contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

martes, 10 de marzo de 2015

Cine actualidad/ “PERDIENDO EL NORTE”

Españoles por el mundo

2014 fue un año espectacular para el cine español.  Dos comedias (“Ocho apellidos vascos” y “Torrente 5”) y dos thrillers policíacos (“La isla mínima” y “El Niño”) no sólo reventaron las taquillas como hacía tiempo que no se recordaba, sino que también convencieron a la crítica y arrasaron en todas las entregas de premios.  No es de extrañar que, un año más tarde, se continúe intentando rentabilizar el filón, al manos en lo que al género cómico se refiere...

Dos jóvenes universitarios españoles, desesperados al no poder encontrar trabajo ni oportunidades en España, deciden emigrar a la poderosa Alemania de Angela Merkel…  sólo para comprobar que, en realidad, el “sueño alemán” se diferencia bien poco de la “pesadilla española”…

Al guionista y director Nacho García Velilla se le recuerda sobre todo por ser uno de los creadores de series como “Médico de familia”, “7 vidas” y su spin-off “Aida”, aunque también tiene en su haber películas para cine del estilo de “Que se mueran los feos”, “No lo llames amor, llámalo X” y la que es mi favorita de su filmografía, “Fuera de carta”.  Una de sus costumbres es la de rodearse (ya sea como protagonistas o como secundarios) de un elenco de actores fijos, con quienes ha probado fortuna tanto en televisión como en cine:  Javier Cámara, Carmen Machi, Julián López, Mariano Peña o Kira Miró suelen aparecer en casi todas sus producciones, configurando una especie de gran familia a la que da gusto reencontrar de vez en cuando.  En el título que hoy nos ocupa, “Perdiendo el Norte”, aparecen de nuevo Cámara, Machi y López, y se les unen nuevos rostros como los de Yon González, Blanca Suárez, Miki Esparbé o el veterano José Sacristán.

Precisamente José Sacristán ya fue en los años 70 (concretamente en 1971) el coprotagonista, junto al omnipresente Alfredo Landa, de la olvidable comedieta “¡Vente a Alemania, Pepe!”, en la que se narraba una historia no del todo diferente, prueba de que la Historia se repite en ciclos sucesivos.  En el fondo, los universitarios de hoy en día se hallan en una tesitura demasiado similar a la que vivieron sus abuelos, a pesar de que el amigo Rajoy no para de proclamar a diestro y siniestro el final de la malhadada crisis.  Pero volvamos a lo estrictamente cinematográfico, y, en ese sentido y sin precipitarnos a lanzar las campanas al vuelo, hay que admitir que nos hallamos ante una digna sucesora de la “cosecha del 14”, una producción muy cuidada en la que, indisimuladamente, se han metido a embute varios de los rasgos definitorios de “Ocho apellidos vascos”:  pareja atractiva, secundarios de lujo, revelaciones robaescenas, una chica que corre y, sobre todo, la explotación sistemática de los tópicos de nuestra idiosincrasia.  Así, podríamos decir que funcionan la mayoría de los chistes, que los actores de reparto se comen a los protagonistas y que en ningún momento te da tiempo a aburrirte, pero también se debe destacar la prestancia y buena dicción de Yon González (a ver si aprende Mario Casas), la vis cómica de Julián López y la frescura del para mí desconocido Miki Esparbé, así como la enésima demostración de la majestuosidad de ese monstruo de voz vibrante llamado José Sacristán.  Por otro lado, se hubiera agradecido un guión sin menos situaciones tan trilladas, actrices igual de guapas (o no) pero que supieran interpretar mejor…  y, aunque parezca un contrasentido, menos familiaridad con los actores de siempre, que a veces da la sensación de que, por muy buenos que sean, no hay más secundarios que Carmen Machi y Javier Cámara, que están hasta en la sopa y a menudo dan ganas de variar…

Luis Campoy

Lo mejor:  los secundarios, con Julián López y Miki Esparbé a la cabeza
Lo peor:  la sensación de ya visto, la falta de originalidad
El cruce:  “Ocho apellidos vascos” + “¡Vente a Alemania, Pepe” + “Que se mueran los feos”

Calificación:  7 (sobre 10)

No hay comentarios :