contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

lunes, 8 de febrero de 2016

Cine actualidad/ "EL RENACIDO"

La salvaje belleza de la Naturaleza

Dakota del Norte, 1820.  Una partida de tramperos es atacada por los indios arikaras y sólo unos pocos logran sobrevivir.  El explorador Hugh Glass, el mejor conocedor del terreno, resulta más tarde herido por un enorme oso grizzly, quedando moribundo.  Abandonado a su suerte, Glass deberá luchar por su vida en un ambiente inhóspito en el que la supervivencia es un reto casi insuperable…

La increíble odisea verídica del trampero y explorador Hugh Glass (1780-1833) ya había sido llevada al cine en 1971 por Richard C. Sarafian con el título de “El hombre de una tierra salvaje”, si bien el protagonista que encarnaba Richard Harris allí se llamaba Zachary Bass, debido a problemas legales con los herederos.  Sin embargo, en 2002 se publicaba el libro “The Revenant:  A Novel of Revenge”, escrito por Michael Punke y que ha sido inspiración directa para el film recién estrenado en nuestro país.  Dirigido por Alejandro G. Iñárritu, “El renacido” relata, no sin ciertas “licencias creativas” la increíble historia de Glass, quien, gravísimamente herido, pudo sobrevivir y reponerse merced a uno de los instintos más primarios y demoledores que existen:  el deseo de venganza.  Aquellos quienes le dejaron solo y a merced de la Naturaleza y los indios, iban a pagar por ello,  vaya que si iban a pagar…

Tras su espléndida “Birdman” (triunfadora en los Oscars de 2015), el mexicano Alejandro González Iñárritu nos vuelve a traer otra película fascinante que también se perfila como favorita para los premios de la Academia de este año.  La poderosa historia que narra, la fotografía de Emmanuel Lubezki y la presencia de Leonardo Di Caprio son unos reclamos a los que un buen cinéfilo no sabrá o no podrá resistirse.

A pesar de que había leído numerosas críticas, no estaba preparado para el aluvión de imágenes sobrecogedoramente bellas que ofrece “El renacido” en sus primeros minutos.  De hecho, y no por casualidad, durante un rato estuve equiparando mentalmente el arranque “El renacido” con otro de los más poderosos que se me ocurren, el de “Salvar al soldado Ryan” de Steven Spielberg.  Los paisajes, los encuadres y la música de Ryuichi Sakamoto (qué feliz recuperación) te dejan con la boca abierta y los sentidos extasiados.  La interpretación de Leonardo Di Caprio es extraordinaria y conmueve al más pintado.  Luego, conforme va avanzando la historia, admito que surgen algunas dudas (la sucesión de desdichas y avatares que le acontecen a Glass/Di Caprio y, sobre todo, lo pronto y satisfactoriamente que se va recuperando de todos ellos revelan una constitución no ya de hierro…  sino de acero, pues ni el propio Superman sanaría tan rápido), y llegado el desenlace, lo primario y vulgar de éste no me satisfizo como hubiera deseado.  Pero, a pesar de lo increíble de muchas situaciones (ni las terribles heridas, ni la naturaleza más salvaje, ni los indios, ni el frío ni la nieve consiguen ralentizar el avance del héroe), no pude evitar que la visceral belleza antes mencionada dejase de conmocionarme ni por un instante.

No es perfecta, pero tampoco tenía que serlo.  “El renacido”, gracias a un trabajo sensacional de Leonardo DiCaprio (y del secundario Tom Hardy, no lo olvidemos), a la briosa puesta en escena de Iñárritu y, sobre todo, a la fascinante, magistral cinematografía de Emmanuel Lubezki, constituye otro de esos hitos que nos recuerdan qué es y para qué sirve el Cine, una obra de arte visual que merece y debe ser admirada.

Luis Campoy

Lo mejor:  la fotografía, Di Caprio, la música, el sonido, los paisajes
Lo peor:  lo inverosímil de de tanta sucesión de desdichas y tan rápida superación
El cruce:  “El hombre de una tierra salvaje” + “Las aventuras de Jeremiah Johnson” + “Gladiator”

Calificación.  9 (sobre 10)

No hay comentarios :