contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

lunes, 13 de octubre de 2014

Cine actualidad/ "PERDIDA"

Apariencia vs. realidad

Mi película favorita de David Fincher es “The Game”, con Michael Douglas inmerso en un peligroso juego mortal trufado de suspense y tensión.  Para mí es el punto álgido de su capacidad para pintar atmósferas, para tejer argumentos hipnóticamente envolventes…  “Perdida” (en inglés “Gone girl”, “La chica que se fue”) es el nuevo film de Fincher tras la no demasiado bien acogida “Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres”, prematura revisión de un original sueco que no necesitaba tan rauda reinterpretación…

En “Perdida” asistimos a la desaparición de una mujer y a las consecuencias que ello acarrea en la vida de su esposo, a quien la opinión pública señala inmediatamente como responsable del secuestro/asesinato, y, como tal, está dispuesta a linchar en mitad de un circo mediático sin precedentes…

“Perdida” se basa en la novela homónima de Gillian Flynn, que a la sazón también ejerce de guionista de su traslación al cine.  Sin pretender desvelar nada y no queriendo ni mucho menos spoilear, diré que novela y película adoptan, alternativamente, los puntos de vista del marido y de la mujer, con el fin de que el lector/espectador pueda conocer de primera mano las versiones de uno y de otro y así otorgar con fundamento su simpatía/desprecio a cada uno de ellos.  Adentrarse mucho más en la trama es, como digo, sumamente peligroso por cuanto se me podrían escapar pistas que yo mismo, en su momento, agradecí no haber conocido, de modo que daremos carpetazo al aspecto argumental y nos centraremos en lo más puramente cinematográfico:  la dirección y la puesta en escena.

Que David Fincher es uno de los más cualificados herederos de Alfred Hitchcock, “El Mago del Suspense”, es tan cierto como que su estilismo visual es capaz de envolver a cualquiera en una tela de araña en la que la belleza formal puede devenir en astucia letal cuando menos te lo esperas.  Fincher manipula al espectador con una habilidad envidiable, desde un principio en el que los protagonistas aparecen como yuppies empalagosos hasta un final un pelín insatisfactorio, pasando por un desarrollo (primorosas dos horas magistrales) en las que múltiples emociones de lo más humanas (comprensión, compasión, odio, asombro, alegría, tristeza) tienen cabida.

Ben Affleck (ensalzado como director al tiempo que denostado como actor, al menos hasta que fue elegido para convertirse en el nuevo Batman) es el marido al que miran con lupa los medios de comunicación, algo a lo que no fue ajeno durante su controvertido noviazgo con Jennifer Lopez.  Rosamund Pike, hermosa y a menudo hiératica presencia en “007 Muere otro día” y “Orgullo y prejuicio” da vida a la esposa desaparecida, y lo hace exhibiendo un abanico de recursos impensable y deslumbrante.  Hay muchos secundarios a cada cual más convincente, pero me apetece destacar a dos:  Carrie Coon, impagable como hermana melliza del protagonista, y Tyler Perry, en la piel de un engreído abogado superstar.

Me costó un poco entrar en “Perdida”, pero cuando lo conseguí, disfruté y me maravillé tanto que hubiera preferido que no llegara su final…

Luis Campoy

Lo mejor:  la puesta en escena, el guión envolvente, la rutilante Rosamund Pike
Lo peor:  siendo un poco negativo, diré que me chirrió sumamente el desenlace, y que tampoco me gustó la banda sonora
El cruce:  “Al filo de al sospecha” + “Atracción fatal” + “Al filo de la noticia”

Calificación.  8,5 (sobre 10)

No hay comentarios :