contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

lunes, 15 de julio de 2013

Cine actualidad/ "Star Trek: EN LA OSCURIDAD"

La ira de Harrison


"Starman" fue una película de John Carpenter en la que una entidad extraterrestre llegaba a la tierra y se encarnaba en el cuerpo de un humano (Jeff Bridges).  Poco después, la misma historia fue llevaba a la televisión, con Robert Hays como protagonista.  Ahora, tres décadas después, tenemos un nuevo "Starman" en el firmamento cinematográfico:  J. J. Abrams.  Sí, porque el creador de "Perdidos", que acaba de estrenar su segundo film sobre la franquicia de "Star Trek", "En la oscuridad", ha sido el elegido  por Disney y Lucasfilm para realizar también el próximo episodio (el VII) de la otra gran saga espacial:  "Star Wars".  No es de extrañar que a Abrams, el único director que va a ostentar el honor de regir los destinos de "Star Trek" y "Star Wars", se le haya bautizado ya como...  "Starman".

"Star Trek:  En la oscuridad" transcurre poco tiempo después de los sucesos narrados en "Star Trek:  La aventura comienza" (2009).  El capitán Kirk, el oficial científico Spock, el médico de a bordo Dr. McCoy y el resto de la joven tripulación de la nave estelar Enterprise desarrollan misiones de exploración de remotos mundos y civilizaciones hasta que la enorme audacia y el poco apego de Kirk hacia las normas establecidas provocan su destitución.  No obstante, cuando un fiero terrorista haga acto de presencia, la Enterprise será la encargada de darle caza, y nadie mejor que su impulsivo capitán para comandarla...

Al final de mi crítica del anterior episodio de “Star Trek”, escribía “…Es de suponer que este nuevo y joven reparto vivirá una larga y próspera vida, a bordo de una Enterprise que ha sabido convertirse en una nave mítica a cuyo puente de mando el espectador con ansias de fantasía no puede evitar subirse…”, y en esas últimas palabras que dije entonces se halla la clave para comprender por qué se ha conferido a J. J. Abrams la responsabilidad que citaba al principio.  A diferencia de otras propuestas actuales basadas  únicamente en los efectos visuales, las explosiones y el ruido (¿alguien ha pensado en "El hombre de acero"?) las dos aportaciones de Abrams al universo trekkie se caracterizan por otorgar un protagonismo reverente y respetuoso y los personajes y la historia.  Por supuesto que hay estupendos efectos especiales y fabulosas escenas de acción, pero lo mejor del film son las interrelaciones entre la nueva tripulación del Enterprise, cada vez más cómoda en su recreación de los iconos que patentaron William Shatner, Leonard Nimoy y compañía.  Vuelve a ser una gozada ser testigos de las disquisiciones morales entre Spock y Kirk, o los diálogos de besugos entre éste y el Dr. McCoy;  los guionistas saben cómo, dónde y cuándo debe estar el comentario trascendente y la frase humorística, y el espectador (no sólo el fan) lo agradece.

Como he dicho antes, los actores están más sueltos que en el episodio anterior, y ello se hace especialmente patente en el trabajo de Chris Pine, mucho más centrado, aunque su rostro de rasgos tan marcados (enormes ojos, cejas y boca) resulta un tanto perturbador.  Quien se lleva el gato al agua es el televisivo Benedict Cumberbatch ("Sherlock"), que da vida al villano John Harrison y lo borda...  tanto física como emocionalmente.  ¡Qué pena no haber podido disfrutar su voz en la versión original...!

En los foros cinéfilos se había especulado con que esta "Star Trek: En la oscuridad" era una especie de remake de "Star Trek:  La ira de Khan", y el resultado es...  sí y no.  Algunos personajes y situaciones se repiten (no diremos cuáles;  aquí no nos gusta reventar las películas de estreno), otros son radicalmente nuevos.  En cualquier caso, el ritmo del film es trepidante de principio a fin, y el gran mérito de J. J. Abrams consiste en sacar el mismo partido de una escena de acción que de una aparentemente inocua secuencia de conversación.  Y éso, amigos, es dificilísimo de encontrar hoy en día.

Luis Campoy

Lo mejor:  Benedict Cumbertach, la música de Michael Giacchino, el sonido, los efectos especiales
Lo peor:  nada especialmente
El cruce:  “Star Trek II:  La Ira de Khan” + “En busca del Arca Perdida” + “Skyfall”

Calificación:  9 (sobre 10)

No hay comentarios :