contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

lunes, 28 de enero de 2013

Cine actualidad/ "LINCOLN"


La fascinación de un líder



Abraham Lincoln estaba a punto de cumplir 56 años cuando fue asesinado en un teatro, el día 15 de abril de 1865.  Fue el decimosexto presidente de los Estados Unidos, pero casi ninguno de sus predecesores y muy pocos de entre quienes le fueron sucediendo, se acercaron ni de lejos a su carisma y su influencia en la sociedad de su país.  Su mayor logro fue la abolición de la esclavitud que por aquella época era tristemente legal en muchísimos estados del Sur, pero su empecinamiento en no finalizar la Guerra de Secesión en tanto en cuanto no se promulgara legalmente la igualdad de blancos y negros fue el factor que más influyó en la ejecución del atentado que acabó con su vida.

"Lincoln" es la nueva película de un Steven Spielberg que no para de dirigir y producir.  Puede que sus últimos trabajos no hayan tenido ni de lejos la repercusión popular de sus cintas más logradas (léase "Tiburón", "E.T." o la saga de Indiana Jones), pero al llamado "Rey Midas de Hollywood" no se le ha olvidado cómo planificar, dirigir y, sobre todo, cómo "orientar" o "reconducir" las emociones del espectador (es decir, es un manipulador nato, dicho sea con todo respeto).  Igual aborda un entretenimiento ligero como "Las aventuras de Tintín" que un film de lacrimógenas hazañas bélicas como "Caballo de batalla (War Horse") o esta biografía parcial del mandatario históricamente más amado por sus conciudadanos, y todo ello con un prodigioso dominio de la técnica y, sí, también, de los resortes de la emoción.  Basándose en una biografía titulada "Team of Rivals:  The Political Genius of Abraham Lincoln", el film cuenta con un excepcional guión de Tobny Kushner, que, para variar, ha sido traducido al español con un mimo y un acierto exquisitos.  Así, comprobamos cómo una figura humana puede llegar a parecer casi divina para sus semejantes, merced a su prodigiosa capacidad oratoria, a sus dotes de convicción y a su rutilante repertorio gestual.  Con esas armas que tan bien dominaba, Lincoln y sus hombres de confianza pactan y negocian con los políticos afines y sobre todo con los rivales para lograr la aprobación en el Congreso de la Decimotercera Enmienda de la Constitución, en la que quedaría legalmente constatada la igualdad jurídica y social de todos los hombres.  Tratándose de un film en apariencia político, plagado de inacabables parrafadas y en el que (aparentemente) apenas pasa nada, resulta tanto más meritoria la labor de Spielberg, que, apoyándose en sus habituales colaboradores John Williams (música), Janusz Kaminski (fotografía) y Michael Kahn (montaje), logra que las dos horas y medias de metraje no se eternicen y pasen como en un suspiro.  Pero no nos engañemos:  si algo destaca por encima de todo en "Lincoln" es la excepcional composición del genial Daniel Day-Lewis.  Pocas veces uno tiene la sensación de que actor y personaje están tan engarzados en un solo sujeto, y de que este sujeto trasciende y traspasa la pantalla.  No me cabe ninguna duda de que Day-Lewis (sustituyendo al inicialmente previsto Liam Neeson) tiene asegurado el Oscar por este trabajo, irreprochable y de los más perfectos que he visto en muchos, muchos años.  Junto a él, una algo sobreactuada Sally Field, un hosco Tommy Lee Jones (nominado como Mejor Actor Secundario), un visto y no visto Joseph Gordon-Levitt (me empieza a molestar que este chico esté en casi todas las películas "grandes" de la temporada, como si no tuviese rivales en la profesión) y un irreconocible James Spader, a años luz del rubio guaperas que era en sus comienzos.

Gran cine para disfrutar, pensar y aprender, enésima demostración de que el señor Spielberg es uno de los mejores directores de la Historia del Séptimo Arte.  Y un aplauso para los responsables del doblaje español, que no desluce el maravilloso trabajo dialoguístico de Tony Kuschner.

Luis Campoy

Lo mejor:  Daniel Day-Lewis (color, olor y sabor a Oscar), los fabulosos diálogos, el sensacional doblaje
Lo peor:  algunos histerismos de Sally Field;  la coincidencia temporal con la irregular "Abraham Lincoln, Cazador de Vampiros"
El cruce:  "Lo que el viento se llevó" + "Tiempos de gloria" + "Gandhi"
Calificación:  8,5 (sobre 10)

No hay comentarios :