contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

lunes, 14 de julio de 2014

Cine actualidad/ "BAJO LA MISMA ESTRELLA"

Sobrellevar el destino

Mientras veía “Bajo la misma estrella”, adaptación de la novela “The fault in our stars” (algo así como “La culpa es de nuestras estrellas”) de John Green, no se me venían a la mente ni “Divergente” ni “Los juegos del hambre” ni tampoco la serie “Pulseras rojas”, ejemplos todos ellos de historias sobre adolescentes y/o dolencias incurables.  No, en lo que pensé fue en “Love Story”, aquel olvidado film de Arthur Hiller sobre una pareja de diferente extracción social a la que la enfermedad golpea con impía crudeza.  ¿Quiere esto decir que “Bajo la misma estrella” aspira a convertirse en “fenómeno generacional” como en su día lo fue el drama con Ryan O’Neal y Ali McGraw?  Ignoro si la intención del realizador Josh Boone era ésta, pero lo que sí es cierto es que una generación marcada por romances como éste gozaría de una mejor salud mental y sentimental que si su modelo a seguir fuese un slasher  como “Saw”, por poner un ejemplo.

Hazel Grace Lancaster tiene 16 años y una existencia marcada por el cáncer que padece.  En una sesión del grupo de apoyo al que sus padres y los médicos la obligan a asistir, conoce a un atractivo joven llamado Augustus Waters, con el que iniciará una hermosa amistad que poco a poco irá dando paso a algo más…

No he leído personalmente el libro de John Green, pero mi hija me dice que la película lo adapta con bastante respeto y fidelidad.  Desde luego, tanto el guión como la puesta en escena destilan una pulcritud y una limpieza de miras que sorprenden por su sinceridad.  En un producto inequívocamente comercial pero que carece de acción, explosiones y llamativos efectos especiales, recurrir al amor, la ternura y el humor se antoja ya una práctica poco menos que en desuso.

El modo en que Hazel y Augustus se narran mutuamente los entresijos de sus vaivenes de salud resulta enternecedor e instructivo a partes iguales;  incluso una devastación como el cáncer puede ser aceptada y sobrellevada con una actitud positiva.  También influye la excelente composición de la protagonista Shailene Woodley, en el que es sin duda el mejor papel de su breve carrera.  Da gusto recuperar a la rubia Lula de “Corazón Salvaje”, Laura Dern, aunque personalmente eché en falta un poquito más de carisma en el joven Ansel Elgort.  A quien no le falta carisma es al veterano Willem Dafoe, que borda al borde escritor que parece escenificar la frase “haz caso de lo que digo, no de lo que hago”.  Al final, incluso entre un torbellino de dolor, todavía hay un resquicio para la verde esperanza.  Verde como el apellido del novelista John Green.

Luis Campoy

Lo mejor:  Shailene Woodley, el equilibrado tono entre amor, humor y drama
Lo peor:  parece tan volcada al público adolescente que los adultos se sienten marginados
El cruce:  “Love Story” + “Las ventajas de ser un marginado” + “Pulseras rojas”

Calificación:  7 (sobre 10)

No hay comentarios :