contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

martes, 25 de agosto de 2015

Cine actualidad/ "OPERACIÓN U.N.C.L.E."


Espías de diseño

En los años gloriosos de la televisión en blanco y negro, una de las series policíacas que triunfaban, junto a “El Santo”, “Mannix” o “Misión Imposible”, era la que aquí conocimos como “El agente de C.I.P.O.L”, que protagonizaban Robert Vaughn y David McCallum, el primero interpretando a un espía de la CIA norteamericana, y el segundo haciendo de su contrapartida rusa.  Sólo mucho tiempo después, supimos que las siglas “CIPOL” significaban “Comisión Internacional Para la Observancia de la Ley”, las cuales de algún modo recuperaban el sentido del acrónimo que constituía el título original del serial, “The man from U.N.C.L.E”, en el que “UNCLE” era “United Network Command for Law Enforcement”, es decir, “Comando de Redes Internacionales para el Refuerzo de la Ley”.  El caso es que la serie alcanzó un considerable éxito de  público, perdurando durante 4 temporadas y generando diversas secuelas en forma de telefilms y películas, todos ellos protagonizados por los mismos intérpretes.

En esta época de tan notoria falta de imaginación, no es extraño que los largos e incansables tentáculos de la fiebre de rehacer todo tipo de películas y series clásicas alcanzasen a esta algo olvidada ficción, en cuya concepción participaron los prestigiosos Harlan Ellison, Robert Towne y el mismísimo Ian Fleming, creador de James Bond.  El caso es que, ya algo talluditos los intérpretes originales (Vaughn tiene 82 años, y McCallum, 81), lo primero que había que hacer era hallar a dos actores actuales capaces de conectar con el gran público.  Entre los aspirantes estuvieron George Clooney, Bradley Cooper, Christian Bale y Michael Fassbender, y cuando ya parecía que iba a iniciarse el rodaje con Tom Cruise encarnando al protagonista Napoleon Solo, los retrasos en el rodaje forzaron la marcha de Cruise y su sustitución por Henry Cavill, el nuevo Superman.  El agente del KGB ruso Illya Kuryakin corre a cargo de Armie Hammer, el último “Llanero Solitario”.  En la silla de director se ha sentado el británico Guy Ritchie, ex–marido de Madonna y artífice de la resurrección de Sherlock Holmes con Robert Downey Jr. y Jude Law.

El objetivo evidente de Guy Ritchie ha sido el de rendir homenaje no sólo a la serie original en sí, sino a aquella era inolvidable y mítica que fueron los años 60.  De este modo, me atrevería a decir que las peripecias de Solo y Kuryakin son una simple excusa para desarrollar sobre la pantalla un artesanal espectáculo de revival sesentero.  Muy pocas veces en los últimos años he presenciado una puesta en escena que cuidase tan al milímetro todos los aspectos estéticos (fotografía, diseño de producción, decorados, vestuario, peinados, maquillaje, música, montaje), además con un sentido del humor muy peculiar y unos diálogos agudos e inteligentes (para variar).  Durante la primera media hora de metraje, me quedé con la boca abierta y los ojos expandidos como platos…  hasta que la trama empieza a desarrollarse por unos vericuetos demasiado convencionales y el ritmo se enlentece y enlentece.  Estoy seguro de que las ambiciones estilísticas de Ritchie le impidieron comprender que tiene tanta o más importancia lo que se cuenta que cómo se cuenta, y de este modo se entendería el relativo fracaso que ha acompañado al estreno del film.  Hoy en día se llevan películas de acción más físicas y directas (caso de la nueva “Misión imposible”), mientras que las exquisiteces estilísticas quedan reservadas para paladares tan minoritarios que no las pueden sustentar.

El reparto de “Operación U.N.C.L.E.” se completa con la sueca Alicia Vikander (“Ex-Machina”), la polaco-australiana Elizabeth Debicki y los británicos Hugh Grant y Jared Harris.  Un pintoresco elenco para una peli de espías a la antigua usanza que podía haber sido excelente y que, en cualquier caso, se merecía mejor fortuna.

Luis Campoy

Lo mejor:  la excepcional puesta en escena de Guy Ritchie
Lo peor:  lo predecible de la trama y la lentitud de su ritmo
El cruce:  “El agente de CIPOL” (TV) + “Desde Rusia con Amor”

Calificación:  8 (sobre 10)

lunes, 24 de agosto de 2015

Cine actualidad/ "4 FANTÁSTICOS"

¿Será tan mala como dicen…?

