contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

jueves, 5 de junio de 2014

El efímero supergrupo

Al gran Jeff Lynne se le recordará no sólo por haber sido fundador, líder, solista y guitarrista de la ELO (Electric Light Orchestra) (que ya es bastante), sino, sobre todo, merced a su faceta de compositor, arreglista, productor…  y visionario.  Más que sus gorgoritos más o menos resultones, el sonido característico que supo (sabe) imprimir a todo aquello en lo que participó (participa) ha acabado por resultar inconfundible, y no son pocos aquéllos artistas a quienes ayudó lo indecible a resucitar sus alicaídas carreras.


Los ídolos incuestionables de Lynne eran ni más ni menos que los Beatles, y, de hecho, varios de los temas que compuso para los primeros discos de la ELO parecían surgidos de la imaginación de Lennon y McCartney.  Pero fue George Harrison el primer ex-beatle con quien tuvo la fortuna de poder trabajar.  A mediados de 1988, Lynne estaba finalizando la producción del disco de Harrison “Cloud Nine”, y los ejecutivos del estudio le pidieron una canción nueva para que sirviera de Cara B al sencillo “When He Was Fab”.  Harrison y Lynne quedaron para cenar y hablar del tema, y de modo casual se les unió el gran Roy Orbison, leyenda del rock’n’roll de los años 50 a quien Lynne también estaba produciendo su álbum de retorno “Mystery Girl”.  Harrison y Lynne hablaron de la posibilidad de grabar una canción titulada “Handle With Care” (“Trátame con cuidado”), y Orbison (creador de la célebre “Oh Pretty Woman”) se ofreció a ayudarles en los coros.  ¿Dónde grabar, así de improviso, una canción no menos improvisada?  Jeff Lynne recordó que su amigo Bob Dylan tenía un pequeño estudio de grabación en su cocina (¡), y, antes de dirigirse hacia allí, George Harrison pasó por casa de su colega Tom Petty, líder de The Heartbreakers, para recoger una guitarra.  Cuando le hicieron partícipe de la idea, Petty se apuntó enseguida, y de esa reunión espontánea de cinco amiguetes, todos ellos primerísimas figuras de la música, nació un super grupo al que denominaron “The Traveling Wilburys” ("Los Wilbury Viajeros”).  Grabaron aquel “Handle With Care” de la forma más simple (Harrison, solista en la estrofa principal, Orbison liderando la estrofa puente y los demás, todos de pie junto al micrófono, haciendo los coros) y, satisfechos del resultado, acordaron escribir nueve canciones más y, con las diez, lanzar un disco al que, imaginativamente, titularon “Volumen 1”.  En dicho álbum, sus identidades estaban más o menos camufladas bajo divertidos pseudónimos;  de este modo, George Harrison sería “Nelson Wilbury”;  Roy Orbison, “Lefty Wilbury”;  Bob Dylan, “Lucky Wilbury”, Jeff Lynne, “Otis Wilbury” y Tom Petty, “Charlie T. Wilbury, Jr.”  El cocktail de talento, espontaneidad y humor funcionó bastante bien, aunque el primer sencillo, el citado “Handle With Care” tan sólo llegó al puesto 45 en el Billboard.  Con todo, las razones por las que “Traveling Wilburys Volume 1” cosechó un importante éxito en las Navidades de 1988 no fueron, desgraciadamente, musicales.  Cuando no hacía ni dos meses de la publicación del disco, un infarto repentino apagó para siempre la prodigiosa voz de Roy Orbison con apenas 52 años.  Como homenaje al “hermano” inesperadamente desaparecido, en el videoclip del segundo tema editado como sencillo, “End Of The Line”, se ve una mecedora vacía meciéndose con la guitarra de Orbison encima.

“The Traveling Wilburys” bien pudo concluir en aquel trágico momento, pero aún quedaban algo de música y algunas desdichas por surgir.  Como sustituto de Orbison, Harrison, Lynne, Dylan y Petty pensaron en el también viejo rockero Del Shannon, de quien incluso llegaron a grabar su exitoso “Runaway”;  pero Shannon prefirió suicidarse en febrero de 1990, y los Wilburys volvieron a quedarse huérfanos.  El nuevo disco en el que trabajaban y que iba a titularse “Volumen 2” nunca vio la luz, y, cuando los 4 astros consiguieron reunirse de nuevo y editar su segundo (y último) álbum de estudio, lo titularon, lacónicamente, “Traveling Wilburys Volumen 3”.  Era octubre de 1990 y las canciones más destacadas del CD fueron “Poor House” y la muy movida “Wilbury Twist”.


Los Traveling Wilburys como tales jamás volvieron a grabar juntos, y sólo coincidieron algunos de ellos en conciertos o estudios de grabación.  Se rumorea que George Harrison tenía pensado un nuevo reencuentro, pero falleció de cáncer allá por 2001.  Sólo quedaban Lynne, Dylan y Petty, y ha sido este último el encargado de preservar el legado de la banda.  En casi todos sus conciertos tienen un hueco “Handle With Care” y “End Of The Line”, las más altas cotas de creatividad de un grupo cuya efímera existencia ni hizo sino engrandecer más su leyenda.

No hay comentarios :