contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

lunes, 4 de enero de 2016

Cine actualidad/ "STEVE JOBS"

La soledad del genio

No me gusta usar ese refrán que reza “No se hizo la miel para la boca del asno”, porque generalmente suele utilizarlo alguien que piensa que su gusto es mejor que el de los demás, lo cual me suena a presunción y prepotencia.  Eso sí, es cierto que no todas las manifestaciones artísticas pueden ser degustadas y apreciadas por todos los paladares, sencillamente porque todas las personas somos diferentes y todos buscamos (y encontramos) cosas distintas que nos llenen de formas diversas.

Sirva lo anterior para expresar que una película como “Steve Jobs” no es apta para cualquier tipo de público.  Es decir, cualquiera puede verla, por supuesto, pero comprenderla, asimilarla  y encontrar sus claves es algo que no hará todo el mundo.  Aunque su duración no es de las más disuasorias (2 horas y 2 minutos), el hecho de que no se trate de un film de acción ni aventuras hará que a algunos se les antoje larga y aburrida.  Por otra parte, ha sido rodada casi totalmente en interiores, lo cual puede llegar a causar una sensación (premeditada) de cierta claustrofobia (el modo en que el director trata de transgredir la unidad de espacio, lo expondremos  más adelante).  Además, el protagonista no es precisamente simpático, no existe una historia de amor que lo humanice y la mayoría de quienes comparten la pantalla con él opinan que se trata de un tipo despreciable.  Por si fuera poco, los (excelentísimos) diálogos se suceden atropelladamente y sin descanso, y en ellos se utilizan multitud de términos de la tecnología informática que no serán entendibles para todo hijo de vecino.

Hasta ahora, he hablado de las circunstancias “negativas” que pueden interponerse entre “Steve Jobs”, la película, y la apreciación de determinadas personas.  A partir de aquí, hablaré de las que para mí son las virtudes de la cinta.  Para empezar, los poderosos y portentosos diálogos de Aaron Sorkin (también guionista de otra película sobre un mago de la informática, “La red social”);  la construcción y el ritmo de las frases, la agudeza de cada intervención de Steve Jobs y lo gratificante de comprender siquiera un pequeño porcentaje de los conceptos que se manejan, me predispuso enseguida hacia la admiración, cuando no la fascinación.  El arte de escribir buenos diálogos, que suenen inteligentes pero no rimbombantes, se me antoja cada vez más una rara avis dentro de la escritura de guiones, terreno que ciertas superproducciones de taquillajes megamillonarios (¿alguien dijo “Star Wars”?) descuidan despreciativamente.  En segundo lugar, la puesta en escena de Danny Boyle, que sabe combinar todos los recursos a su alcance (tavellings, steadycams, flashbacks…) para zafarse de la posible monotonía que entraña un film que se estructura únicamente en base a tres presentaciones de tres productos que fueron clave para la progresión profesional y humana de Steve Jobs;  el virtuosismo de Boyle, y el espléndido trabajo de su director de fotografía y su montador me hicieron recordar a ratos la magia de su anterior “Slumdog Millionaire”, no en balde una de mis películas favoritas.  Finalmente, el trabajo de los cuatro actores principales merece una buena colección de premios:  la sinceridad y la campechanía de Seth Rogen, el paternalismo y comprensión de Jeff Daniels y la inteligencia y precisión de Kate Winslet complementan, arropan, el portentoso derroche interpretativo de Michael Fassbender.  Es cierto que físicamente Fassbender no se parece demasiado al malogrado Jobs, pero eso sólo se percibe al principio.  A medida que va desgranándose la película, uno deja de pensar en la apariencia física y progresivamente va cayendo rendido ante una de esas actuaciones esplendorosas que rezuman aroma a Oscar.

Luis Campoy

Lo mejor:  Michael Fassbender, el guión y los diálogos de Aaron Sorkin y la dirección de Danny Boyle
Lo peor:  no es una película apta para cualquier tipo de público
El cruce:  “Jobs” + “La red social” +”Descrifrando Enigma”

Calificación:  9 (sobre 10)

No hay comentarios :