorprendió en “Promesas del Este”).  Todos los demás actores secundarios (con Frank Langella y Steve Zahn como nombres más conocidos) resultan tanto o más creíbles cuanto más anónimos nos resultan, de modo que la identificación del espectador con ellos es absoluta.

Sustituir la celebración de la Navidad por la del cumpleaños de Noam Chomsky (filósofo de ideología anarquista y anticapitalista) o incinerar a un ser querido y luego arrojar sus cenizas por el retrete son algunas de las excentricidades que caracterizan a ese padre hiperinteligente pero aislacionista al que da vida Viggo Mortensen.  ¿Quiénes tienen la razón, los que eligen la Naturaleza como único entorno vital o los que se conforman con vivir la hipocresía y artificiosidad que impera en la civilización?

Luis Campoy

Lo mejor:  Viggo Mortensen;  la necesidad de dialogar sobre sus postulados ideológicos
Lo peor:  el final, notablemente inadecuado
El cruce:  “La costa de los mosquitos” + “El Señor de las Moscas” + “Pequeña Miss Sunshine”

Calificación:  8 (sobre 10)

No hay comentarios :