contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

lunes, 18 de agosto de 2014

Cine actualidad/ "GUARDIANES DE LA GALAXIA"

Disfrutando como niños

No es casualidad que la palabra “Galaxia” figure en el título español de esta película que está reventando taquillas en todo el mundo.  Aunque la denominación original de “La Guerra de las Galaxias” en realidad era “Star Wars” (“Guerras Estelares”), lo cierto es que ambas propuestas tienen la capacidad de retrotraernos a un tiempo en el que aún podíamos soñar, en el que aún creíamos que todo, todo era posible…

Al igual que “Los Vengadores”, los comics de “Los Guardianes de la Galaxia” comenzaron a publicarse en la editorial Marvel allá por los años 60, con una formación cambiante y variable que en nada se parecía a la que se estableció para el relanzamiento de los tebeos acaecido en 2008, y que ha servido de base al film de James Gunn que estamos comentando.  En esta primera aventura cinematográfica, los integrantes del grupo son Peter Quill alias “Star-Lord” (humano), Gamora (de la especie Zen Whoberi), Arthur Douglas alias “Drax El Destructor” (humano), Rocket (mapache parlante) y Groot (árbol viviente de la especie Flora colossus).  Tan peculiar quinteto deberá hacer frente al villano Ronan el Acusador, que aspira a hacerse con un misterioso orbe que contiene una de las Gemas del Infinito, arma cósmica de poder inconmensurable, capaz de provocar por sí sola la destrucción de un planeta entero…

Como decía al principio, pienso que la base de ese encanto irresistible de “Guardianes de la Galaxia” es su adscripción a un género, a una filosofía, a un concepto fácilmente asociable al de “La Guerra de las Galaxias”.  A pesar de haber transcurrido casi 40 años, nuevamente el espectador se siente abducido a un universo nuevo y futurista donde las naves espaciales están a la orden del día, donde la amistad y la camaradería se sienten a flor de piel, donde las criaturas más diversas coexisten en paz, y donde el Bien continúa enfrentándose, como siempre, con el Mal.  En este sentido, es fácil establecer un paralelismo entre Star-Lord y Han Solo, entre Groot y Chewbacca, y entre Ronan y Darth Vader, así como el luminoso planeta Xandar remite obligatoriamente a Coruscant.  Eso sí, ser consciente de tales precedentes te hace percibir “Guardianes de la Galaxia” como un refrito más o menos sabroso e inspirado, pero que no deja de ser una puesta al día de viejos pastiches en los que la originalidad brilla por su ausencia.

Otra cosa que flojea un pelín (y cito los defectos porque es obvio que las virtudes brillan por sí mismas) son los diálogos demasiado primarios y los chistes manidamente fáciles, así como el villano de pies de barro a quien se derrota fácilmente a las primeras de cambio.  Lo de la batalla final repleta de efectos visuales maravillosos y apabullantes no sé si es un mérito o un hándicap, porque llega un momento en que el abuso del ordenador canta tanto que uno se pregunta si es lícito abusar de tanto poderío informático tal vez innecesario.  En cuanto al reparto, sorprendente el carisma de un semi-desconocido Chris Pratt condenado a convertirse en meteórica estrella, se agradece el esfuerzo de un Dave Bautista al que sólo conocíamos por su alter ego de “Batista”, el superluchador de pressing catch, y defrauda un poco la sosería con la que Zoe Saldana (veterana de sagas como “Star Trek” y “Avatar”) compone su insípida Gamora.  Lo del mapache Rocket y el árbol Groot es simplemente prodigioso (ambos han sido generados por ordenador), y es una pena que no podamos escuchar las voces originales de Bradley Cooper y Vin Diesel, respectivamente.  A propósito, el terrorífico Thanos al que todos temen, y que ya aparecía al final de “Los Vengadores”, no es otro que Josh Brolin, no acreditado.

“Guardianes de la Galaxia” lo tiene todo para gustar, y sus pequeños defectos no impiden su disfrute.  Pocas veces se tiene ocasión de afrontar, en pleno siglo XXI, una película tan entretenida, tan heroica y tan saludablemente deliciosa.

Luis Campoy

Lo mejor:  su capacidad para devolvernos a la adolescencia sin ofender nuestra inteligencia
Lo peor:  algunos diálogos demasiado pueriles, y, quizás, el exceso de efectos digitales
El cruce:  “La Guerra de las Galaxias” + “Starfighter” + “Los Vengadores”

Calificación:  8,5 (sobre 10)

No hay comentarios :