contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

lunes, 26 de enero de 2015

Cine actualidad/ "BIRDMAN o (La Inesperada Virtud De La Ignorancia)"

La sombra del superhéroe

Es una de las favoritas para los Oscar de este año.  Es una de las más alabadas por los críticos.  Y es una de las más comentadas por la comunidad cinéfila.  “Birdman” ya está en España, ¡y yo la ví ayer!.

Por si alguien aún no lo sabe, diremos que “Birdman”, subtitulada “La inesperada virtud de la ignorancia” retrata las vicisitudes por las que pasa un veterano actor, que décadas atrás gozó de gran popularidad al interpretar a un superhéroe, y que ahora trata de reivindicarse interpretando una compleja obra de teatro en Broadway.  Para poner en imágenes el guión, del que es coautor, el realizador de origen mexicano Alejandro González Iñárritu tuvo la brillante idea de recurrir nada menos que a Michael Keaton, el primer Batman del cine, que vivió sus propios años de gloria gracias a los dos films de Tim Burton y después fue cayendo paulatinamente en el olvido.  Pero no ha sido la única idea brillante que Iñárritu ha desarrollado en “Birdman”.  Además de la gran interpretación de Keaton, de la que luego hablaremos, la película posée otro aliciente tanto o más atrayente:  se ha rodado mediante la técnica de sucesivos planos secuencia, recurso por el que se hizo mítica, por ejemplo, “La soga” de Alfred Hitchcock.  El plano secuencia consiste en la ejecución de una toma larguísima sin ningún tipo de corte, lo que obliga a actores y técnicos a autoexigirse unos niveles sobrehumanos de eficiencia y concentración.  ¡Imagináos la soberana dificultad de realizar uno de esos planos cuando dura quince minutos, afecta a varios intérpretes, está lleno de complicados diálogos y se halla jalonado por todo tipo de movimientos de cámara meticulosamente ensayados!.

Indudablemente, si sólo juzgamos “Birdman” por lo imaginativo y excelso de su factura técnica, se merece todos los aplausos que le queramos brindar.  Pero es que la historia está también brillantemente desarrollada, logrando un raro equilibro entre el dama y la comedia, entre el dolor y el humor.  Aunque ni siquiera tales mimbres brillarían como brillan de no ser por la fabulosa composición de sus dos protagonistas masculinos.  Ya en los primeros minutos de “Birdman”, recordé de golpe lo grande que era aquel Michael Keaton, poseedor de una expresividad sincera e inigualable, y de la versatilidad suficiente como para cambiar radicalmente de una película a otra (costaba trabajo creer que el mismo actor de “Batman” lo fuese también de “Bitelchus”, “Mi vida” o “Johnny Peligroso”) o incluso de un personaje a otro dentro del mismo film (los clones de “Mis dobles, mi mujer y yo”).  Sólo el inconmensurable Benedict Cumberbatch de “Descifrando Enigma” podría impedir que Keaton obtuviese un merecidísimo Oscar.  Junto a él, otro actor que también ha gozado de tiempos mejores, y que incluso sucumbió a la tentación de hacer de superhéroe (Hulk):  Edward Norton, justamente nominado como mejor Actor de Reparto por ser capaz de plantarle cara al indiscutido protagonista de la función.

Sobre “Birdman” se pueden decir muchas cosas, y se pueden mantener inacabables charlas cinéfilas.  Lo bueno es que, como en las grandes películas del pasado, no sólo se puede comentar lo evidente, sino que se puede elucubrar sobre lo aparente.  Porque hay mucho mar de fondo, muchas capas que rascar para alcanzar la posible verdad.  Quisiera poder lanzarme a exponer aquí mis propias elucubraciones, pero inevitablemente se me escaparía algún spoiler, así que sólo diré que, para mí, Alejandro González Iñárritu combina en “Birdman” la perfección técnica de Brian De Palma en “Ojos de serpiente” con la narrativa inquietante de Stanley Kubrick en “El resplandor” y con la magia fantasiosa de Bob Fosse en “All That Jazz”.  Prefiero no dar más detalles pero, eso sí, tengo que decir que “Birdman” es una de las más originales, innovadores, hipnóticas y apasionantes propuestas cinematográficas de los últimos años.

Luis Campoy

Lo mejor:  la narración basada en planos secuencia, el guión y, sobre todo, un magnífico Michael Keaton
Lo peor:  al principio, hubiera dicho que el mayor defecto era la omnipresente percusión, pero hacia el final me dí cuenta de que incluso eso era un acierto
El cruce:  “Batman” + “El Resplandor” + “All That Jazz” (y quienes todavía no hayáis visto “Birdman”, no me preguntéis por qué)

Calificación  9 (sobre 10)

No hay comentarios :