contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

miércoles, 22 de julio de 2015

Cine actualidad/ “ETERNAL”

Recuerdos letales

En mi artículo de ayer, advertía de los “peligros” de las críticas excesivamente positivas, que normalmente lo único que consiguen es provocarnos una decepción una vez disfrutada la película supuestamente hipermegamaravillosa.  Hoy, empiezo este nuevo comentario hablando justamente de lo contrario:  los efectos beneficiosos de las glosas airadamente negativas, las cuales frecuentemente nos deparan agradables sorpresas.

La que constituye “Eternal”, la película que hoy comentamos, no es precisamente la más halagüeña de las sorpresas posibles, pero sí que hace buena mi teoría acerca de que basta con pretender abochornar algo para que ese algo nos resulte agradable…  y, lógicamente, también para que suceda lo contrario.  El caso es que, tan mal ponen los señores críticos profesionales al nuevo film del indio Tarsem Singh, que su visionado constituye una especie de placer prohibido, cuando no directamente una agradable conmoción.

Un rico arquitecto aquejado de cáncer terminal acude a los servicios de una empresa científica que le garantiza que su mente, una vez defenestrado su viejo cuerpo, será ubicada en el de uno joven y sano cultivado genéticamente.  Naturalmente, algo se torcerá y las cosas no saldrán exactamente como se prometían…

Las historias de intercambio de mentes y cuerpos no son nada novedosas, como tampoco sus primas hermanas, las que tienen que ver con la súbita recuperación de recuerdos pretendidamente borrados.  Ejemplos que se me ocurren ahora:  “El corazón del ángel”, “Desafío total”, “Memoria letal”, “Cara a cara”…  En todos estos casos, el protagonista descubre repentinamente que no es quien cree o pretende ser, y halla en sí mismo la posibilidad de desarrollar una serie de capacidades impensadas hasta entonces.  “Eternal” (más bien ridículo título español del original “Self/less”, palabra compuesta que, junta, quiere decir “generoso” o “desprendido”, pero que, separadas sus sílabas, podría traducirse como “Sin uno mismo”) se inscribe de lleno en este subgénero, pero lo que se intuía una historia de ciencia ficción deviene más bien pronto en un thriller plagado de tópicos, y que, por tanto, acaba por perder su interés inicial.  La odisea del joven Mark, que de repente descubre que es el viejo Damian (¿o la de Damian, que cree ser Mark?) transita los manidos caminos del género policíaco más televisivo (dicho poco halagüeñamente), y de su desarrollo cada vez más mortecino sólo la rescatan dos o tres persecuciones y tiroteos, que tampoco son nada del otro mundo.

¿Qué es pues, lo que resulta mínimamente atractivo?  En primer lugar, la identidad del actor que encarna al enfermo Damian, y que no es otro que el gran Ben Kingsley, inolvidable Gandhi cinematográfico.  Ryan Reynolds es quien da vida al nuevo receptáculo de la mente de Damian, pero sorprende lo poco que se esfuerza en intentar emular los gestos del anterior.  Victor Garber (el constructor del Titanic en la peli de Cameron) interpreta al mejor amigo del difunto arquitecto, y se hace querer por su bondad y lealtad.  En la piel del villano tenemos al británico Matthew Goode, especializado en ese tipo de papeles digamos ”ambiguos”, y en cuanto a la elección de la “familia” del antiguo Mark, mejor correr un tupido velo ante tan evidentes errores de casting.  Lo cierto es que, sin ser ni pretender ser una obra maestra o siquiera importante, “Eternal” resulta simpática y entretenida, y eso es lo mínimo a lo que aspira uno en una bochornosa tarde veraniega, ¿no?.

Luis Campoy

Lo mejor:  Ben Kingsley (¿alguien lo dudaba?)
Lo peor:  lo desaprovechado que está el componente científico
El cruce:  “El cielo puede esperar” + “Desafío total” + “Memoria letal”

Calificación:  6 (sobre 10)

No hay comentarios :