contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

martes, 29 de julio de 2014

Cine actualidad/ “ANARCHY, La Noche de las Bestias”

Infierno en las calles

Hace un año (¡cómo pasa el tiempo!) os hablaba en esta misma página de una película de la que apenas sabía nada y que, sin embargo, había conseguido sorprenderme… para bien.  Doce meses después, “The Purge” (en España:  “La noche de las bestias”) ya tiene secuela e incluso parece que podría convertirse en franquicia.

Lanzada con mayor empuje mediático, “Anarchy” es la segunda parte de “The Purge” y transcurre en el mismo escenario espacio-temporal.  En un futuro cercano, los Estados Unidos han logrado estabilizarse y solucionar todos sus problemas sociales gracias a una maravillosa idea que se les ha ocurrido a los “Padres Fundadores” de la patria:  la Purga anual.  Una vez al año, durante doce caóticas horas, la policía, los servicios de urgencia y los hospitales dejan de funcionar, y los más violentos y exaltados tienen carta blanca para campar a sus anchas con total impunidad.  Los más bajos instintos salen en flote en una orgía de sangre y fuego, que se traduce en una cacería del inmigrante, del mendigo, del enfermo y de cualquiera señalado por la sociedad…

Si la primera vez que conocimos la Purga anual, los afectados eran una familia que se veía acorralada en su propia casa por una pandilla de vándalos armados hasta los dientes, en esta continuación nos toca identificarnos con cinco personajes que se ven obligados a deambular por el terrorífico coto de caza en que se han convertido las calles de la ciudad.  Una camarera hispana y su hija, un matrimonio a punto de separarse y un sargento de Policía con una misión vengadora serán quienes deberán convencernos de que no todo es crueldad y vileza, de que aún late una mínima esperanza en un país vencido por la inmoralidad….

A pesar de que el relativo éxito de “La noche de las bestias” no pasó desapercibido para nadie, el incremento de presupuesto sólo se ha traducido en mayores y mejores efectos especiales, pero no en un reparto carente de primeras figuras…  lo que tampoco es malo para el espectador, que así, imposibilitado de verse reflejado en caras conocidas, sufre la misma sensación de angustia que los protagonistas.  Los únicos nombres lejanamente conocidos de entre los actores son Frank Grillo y Carmen Ejogo, y por supuesto que ni Ethan Hawke ni Lena Headey (las “estrellas” del primer film) aparecen ni en pintura…

No había oído hablar de James DeMonaco hasta que ví “The Purge”, y ahora en “Anarchy” no hace sino confirmar las virtudes que detecté hace ya un año:  buen pulso narrativo, correcta dirección de actores y aceptable visualización de la acción.  Personalmente, me gustó y me complació mucho más la primera “Purga”, pero esta oda a la Anarquía tampoco aburre, lo que, desde un punto de vista tamizado de crítica social, era el único propósito de sus creadores.

Luis Campoy

Lo mejor:  la continuación de una interesante idea, esta vez más exterior y urbana
Lo peor:  los personajes protagonistas carecen de gancho y garra
El cruce:  “La Purga, la noche de las bestias” + “The Warriors, las pandillas del Bronx” + “La carrera de la muerte del año 2000”

Calificación:  6,5 (sobre 10)

lunes, 21 de julio de 2014

Cine actualidad/ “EL AMANECER DEL PLANETA DE LOS SIMIOS”

Amanecer y ocaso de dos civilizaciones

“El Planeta de los Simios” ha demostrado, 51 años después de su publicación, ser un concepto sólido y palpitante capaz de sobrevivir a su creador Pierre Boulle, al productor visionario que lo llevó al cine (Arthur P. Jacobs), al director que lo plasmó en imágenes por primera vez (Franklin J. Schaffner), al maquillador que ganó el Oscar por su humanización de diversas razas de primates (John Chambers), al compositor que puso música a un film mítico (Jerry Goldsmith) y a la estrella que lo protagonizó (Charlton Heston).  Después de 5 películas, 2 series de televisión y un fallido remake que decepcionó a todo el mundo, 20th Century Fox logró hace 3 años resetear felizmente la franquicia con un título (“El origen del Planeta de los Simios”) que, sin llegar a ser una obra maestra, sí logró aunar entretenimiento y fantasía y, lo que es más importante, dignificar la ciencia ficción como hacía tiempo que nadie lograba.