En Noviembre de 1961, el factótum de Marvel Comics, Stan Lee y su dibujante de máxima confianza, Jack Kirby, dieron a luz el tebeo que sentaría las bases del universo superheroico de la editorial.  “Fantastic Four”.  No por casualidad, los Cuatro Fantásticos son denominados “la Primera Familia” de Marvel, primera porque fueron ellos quienes abrieron la veda, pero también por su importancia y notoriedad en el statu quo de las historietas.  El caso es que, tarde o temprano, y después de varios intentos televisivos, el equipo formado por Reed Richards (Mr. Fantástico) , su amigo Ben Grimm (La Cosa), la esposa del primero, Susan Storm (la Mujer Invisible) y el hermano de ésta, Johnny Storm (la Antorcha Humana), tenía que arribar a las pantallas cinematográficas, y lo hizo en el ya lejano 1994, merced al famoso productor Roger Corman (especialista en films baratos en los que la imaginación prevalecía sobre las limitaciones presupuestarias) y al olvidado y olvidable realizador sueco Olay Sassone.  Los malos (pésimos) resultados artísticos de aquel engendro hicieron que tuviera que pasar una década antes de que otra producción tratase de llevar a los 4F de vuelta al cine.  Ello sucedió en 2005, cuando 20th Century Fox, propietaria de los derechos cinematográficos, escogió (nadie sabe muy bien por qué) a un tal Tim Story (“La barbería”) para dirigir una película con más comedia que aventura y que, a pesar de que no cosechó el éxito esperado, tuvo una segunda parte en 2007, “Los 4 Fantásticos y Silver Surfer”, que fue algo mejor recibida pero supuso el fin de la franquicia…  hasta ahora.

Como ha quedado dicho, 20th Century Fox es propietaria de los derechos cinematográficos de los personajes (también lo es de los de los X-Men), y una de las cláusulas de su contrato estipulaba que, si no realizaba una nueva aproximación al cuarteto de superhéroes, los derechos revertirían de nuevo en Marvel.  Para evitar que ésto sucediera, Fox se puso manos a la obra y contrató al joven realizador Josh Trank, célebre por su film “Chronicle”, para que escribiese y realizara una nueva adaptación, menos cómica y más adulta que su predecesora.  La primera decisión de Trank ya puso a los fans del comic en contra de la futura película:  la Antorcha Humana iba a ser interpretado por un tal Michael B. Jordan, al que ya había dirigido en la citada “Chronicle”.  El problema no era que el susodicho Jordan fuese muchísimo menos conocido que, por ejemplo, Leonardo DiCaprio, sino que, mientras que el flamígero Johnny Storm de los comics era un chaval ario y rubio, el actor que lo iba a interpretar era…  negro.  Yo no soy racista y no tengo absolutamente nada en contra de que un actor de piel oscura haga de norteamericano simpático y heroico, pero una Antorcha Humana encarnada por un negro me parece algo tan absurdo como si a Martin Luther King le da vida un intérprete blanco, o si a Jesucristo lo personifica un japonés.  Los personajes emblemáticos lo son por algo, y lo primero que se le exige a una adaptación es que sea lo más fiel posible a la obra original en que se sustenta.  Pero, como ha podido saberse posteriormente, los errores de casting no han sido lo único negativo de estos “4 Fantásticos” que el pasado viernes llegaron a nuestro país.  Al parecer, Trank filmó una película de casi dos horas y media de duración, centrada en los protagonistas ANTES de obtener sus superpoderes, de modo que aquéllos sólo se transformaban en Fantásticos en la última media hora (más o menos como acaba sucediendo en el film tal como se ha estrenado).  Según el estudio, lo rodado por Trank carecía de ritmo y energía y se hacía inmensamente tedioso, y la actitud del realizador, supuestamente arrogante y orgullosa, no ayudó a solucionar las cosas.  Consecuentemente, Trank fue despedido y la película, remontada sin su consentimiento, por lo que hubo que rodar deprisa y corriendo (por parte del productor Simon Kinberg) secuencias adicionales con más “marcha” e incorporar más efectos especiales, que tuvieron que ser añadidos deprisa y corriendo.

La consecuencia más evidente de lo expuesto en el párrafo anterior es que “4 Fantásticos” ha nacido muerta o, en el mejor de los casos, malherida.  Es cierto que las críticas (mayoritariamente negativas) que ha recibido en los USA se cebaban a muerte con todos sus defectos y no valoraban nada sus (mínimas) virtudes, pero, una vez finalizada la proyección, uno tampoco tiene la sensación de haber asistido a un espectáculo de primer orden…  más bien lo contrario.  Al final, el hecho de que la Antorcha Humana tenga la piel negra es el menor de los problemas que se pueden enumerar:  los actores se nota que no se creen sus personajes y no tienen ninguna química entre ellos (como mucho, parece existir una cierta corriente de afinidad entre La Cosa y Mr. Fantástico), no tienen espíritu de equipo y mucho menos de familia, el supuesto villano causa de todo menos miedo, la estética del film parece de telefilm de sobremesa y algunos efectos especiales rozan la cutrería.  En este sentido, los nuevos “4 Fantásticos” de 2015 tienen el superpoder de hacer parecer buena a la versión de diez años atrás, que, al menos, tenía unos intérpretes más fácilmente identificables con los personajes del comic y estaba narrada con más vitalidad y optimismo

PD:  No lo había dicho, pero los nuevos 4 Fantásticos están interpretados por Miles Teller (“Whiplash”, “Divergente”), Jamie Bell (“Billy Elliot”), Kate Mara (“Iron Man 2”) y el referido Michael B. Jordan (el protegido de Rocky Balboa/Sylvester Stallone en la futura “Creed”).

Luis Campoy

Lo mejor:  Reg. E. Cathey, que interpreta al Dr. Franklin Storm, padre de Johnny y padrastro de Susan
Lo peor:  parece un telefilm del montón, con efectos especiales poco lucidos y actores que no sienten sus personajes
El cruce:  “Los Cuatro Fantásticos” (Roger Corman) + “Batman Begins” + “Flash Gordon”

Calificación.  4,75 (sobre 10)