A pesar de haber cambiado el ocupante de la silla de director (Rupert Wyatt desistió por diferencias creativas y en su lugar se fichó a Matt “Monstruoso” Reeves), el nuevo episodio de la franquicia simiesca no defrauda, sino que en algunos momentos incluso supera las expectativas creadas.  Han pasado diez años desde lo narrado en “El origen…”, y el chimpancé hiperdesarrollado César continúa rigiendo los destinos de una creciente comunidad simia que se ha refugiado en los bosques que circundan San Francisco.  En el exterior, un virus ha diezmado a la población humana y es lógico pensar que, a no mucho tardar, primates y hombres tendrán un encuentro no precisamente cordial, en el que se dirimirá el futuro del planeta…

Los primeros minutos de “El amanecer del Planeta de los Simios” remiten no sólo a las grandes películas “de monos” como “2001, Odisea del Espacio” o “Greystoke”, sino que, sin apenas recurrir a la palabra, son capaces de narrar los entresijos de una comunidad arcaica, con reminiscencias de “En busca del fuego” o “Un hombre llamado caballo”.  Durante un maravilloso cuarto de hora, Matt Reeves nos consigue convencer de que un puñado de monos creados por ordenador sienten, piensan y son capaces de conducirse según un código de conducta desarrollado durante una década de convivencia en libertad.  La verdad es que, cuando comienzan a aparecer los protagonistas humanos, la película se resiente más de lo previsto, y de ahí en adelante podría afirmarse que los intérpretes lampiños son lo peor de la cinta.  Con todo, no cabe duda de que los muchos logros destacan holgadamente por encima de los errores, y los deslumbrantes efectos visuales fabrican una larguísima secuencia épica que sirve de colofón a un film más que brillante.

Es cierto que personajes como el que encarna Gary Oldman destilan tanta antipatía y aversión que el espectador se desconcentra, y que hacia la primera hora de metraje se produce un bajón durante el que uno piensa que tal vez los mimbres iniciales hubieran constituído un mero espejismo que por desgracia no podía durar, pero de nuevo los simios se hacen con el dominio emocional del espectáculo, y la sensación de admiración y asombro ya no decae.  Si Gary Oldman y, en menor medida, Jason Clarke, Keri Russell y compañía podrían ser incluídos en la categoría de “puntos flacos”, la parte del león se la llevan el gran Andy Serkis y los otros actores que, con el cuerpo embutido en trajes elásticos repletos de sensores y potenciómetros, realizan increíbles interpretaciones basadas en la mímica y que serán trasladadas a la pantalla.  Se trata del sistema conocido como “MoCap” (“Motion Captura” o “Captura de Movimiento”), que nunca antes había resultado tan bien.

“El amanecer del Planeta de los Simios” constituye una grata sorpresa sobre todo porque utiliza su brillante tecnología desde dentro hacia fuera, logrando un muy instructivo retrato de la psicología humana y animal, que maravilla precisamente porque resulta casi imposible detectar que los expresivos simios digitales nacieron en un frío ordenador.

Luis Campoy

Lo mejor:  los maravillosos simios generados por ordenador
Lo peor:  los personajes humanos son planos y casi todos desagradables (¿alguien dijo “Godzilla”?)
El cruce:  “El planeta de los simios” + “Greystoke” + “El Rey León”

Calificación:  8 (sobre 10)

lunes, 14 de julio de 2014

Cine actualidad/ "BAJO LA MISMA ESTRELLA"

Sobrellevar el destino

Mientras veía “Bajo la misma estrella”, adaptación de la novela “The fault in our stars” (algo así como “La culpa es de nuestras estrellas”) de John Green, no se me venían a la mente ni “Divergente” ni “Los juegos del hambre” ni tampoco la serie “Pulseras rojas”, ejemplos todos ellos de historias sobre adolescentes y/o dolencias incurables.  No, en lo que pensé fue en “Love Story”, aquel olvidado film de Arthur Hiller sobre una pareja de diferente extracción social a la que la enfermedad golpea con impía crudeza.  ¿Quiere esto decir que “Bajo la misma estrella” aspira a convertirse en “fenómeno generacional” como en su día lo fue el drama con Ryan O’Neal y Ali McGraw?  Ignoro si la intención del realizador Josh Boone era ésta, pero lo que sí es cierto es que una generación marcada por romances como éste gozaría de una mejor salud mental y sentimental que si su modelo a seguir fuese un slasher  como “Saw”, por poner un ejemplo.

Hazel Grace Lancaster tiene 16 años y una existencia marcada por el cáncer que padece.  En una sesión del grupo de apoyo al que sus padres y los médicos la obligan a asistir, conoce a un atractivo joven llamado Augustus Waters, con el que iniciará una hermosa amistad que poco a poco irá dando paso a algo más…

No he leído personalmente el libro de John Green, pero mi hija me dice que la película lo adapta con bastante respeto y fidelidad.  Desde luego, tanto el guión como la puesta en escena destilan una pulcritud y una limpieza de miras que sorprenden por su sinceridad.  En un producto inequívocamente comercial pero que carece de acción, explosiones y llamativos efectos especiales, recurrir al amor, la ternura y el humor se antoja ya una práctica poco menos que en desuso.

El modo en que Hazel y Augustus se narran mutuamente los entresijos de sus vaivenes de salud resulta enternecedor e instructivo a partes iguales;  incluso una devastación como el cáncer puede ser aceptada y sobrellevada con una actitud positiva.  También influye la excelente composición de la protagonista Shailene Woodley, en el que es sin duda el mejor papel de su breve carrera.  Da gusto recuperar a la rubia Lula de “Corazón Salvaje”, Laura Dern, aunque personalmente eché en falta un poquito más de carisma en el joven Ansel Elgort.  A quien no le falta carisma es al veterano Willem Dafoe, que borda al borde escritor que parece escenificar la frase “haz caso de lo que digo, no de lo que hago”.  Al final, incluso entre un torbellino de dolor, todavía hay un resquicio para la verde esperanza.  Verde como el apellido del novelista John Green.

Luis Campoy

Lo mejor:  Shailene Woodley, el equilibrado tono entre amor, humor y drama
Lo peor:  parece tan volcada al público adolescente que los adultos se sienten marginados
El cruce:  “Love Story” + “Las ventajas de ser un marginado” + “Pulseras rojas”

Calificación:  7 (sobre 10)

jueves, 3 de julio de 2014

Cine actualidad/ "TOKAREV"

La venganza de Nicolas Cage

Debe ser uno de los sueños dorados de cualquier cinéfilo, de todo cineasta amateur:  dirigir una película en Hollywood y además contando con una primera figura como protagonista.  Me pregunto qué debe haber sentido nuestro compatriota Paco Cabezas (Sevilla, 1978) mientras ponía en escena “Tookarev”, con nada menos que Nicolas Cage actuando bajo sus órdenes…

Hasta aquí la parte más o menos idílica del asunto.  Cabezas había debutado en el año 2000 con un mediometraje titulado “Invasión Travesti”, pero fue su penúltimo film “Carne de Neón” (2011), protagonizado por Mario Casas, el que le catapultó a la soleada California.  Los productores Michael Mendelsohn y Richard Rionda del Castro andaban a la búsqueda de un director europeo que pusiera en escena un guión que guardaba no pocas similitudes con el de “Venganza”, que revitalizó la carrera de Liam Neeson.  De hecho, la jugada en sí era de lo más parecida:  actor maduro y famoso que interpreta a un antiguo pistolero ahora reformado y que tiene que volver a la acción para recuperar a su hija desaparecida.  Cabezas no quiso o no pudo resistirse a los cantos de sirena hollywoodienses y se puso manos a la obra ipso facto.

Como ha quedado dicho, Nicolas Cage encarna a un hombre aparentemente modélico cuyo oscuro y violento pasado sale bruscamente a la luz cuando su hija es secuestrada y posteriormente asesinada.  Es este último detalle el que justifica la oleada de sangre y brutalidad que acontece en la segunda mitad de la película, y que es lo que hace que abandonemos el estado de letargo en el que la primera mitad nos había sumido.  Sí, porque “Tokarev” (nombre de una pistola rusa) no destaca precisamente por su buen ritmo y vigorosa acción, al menos hasta que el bueno de Nicky y sus antiguos secuaces inician su implacable venganza.  El trabajo de Paco Cabezas no pasa del aprobado raso, y todo ello gracias a que al menos consigue demostrar que tiene ciertas ideas de puesta en escena.  La forma le gana la partida al fondo, un guión mediocre lleno de tópicos y que bebe indisimuladamente de mil y una películas del subgénero de los justicieros urbanos.

Nicolas Cage (con uno de esos peluquines tan característicos como aparatosos) culmina otro de sus trabajos puramente alimenticios con la misma gris eficacia de costumbre;  le acompañan dos secundarios de lujo como Danny Glover y Peter Stormare, y un plantel de secundarios poco conocidos que hacen que el protagonista brille más.

Luis Campoy
Lo mejor:  ver a un español sentado en la silla de director
Lo peor:  media película es lenta y la otra mitad coge ritmo a base de plagiar aquí y allá
El cruce:  “Venganza” + “13 días” + “El justiciero de la ciudad”

Calificación:  5 (sobre 10)